CIDH da a conocer ante la OEA informe final de violencia en Nicaragua

Como era de esperarse Nicaragua y sus aliados socialistas rechazaron el informe por supuesta "subjetividad" en el mismo

196
“Las imágenes que hemos visto son desgarradoras. La OEA no puede estar excluida y debe ser parte y contribuir a la solución” ( Twitter)

Este viernes 22 de junio, la Organización de los Estados Americanos (OEA) se reunió en una sesión extraordinaria en Washington, D.C. para abordar la violenta crisis que se vive en Nicaragua, y conocer el informe final de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Durante la reunión, la CIDH confirmó que la represión en contra del pueblo nicaragüense se ha recrudecido desde su informe preliminar presentado el pasado mes de mayo y con ello, el número de víctimas fallecidas en el marco de la protesta que  ya supera las 200 personas.

El órgano de derechos humanos señaló que prevalecen las denuncias presentadas durante su primera investigación sobre  las obstaculizaciones por parte de instituciones estatales, en la atención de la salud de los manifestantes y en la realización de autopsias en fallecidos.

Asimismo, agregaron que se han incrementado los ataques y amenazas (incluídas las letales) en contra de periodistas, manifestantes, familiares de víctimas, religiosos y defensores de derechos humanos así como las detenciones sin justificación legal y las torturas.

Los investigadores también resaltaron que pudieron constatar que los “grupos paramiliatares y terceros armados” han actuado con la policía para disuadir las manifestaciones.

Recomendaciones de la CIDH

En esta ocasión la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió 15 recomendaciones al Gobierno de Nicaragua para solucionar la crisis por la que atraviesa el país desde hace poco más de dos meses.

Entre las principales sugerencias se encuentra: el cese inmediato de la violencia y las detenciones arbitrarias; la garantía de la adecuada atención médica de emergencia y la certeza de que se le informará  a los familiares de víctimas las razones de las lesiones ocurridas.

Igualmente la CIDH pidió el cese de las detenciones arbitrarias  y en caso de que deba ser detenida alguna persona, que haya un registro al respecto que indique  la causa , el lugar y la duración de la detención.

El informe también exhorta al régimen a garantizar el trato digno a las personas que sean detenidas y el derecho a la defensa jurídica desde el momento de detención.

Además, se solicitó la protección de quienes realizan trabajos humanitarios, y la implementación de un programa multidisciplinario que se enfoque en los impactos psicológicos de la población tras llos recientes hechos violentos en el país.

Países respaldan informe de la CIDH

Luego de escuchar el informe final de la Comisión Interamericana, la mayoría de los países de la OEA volvieron a condenar la violencia que se lleva a cabo en ese países y manifestaron su respaldo al documento de la CIDH.

“Las imágenes que hemos visto son desgarradoras. La OEA no puede estar excluida y debe ser parte y contribuir a la solución (…)  resulta evidente que los miembros de la OEA, tenemos un papel importante para la solución”, manifestó el embajador de Chile, Juan Aníbal Barría

“Hacemos un llamado al Gobierno a detener la violencia(…) El rol que puede jugar la OEA es indispensable ante esta crisis”, dijo por su parte el embajador de Colombia.

Los países democráticos como Estados Unidos, MéxicoCanadá, Ecuador, Brasil, entre otros, insistieron en que se debe respetar y acatar el informe de la CIDH para poder avanzar.

Sin embargo, como era de esperarse países como Bolivia y Venezuela apoyaron al régimen de y al igual que el representante ante la OEA del país en crisis, señalaron una supuesta “subjetividad” en el informe presentado.

Por su parte, Luis Almagro, secretario general de la OEA ha hecho un llamado para obtener una respuesta política “desde el poder” y aseguró que comparcerán ante la justicia los responsable de los crímenes cometidos durante esta ola de protestas.

Comentarios