Otra aerolínea que se despide de Venezuela: Delta Air realizó el último vuelo desde ese país

732
(Twitter)
“La libertad es el oxígeno del alma. Esperamos regresar”: Delta Air. (Twitter)

EnglishLa aerolínea estadounidense Delta Air se despidió de Venezuela el pasado sábado 16 de septiembre, cuando llevó a cabo su último vuelo con salida en ese país. “La libertad es el oxígeno del alma. Esperamos regresar”, indicaban los mensajes de las pancartas de los trabajadores que se despidieron del país petrolero.

El pasado mes de julio ya la empresa había anunciado que suspendería sus operaciones en el país por considerar que las “condiciones del mercado” son “inestables”.

Delta Air Lines se une al grupo de aerolíneas que ha decidido abandonar el país: Avianca, Air Canada, Alitalia, GOL, Tiara Air, Lufthansa, Latam, Aeroméxico y United Airlines, son a penas nueve de las aerolíneas que se han despedido de Venezuela en tan solo tres años.

Frente a esta crisis, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha advertido que “Venezuela está desconectándose del mundo” e instó al régimen de Venezuela a que respete los estándares globales para asegurar la competitividad y sostenibilidad del transporte aéreo en el país suramericano.

 

IATA ha advertido en reiteradas ocasiones que operar en el país es muy difícil por las trabas que tienen las empresas para repatriar sus divisas.

“Venezuela, desafortunadamente, está desconectándose del mundo en cuanto a la conectividad aérea se refiere. Como cualquier país, Venezuela necesita una conectividad robusta y los importantes beneficios económicos que esta genera. Sin embargo, el Gobierno de Venezuela no está cumpliendo con los requisitos necesarios para que esto ocurra, como la retención de 3.800 millones de dólares que pertenecen a las aerolíneas o un sistema de venta de combustible que perjudica a las aerolíneas internacionales en Venezuela”, manifestó Peter Cerdá, vicepresidente regional de las Américas para IATA, en un comunicado de la organización el pasado mes de julio.

Fuentes: El Nacional, El Impulso.

Comentarios