Beisbolista cubano confesó haber comido una página de su pasaporte falso para ingresar a EE. UU.

0
(MLB)
“Me tragué la primera página poco a poco. No podía llegar a Estados Unidos con un pasaporte falso“ (MLB)

El beisbolista cubano José Abreu, admitió haberse comido la página de la fotografía de un pasaporte falso para poder ingresar a Estados Unidos.

La confesión la realizó el pasado miércoles primero de marzo durante la sesión del juicio que se sigue en Miami contra el agente de jugadores del béisbol de las Grandes Ligas, Bartolo Hernández, y el preparador físico Julio Estrada por contrabando de personas.

Abreu testificó que ordenó una cerveza durante un vuelo de Air France de Haití a Miami y consumió lentamente la página que contenía un nombre falso y su foto.

“Me tragué la primera página poco a poco. No podía llegar a Estados Unidos con un pasaporte falso“, comentó ante el jurado.

El pelotero de los Medias Blancas de Chicago, afirmó que la página que se comió correspondía a un pasaporte falso con el que viajaba de Haití, como parte de un recorrido que tenía que seguir bajo la coordinación de una red de contrabando de jugadores cubanos que deseaban llegar a las Grandes Ligas.

 

Estando en Miami, la política migratoria de ese momento le favoreció, debido a que permitía a Abreu permanecer en Estados Unidos porque ya estaba en suelo estadounidense, aunque no tuviese documentos.

El beisbolista explicó que la razón por la que viajó ilegalmente, se debió al temor de no cumplir con un plazo de octubre de 2013 y perder el contrato por USD $68 millones que después firmó con el equipo.

“Si no estaba allí ese día, en ese plazo, entonces el contrato no se concretaba y sería inválido”, declaró Abreu. “Teníamos que estar en Chicago para firmar el contrato”, explicó.

Deiny Hechavarría (Marlins de Miami) y Leonys Martín (Marineros de Seattle), también peloteros, igualmente admitieron haber actuado de forma ilegal bajo la dirección de la red encargada de conseguir su llegada a Estados Unidos.

Fuentes: Cubanet; El Universal; La Opinión.

Comentarios