Una visión liberal al proyecto de ley sobre las armas en EE. UU.

Expertos analizan el nuevo proyecto de ley aprobado por el Senado de Florida que busca reforzar la seguridad en escuelas

143
“No permitirle a nadie el derecho a defenderse sería negativo para la sociedad”. (PanAm Post)

El Senado de Florida (Estados Unidos) aprobó un proyecto de ley que busca aumentar la seguridad y evitar otro tiroteo como el del pasado 14 de febrero, en el que fueron asesinadas 17 personas en una escuela secundaria.

La iniciativa legislativa descarta la opción de la bancada demócrata de prohibir la venta de armas y a cambio propone destinar 400 millones de dólares para reforzar la seguridad en los planteles y para que se atiendan problemas de salud mental, con la intención de que se detecten a tiempo a aquellos estudiantes que puedan tener problemas psicológicos o comportamientos que puedan representar un peligro en el futuro.

“Lo que me encanta de este proyecto es el tema de salud mental en nuestras escuelas, especialmente en la escuela primaria. Que maravilloso que vamos a entregar a un personal para identificar a los estudiantes que podrían tener problemas mentales. Los identificamos de manera temprana para trabajar con ellos. Habrá Consejeros que tengan instrucción en salud mental”, resaltó René García, senador republicano.

Para reforzar la seguridad, el proyecto también establece que se permita armar a personal dentro de las escuelas; será un programa opcional en el que cada distrito escolar en conjunto con el alguacil de área podrán decidir si incluir las armas dentro del plantel o no.

A diferencia de lo que había planteado en primera instancia el mandatario, Donald Trump, no serán los profesores los que estén armados, ya que ningún docente que participe en actividades directas o exclusivas con alumnos podrá estar en el programa; será el personal de servicios generales, consejeros u otros empleados los que puedan llevar armas a las unidades educativas y para hacerlo deberán pasar por una serie de entrenamientos.

Esta parte del proyecto ha sido bastante controversial; sin embargo, el abogado criminalista Fermin Marmol García,  explicó al portal hace pocos días, que la idea no es descabellada y que de hecho, es mejor optar por medidas de este tipo que puedan proteger los colegios en caso de que se intentara un ataque similar al del 14 de febrero.

Asimismo, la iniciativa SB 7026, aumenta la edad mínima para comprar un rifle o una escopeta de 18 a 21 años, y prohíbe la venta de los “bump stock”, que convierte armas semiautomáticas en armas automática.

Proyecto de ley ¿la mejor alternativa?

Ryan Ramsey, presidente del Condado de Bradford para el Partido Libertario de Florida y miembro fundador de la organización no lucrativa que trabaja para eliminar las restricciones en el uso de armas Florida Carry, explicó en una entrevista exclusiva para PanAm Post, que aunque es buena idea que se permita personal armado en las escuelas, el proyecto de ley se apropia de “4/5 millones (de dólares) que probablemente no harán las escuelas más seguras”.

Ramsey resaltó que hay partes del proyecto de ley que le parecen “ridículos” y aseguró que los libertarios en Florida están unidos en oposición a este proyecto en particular que por mandato del Estado representa un costo tan “enorme”.

“Lo que necesitamos es que los comités locales del alguacil y la escuela trabajen en conjunto con los ciudadanos que los eligieron, para decidir qué quieren en su comunidad”, opinó.

El miembro del Partido Libertario y del Comité Ejecutivo del Distrito 1 para el Partido Libertario de Missouri, Luke Henderson, también decidió darle a PanAm Post su opinión sobre este proyecto de ley.

“No permitirle a nadie el derecho a defenderse sería negativo para la sociedad. Depende de los padres decidir cuándo su hijo está listo para manejar y poseer un arma de fuego”, comentó.

Respecto a la opción de tener personas armadas en escuelas, Henderson  señaló que aunque la idea es proteger a los niños, el tener “demasiadas armas de fuego” podría poner tanto a los estudiantes como a los padres “muy nerviosos”; sin embargo, resaltó que si en el programa se capacita al personal armado sobre cómo manejar una crisis, “sería un buen comienzo”.

Para el experto, un aspecto positivo del proyecto, es el de la atención de la salud mental, ya que para él, si los niños con problemas emocionales y de conducta son apoyados, y se les enseña “estrategias para que puedan enfrentar sus problemas mentales y ser miembros productivos de la sociedad” sería posible evitar llegar al punto de violencia.

El proyecto de ley aprobado por el Senado de Florida parece no cumplir con las expectativas de ninguno, y es que el Estado no debería tratar de controlar ni restringir las armas, sino preservar el derecho individual de cada ciudadano.

 

Comentarios