Ecuador seguirá dando asilo a Assange mientras su vida corra peligro, promete Lenín Moreno

2
(Flickr)
“Independientemente de que no estemos de acuerdo con la actividad que el señor Assange representa, hay un valor mayor que es la protección de su vida”.(Flickr)

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, afirmó que seguirá dándole asilo al fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, que lleva cinco años viviendo en la embajada ecuatoriana en Londres.

El jefe de Estado explicó que mientras se crea que la vida de Assange está en peligro, su país lo protegerá “independientemente de que no estemos de acuerdo con la actividad que el señor Assange representa”,  a su juicio “hay un valor mayor que es la protección de su vida”.

Sin embargo, resaltó que “al mismo tiempo le hemos hecho un llamado a que no opine acerca de la política” del país. “Por respeto al derecho a la comunicación y a la información, nosotros lo hemos permitido”, dijo, pero resaltó que constantemente están recordándole que “su condición no le permite opinar de asuntos políticos de Ecuador o de países amigos”, añadió Moreno durante una entrevista.

“Ecuador no tiene pena de muerte, por lo tanto está perfectamente dentro de su ámbito y su derecho el haber acogido al señor Assange”, indicó.

“Siempre buscamos una solución. No se le ha encontrado todavía, pero no perdemos la esperanza. Estamos activamente en negociación con el Gobierno británico”, aseveró.

Por su parte, Assange le ha recordado a Moreno que la Constitución ecuatoriana otorga a los refugiados el pleno ejercicio de sus derechos, por lo que afirmó que cumplirá con su deber como periodista y trabajará por el “interés público”.

El activista australiano se encuentra en la embajada de Ecuador en Londres desde junio del 2012, a pesar de las presiones que el Gobierno ecuatoriano ha enfrentado por parte de organismos y Estados que han sido afectados por las filtraciones de documentos en WikiLeaks, principalmente la CIA y Estados Unidos.

Julian Assange es pedido por Suecia para enfrentar acusaciones de delitos sexuales de los que el activista se dice inocente, mientras que Gran Bretaña quiere capturarlo y deportarlo para hacer cumplir la ley, siendo este el motivo por el cual el australiano se refugió en la sede diplomática de Ecuador en donde se encuentra residiendo en una pequeña habitación.

Fuentes: La República; Sputnik; ActualidadRT.

Comentarios