Gobierno colombiano y FARC han violado el cese al fuego en por lo menos seis ocasiones

3
(tusemanario)
La guerrilla ha violado tres veces el protocolo y el Gobierno lo ha incumplido al menos en dos oportunidades.(tusemanario)

El pasado viernes 3 de enero el Mecanismo de Monitoreo y verificación del cese al fuego bilateral informó que tanto la guerrilla de las FARC como el Gobierno colombiano han violado el protocolo pactado en los acuerdos Santos-FARC.

De acuerdo con un comunicado del tripartito Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V) del alto al fuego, la guerrilla ha violado tres veces el protocolo y el Gobierno lo ha incumplido al menos en dos oportunidades.

La primera violación por parte de la guerrilla ocurrió el pasado 10 de enero cuando atacaron un disidente de la guerrilla y mataron a una mujer que estaba con él.

La segunda violación ocurrió el pasado 16 de enero, cuando cinco de los integrantes de las FARC fueron detenidos por la fuerza pública portando armas cortas fuera del sitio donde se encontraba concentrado su frente, en el departamento de Guaviare.

Asimismo, el pasado 18 de enero “se produjo un incidente en el desplazamiento (en el departamento de Valle del Cauca) de tres miembros de las FARC, donde se determinó que dos de ellos portaban armas cortas”.

 

Por otra parte, el Gobierno realizó “una actividad operativa a una distancia inferior a los 3.000 metros de la ubicación de las FARC”, el 31 de diciembre de 2016, cometiendo el primer incumplimiento del acuerdo.

El pasado 24 de enero fue reportado el segundo incumplimiento por parte del Gobierno, cuando “tres militares en un vehículo tipo camión del Ejército Nacional” ingresaron a una zona donde estaban agrupados miembros de las FARC.

Por último, el pasado 28 de diciembre, un integrante del ejército presuntamente abusó sexualmente de una menor en Norte de Santander. “Se está en espera de recibir información solicitada al Gobierno Nacional para determinar si la persona involucrada se encuentra vinculado con el proceso” de cese al fuego.

Fuente: El Espectador.

Comentarios