Elecciones presidenciales en Venezuela podría perpetuar a la dictadura: Almagro

208
(Twitter)
“Sería perpetuar a los presos políticos, perpetuar las ejecuciones extrajudiciales, perpetuar los atropellos absolutos de los derechos de la gente”. (Twitter)

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, criticó el diálogo que se lleva a cabo entre el régimen venezolano y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y advierte que en Venezuela las elecciones no son la solución, debido a que estas podrían arrastrar al país a seis años más de dictadura.

Durante un evento que se llevó a cabo con organizaciones de venezolanos radicados en Estados Unidos, Almagro explicó que aunque se logrará alcanzar el objetivo del diálogo de realizar elecciones en Venezuela, mientras el país esté bajo la dictadura de Nicolás Maduro no habrán elecciones que generen un cambio político en el país, y que, por el contrario, podría significar “la peor sanción” para los venezolanos.

El secretario general de la OEA resaltó que no hay condiciones para que haya una salida electoral a la crisis en Venezuela y que lo peor en “derechos económicos, sociales, políticos y civiles” sería extender por seis años más al régimen dictatorial representado por Nicolás Maduro.

“Sería perpetuar a los presos políticos, perpetuar las ejecuciones extrajudiciales, perpetuar los atropellos absolutos de los derechos de la gente”, manifestó.

“Debemos erradicar los pasos cortos de la política, los pasos largos de la diplomacia. Hoy no tenemos tiempo para ser retóricos, no tenemos tiempo para pasos cortos y debilitados, no tenemos tiempos para alejarnos de los principios, no tenemos margen para validar una elección que va a ser completamente espuria y que simplemente va a asegurar seis años más a Maduro”.

Aunque Almagro no criticó abiertamente a la MUD, señaló que es “absolutamente inadmisible” continuar con un proceso de diálogo que solo “valida”a la dictadura. “Solo hay un límite en el que ustedes no pueden transar, son las acciones, directas o indirectas, de apoyo a la dictadura”, reiteró.

Almagro ya ha dejado claro en reiteradas ocasiones que para él la solución a la crisis no se va a encontrar en encuentros de diálogos con el Gobierno venezolano, pues el régimen ya ha demostrado que no está dispuesto a ceder.

 

En respaldo a las declaraciones de Almagro, el exiliado en Perú Carlos Ortega, quien fue un personaje importante en la rebelión popular del 2002, que causó una breve destitución del entonces presidente Hugo Chávez, manifestó:

“El amigo Almagro, en su condición de secretario general de la OEA, ha sido traicionado por estos vagabundos y delincuentes políticos venezolanos, que dicen ser de oposición, pero que son los grandes aliados de esta dictadura”.

La ONG internacional Human Rights Watch señala que la única salida a la crisis es la presión internacional: “En este panorama tan crítico, no hay instancias internas para frenar abusos o castigar a los responsables. ¿Qué es lo único que queda? Las instancias internacionales. Son la única posibilidad, la condena internacional constante”, indicó el director para América de HRW, José Miguel Vivanco, tras publicar su informe anual sobre los derechos humanos.

Campamentos humanitarios en Colombia y Brasil para refugiados venezolanos

Durante el evento de Miami, el secretario general de la OEA pidió a los gobiernos de Colombia y Brasil “formalizar” los campamentos de venezolanos que se desplazaron a esos países huyendo de la dictadura que atraviesa su nación.

Sería un “primer paso importantísimo que debe asumir la comunidad internacional”, dijo el secretario, explicando que los “venezolanos hoy son forzados a ser indocumentados porque el Gobierno se niega entregar pasaportes a los que están en el exterior, o lo entrega en un número muy bajo”.

El exsenador Pablo Medina, uno de los fundadores de la Coalición Internacional por Venezuela, explicó que aunque ya estos campos existen, es necesario que se formalicen para que se pueda brindar ayuda internacional.

“Nadie en realidad quiere vivir en una carpa, soportar el frío de la montaña en los Andes, o cruzar la peligrosa selva en Brasil o llevar a cuesta a un niño cuando el propio padre desfallece por desnutrición para llegar a un refugio”, señaló Medina; sin embargo, resaltó, que las duras condiciones que se vive en Venezuela obliga a cientos de venezolanos a huir a otros países.

Comentarios