Unión Europea normaliza relaciones con el régimen castrista

0
(panoramical)
La Unión Europea ha expresado su preocupación por el efecto extraterritorial de las sanciones estadounidenses sobre Cuba. (panoramical)

La Unión Europea (UE) y Cuba firmaron su primer pacto bilateral de diálogo político y cooperación, prometiendo que la llegada de Trump al poder no afectará.

“Cuba está cambiando profundamente. Reconocemos que hay cambios, y queremos acompañarlos y llevar la relación a un nuevo nivel”, comentó Federica Mogherini, responsable de la política exterior comunitaria de la organización internacional.

“Este es un día histórico, hemos pasado una página. Hoy estamos empezando a escribir juntos un nuevo capítulo”, añadió.

El nuevo marco de relaciones gira en tres ámbitos: un impulso al diálogo político, con temas importantes como el de los derechos humanos; una cooperación sectorial que identifica sectores en los que cooperar como el medio ambiente, la gobernanza, la sociedad civil o los derechos humanos; y una cooperación comercial enfocada en la economía, las inversiones, la cooperación aduanera o la facilitación de los intercambios.

 

El pacto bilateral entre la UE y Cuba se ha ido acelerando tras el deshielo entre EE. UU. y la isla caribeña, que ahora se podría ver afectada con la llegada de Trump a la presidencia; sin embargo, Mogherini señaló que el magnate republicano “no afectará de ningún modo a las relaciones entre la Unión Europea y Cuba”.

“La Unión Europea ha expresado su preocupación por el efecto extraterritorial de las sanciones estadounidenses sobre Cuba. Continuaremos haciéndolo porque creemos que no solo está en interés de la isla y su gente sino, sobre todo en nuestro caso, está en el interés de los europeos atajar este asunto”, mencionó.

El acuerdo todavía debe recibir ser ratificado por el Parlamento Europeo, los parlamentos nacionales de la UE y del cubano para poder poner su entrada en vigor; sin embargo, el bloque decidió aplicar de inmediato y de forma provisional algunas de sus partes.

Fuentes: El Nuevo Herald; El País.

Comentarios