Rafael Correa formaría otro partido político si no logra expulsar al presidente Moreno

101
(Twitter)
Correa asegura que no volvió a Ecuador para quedarse, ya que por ahora no puede volver a vivir en el país.(Twitter)

English

Tras la fractura del partido político oficialista de Ecuador, Alianza País (AP), el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado estar dispuesto a formar otro partido político y retirarse de AP.

El exmandatario que reside en Bélgica tras la culminación de su mandato, volvió el pasado sábado 25 de noviembre a Ecuador con la promesa de que recuperaría la organización política oficialista, y expulsaría al actual mandatario del partido.

Sin embargo, ahora el exmandatario evalúa la posibilidad de crear un nuevo movimiento en caso de que no logre imponerse ante si exaliado político y nuevo líder del partido, Lenín Moreno.

“No sé si formaré otro partido político, pero tendría que retirarme de Alianza País, porque no podría prestarme a ser cómplice de la destrucción de la revolución ciudadana”, informó el exjefe de Estado.

Por ahora, tanto el sector “correista” como el “morenista” mantienen sus propios presidentes y directivas, por lo que se deberá a esperar el pronunciamiento del Tribunal Contencioso Electoral (TCE) para resolver las disputas dentro del movimiento.

Es necesario recordar que la fractura dentro del partido político llegó a su punto más alto cuando los correístas de AP trataron  de destituir al mandatario como máximo directivo del partido; sin embargo, el Consejo Nacional Electoral desconoció la decisión, argumentando que no fue tomada en una convención nacional del movimiento, razón del regreso de Correa.

Correa, “principal opositor” de Moreno

El expresidente, que se declaró “principal opositor” de su sucesor, aseveró que “jamás imaginó ni en las peores pesadillas”, que Moreno “destruiría” su proyecto político llamado Revolución Ciudadana.

Asimismo, Correa se refirió a la convocatoria de Lenín Moreno de una consulta popular que busca anular la reelección indefinida. “Está en marcha un verdadero golpe de estado, se está rompiendo la Constitución”, sentenció.

El exmandatario ya ha considerado la consulta popular de Moreno como la mayor “traición a la Revolución Ciudadana” que ambos dicen defender desde ángulos distintos.

 

De acuerdo a Infobae, para Correa la consulta que busca la “legitimidad política y capital político” es una de las acciones que toma el mandatario para “impedir” que él vuelva.

“Estamos luchando contra un monstruo de mil cabezas, con poder omnímodo, sin límite de escrúpulos, necesitamos unir todas las fuerzas posibles de los que aún resistimos”, dijo el exjefe del Estado ecuatoriano afirmando que fue “timado” y “engañado” por Moreno, según indicó el diario Metro.

Expresidente descarta volver a vivir en Ecuador

A pesar del polémico regreso del exmandatario, Correa aseguró que no volverá a vivir en el país “en los próximos años por motivos familiares muy profundos”.

El expresidente afirmó que al culminar con su mandato presidencial él buscaba retirarse de la política; sin embargo, argumentó que debió involucrarse nuevamente en la política del país “ante tanta infamia”.

Es necesario recordar que el actual mandatario ha acusado a Correa de haber mentido sobre la situación económica dejada en el país, según indicó Correa dejó en Ecuador un endeudamiento mucho menor al real.

Además, Moreno ha apoyado la investigación del caso de corrupción de Odebrecht, pese ha que se hallan visto afectados seguidores de Correa, lo que para el exmandatario representa una de las acciones del programa político opositor en el que se busca que él y sus seguidores queden “como corruptos”.

Moreno incluso decidió retirar las funciones al vicepresidente Jorge Glas, quien es aliado del exmandatario, debido al presunto vínculo de Glas en el caso de la constructora brasileña.

Todo esto, ha significado para el exmandatario “una deslealtad e ingratitud terrible” que traicionan la revolución.

La verdad es que hasta el excontrincante de Moreno en las presidenciales, Guillermo Lasso, afirmó que el presidente ha llevado a cabo ideas propuestas por su movimiento político:

“Digamos aquí de frente lo que muchos correístas están pensando: que el Gobierno de Lenín Moreno está haciendo muchas de las cosas que CREO propuso y hubiera hecho. Es cierto, sí. muchas cosas, aunque lamentablemente no todas”.

Comentarios