Justicia de Brasil decide si alterar la ley o enviar a Lula a la cárcel

Aceptar el hábeas corpus de Lula Da Silva traería "un impacto gigantesco para Brasil" porque "la ley estaría siendo alterada en beneficio del expresidente".

167
“La revuelta popular será gigantesca, tendremos millones de personas en la calle” si se llegara a aceptar el recurso de Lula. (Fotomontaje PanAm Post)

“Si el Supremo Tribunal Federal de Brasil acepta el hábeas corpus presentado por Lula, significaría un quiebre en el estado democrático de derecho”, advirtió el experto en relaciones internacionales Lucas Ribeiro en entrevista exclusiva para el PanAm Post.

Este miércoles 4 de abril, la Corte Suprema decidirá si el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva irá o no a prisión para que cumpla allí su condena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Para la defensa del exjefe de Estado, la pena en su contra todavía no debería ser ejecutada porque aún restan apelaciones en tribunales superiores. Sin embargo, la condena ya ha sido confirmada en segunda instancia y una cautelar dictada por el propio Supremo en el 2016 autoriza a que se encarcele al expresidente cuando el fallo haya sido confirmado.

Ante el terremoto político que esta discusión ha generado, PanAm Post decidió contactar a expertos que expliquen las consecuencias que generaría la aceptación del recurso de la defensa del líder político de izquierda.

Una revuelta popular

El abogado Rodrigo Saraiva Marinho, experto en derecho constitucional y director de Operaciones de la Red Libertad en Brasil, le recordó al PanAm Post que ya la gente ha salido masivamente a manifestar en casi todo el país exigiendo que se le niegue el hábeas corpus preventivo solicitado por da Silva.

“La revuelta popular será gigantesca, tendremos millones de personas en la calle” si se llegara a aceptar el recurso, dijo Saraiva señalando que hay preocupación en la sociedad porque si esto llegara a ocurrir varios corruptos podrían seguir el mismo camino.

Un mensaje de impunidad

Aceptar el hábeas corpus de Lula Da Silva traería “un impacto gigantesco para Brasil” porque “la ley estaría siendo alterada en beneficio del expresidente”, lo que implicaría que varios corruptos podrían seguir el mismo camino, advirtió el experto.

En concordancia, Ribeiro señaló que ciertamente “hoy es un momento clave” para la nación porque lo que se decida “dará un mensaje claro” para sus ciudadanos, porque denotaría que la ley es diferente para unos y para otros” y “daría pie a otros políticos, empresarios e inclusive violadores, ladrones y estafadores” a que utilicen este tipo de recursos para zafarse de la justicia.

Sería un quiebre total del orden constitucional porque “es una persona que está condenada en dos instancias y hay todo tipo de pruebas que evidencian su culpabilidad. Entonces, si el supremo acepta es como si se dijera que la ley puede funcionar” a conveniencia, añadió.

El fin de Lava Jato

Si a Lula, condenado por haberse beneficiado al aceptar un apartamento de lujo de la constructora OAS, involucrada en los desvíos en Petrobras, se le acepta el recurso, el caso podría extenderse por años, lo que evidenciaría que otros corruptos podrían jamás ser responsabilizados en el caso y Brasil ha sido hasta ahora un país clave en la investigación Lava Jato en el que se han visto involucrados importantes políticos y empresarios de todo el continente.

“Sería muy peligroso”, señaló Ribeiro destacando que si se acaba “Lava Jato en Brasil, se va a acabar en todo el continente”, dejando impunes a decenas de corruptos.

Lula ¿posible candidato presidencial?

El experto en derecho constitucional aseguró que Lula no será candidato porque la ley de Expediente Limpio (Ficha Limpia) le impide formalmente a condenados en tribunales colegiados ser candidatos. Sin embargo, si se acepta el hábeas corpus ya se estaría pasando por encima de la ley una vez.

De acuerdo con el diario RPP Noticias, especialistas en derecho electoral afirman que “se podría presentar su candidatura amparado en medidas cautelares de tribunales superiores”.

Además, Ribeiro señala que la preocupación es que Lula todavía tiene mucha “fuerza política y financiera” además de “fuerza en sindicatos”.

Comentarios