Los desesperanzadores resultados del último debate presidencial de México

Las únicas esperanzas de evitar la llegada de AMLO al poder están en los indecisos y en el llamado "voto útil"

250
La decisión debe ser libre “pero razonada con base en los planteamientos y propuestas que hayan presentado los aspirantes” (Twitter)

La noche del pasado martes 12 de junio se llevó a cabo el tercer y último debate presidencial organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) de México. El evento que trató sobre crecimiento económico, ciencia, tecnología, salud y medio ambiente pudo haber sido la última oportunidad de los candidatos para tratar de influir en los electores.

Como de costumbre todos los aspirantes celebraron su actuación, pero los resultados sobre el desempeño de los candidatos en el evento dan pocas esperanzas de revertir las tendencias.

Para lograr un cambio era necesario acorralar al izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien por una amplia ventaja se ubica a la cabeza de la intención de voto de los méxicanos; los sondeos desde ya revelan que es muy difícil que las encuestas se modifiquen.

De acuerdo a la encuesta sobre el debate de MassiveCaller, el 44% de los entrevistados consideró a AMLO como el ganador, ubicándose por encima de Ricardo Anaya con 37%, José Antonio Meade con 16% y Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” con 3%.

Si con los primeros debates no se había logrado quitarle el primer lugar al candidato izquierdista, ahora a tan solo 18 días de la elección, el resultado parece inevitable.

Las únicas esperanzas para evitar la llegada de AMLO al poder estarían en los indecisos, que según las encuestadoras representan alrededor del 20% de los votantes registrados; y en el llamado voto útil, que se refiere a la elección de una opción que realmente pueda vencer al puntero a pesar de que este no sea el favorito del votante.

En la más reciente encuesta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Ricardo Anaya de la coalición Por México al Frente, es el contrincante más cercano a López Obrador con un 21% de intención de voto.

Aún cuando Anaya consiguiera el porcentaje completo de todos los indecisos, no alcanzaría superar el 41,7% de AMLO , por lo que la mejor opción parece la de optar por el candidato en el segundo lugar en las preferencias, si lo que se quiere es evitar que el izquierdista alcance la victoria.

Cabe recordar que politólogos, expertos en economía y hasta activistas y defensores de derechos humanos han manifestado su temor de que Obrador logre triunfar en las elecciones del próximo 1 de julio.

El futuro de México está comprometido, por lo que es necesario recordar el llamado a un voto responsable de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

La decisión debe ser libre “pero razonada con base en los planteamientos y propuestas que hayan presentado los aspirantes”.

Comentarios