Demanda marítima boliviana contra Chile no resolverá disputa territorial

A pesar del fallo de la CIJ los intentos de Evo Morales por obtener acceso soberano al mar podría no obtener ningún resultado.

800
La CIJ no podrá obligar a Chile a ceder a Bolivia un acceso soberano al mar. (Fotomontaje PanAm Post)

Pocos días quedan para culminar un proceso que lleva años en discusión. En esta fase final de la disputa de la demanda marítima boliviana contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, ambos países presentan sus alegatos orales para que luego se determine si Chile debe o no negociar un acceso soberano al mar para Bolivia.

Hasta ahora el Gobierno de Evo Morales se ha enfocado en que Chile le arrebató a su país 400 kilómetros de costas y 120.000 kilómetros cuadrados de terrenos durante la Guerra del Pacífico (1879-1883) y que se le había ofrecido solucionar este tema.

De acuerdo con los representantes bolivianos ante la CIJ, “Chile ha reconocido por más de un siglo el derecho de Bolivia de obtener un acceso soberano al océano Pacífico” con “acuerdos, promesas unilaterales y prácticas diplomáticas”.

Ahora parece que hay “altas probabilidades” de que Bolivia gane el juicio, de acuerdo con un documento redactado por el analista Claudio Coloma y su colega boliviano Andrés Guzmán; y es que para ellos “la fuente del Derecho Internacional que está usando (Bolivia) quedó rotundamente validada en las excepciones preliminares y, además, los antecedentes entregados por Bolivia representan muy bien lo que se entiende como actos unilaterales de los Estados”.

Sin embargo, Chile aún no ha tenido la oportunidad de defenderse, ya que no será sino hasta el próximo jueves 22 de marzo que podrá presentar sus alegatos.

Aún no se sabe con exactitud cuáles serán los argumentos de Chile, pero las autoridades de ese país ya han adelantado que no consideran que tienen temas limítrofes pendientes, ya que considera que en un tratado suscrito en 1904, veinticinco años después de terminada la guerra, todos los asuntos fronterizos entre ambos países quedaron resueltos.

Al igual que Bolivia, Chile tendrá dos días (jueves 22 y viernes 23) para presentar sus argumentos, luego habrá un receso de dos días y se pasará a otra etapa de alegatos en que Bolivia tendrá una última oportunidad para argumentar su demanda el próximo lunes 26 de marzo, y Chile se defenderá y cerrará el proceso el miércoles 28 de enero.

Después de todo ese proceso solo quedará esperar el fallo de la CIJ; sin embargo, cabe preguntarse ¿qué pasará después del fallo?

¿La demanda realmente podría conseguirle a Bolivia un acceso soberano al océano?

Muchos son los bolivianos que esperan que su país gane el juicio con la esperanza de que pueda obtener una salida al mar; no obstante, la verdad es que con esta demanda solo podría lograr que Chile se siente a dialogar.

A pesar del largo proceso que inició en 2013, Chile ha dejado claro que no está dispuesto a negociar una salida al mar, y la misma Corte Internacional ha recordado que mientras el tratado de 1904 siga teniendo vigencia no está en condiciones de dar ningún resultado respecto a las posibles negociaciones.

Según los analistas políticos Claudio Coloma y Andrés Guzmán, con esta demanda el logro para Bolivia “consistiría en que Chile, un país que reitera incansablemente su vocación de respeto al Derecho Internacional, cargaría con el peso de tener pendiente la obligación de negociar de buena fe un acceso soberano al mar”.

Sin embargo, tal y como señala Fernando Thauby, capitán de navío en retiro, “Morales no puede pedir “buena fe” (cuando) su comportamiento hacia sus propios ciudadanos, hacia la oposición a su Gobierno y hacia Chile, lleno de mentiras, tergiversaciones, volteretas y maniobras antidemocráticas e ilegales, lo sindica como el epítome de la “mala fé”.

Por otra parte, en caso tal de que Chile decida abrir una etapa de negociación, no estaría tampoco en la obligación de renunciar a las costas que, por un acuerdo firmado por ambos países, le pertenece. Aunque se podría esperar que en las negociaciones se encuentre alguna solución que pueda satisfacer a ambas partes, Chile ya concede beneficios a Bolivia por el Tratado de Paz y Amistad que ambos países acordaron en 1904.

Cabe recordar que Bolivia ya tiene autonomía aduanera en dos puertos chilenos; además se les permite que Bolivia fije sus propios aranceles, así como la taza de los derechos de importaciones y las cargas que se dirigen hacia ese país está exenta de impuestos.

Asimismo, a Bolivia se le permite almacenar por 60 días, de manera gratuita, todas las exportaciones y por un año las importaciones.

Comentarios