Kolinda Grabar: estrella política del Mundial y beneficiaria de la filantropía chilena

La presidenta de Croacia es un claro ejemplo de cómo el capitalismo y la filantropía pueden ayudar en el desarrollo de una nación y del mundo

1.863
“Yo misma fui una de las personas elegidas para la Beca Luksic, cuando fui a la Universidad de Harvard para un programa ejecutivo” (Twitter)

Kolinda Grabar-Kitarovic, presidenta de Croacia, se ha convertido en uno de los personajes más comentados durante el Mundial de Rusia 2018, no solo por su belleza, sino también por el entusiasmo y carisma que demostró durante el evento futbolístico; sin embargo, la mandataria croata tiene mucho más que enseñarle al mundo, ya que ella también es un claro ejemplo de los grandes beneficios que puede otorgar la práctica de la filantropía.

Kolinda Grabar, de 50 años de edad, ha llamado la atención de los usuarios de las redes sociales de todo el mundo luego de haber acudido a la final del campeonato con la camisa de su país y haber sido vista abrazando a todos los jugadores bajo la lluvia; mientras Putin, presidente de Rusia,  se resguardaba bajo su paraguas.

La prensa ha resaltado además que Kolinda Grabar se costeó de su propio bolsillo su viaje a Rusia y entradas a los juegos, e incluso se descontó de su sueldo los días en que permaneció en el país transcontinental.

Kolindadio una enseñanza a los políticos de todo el mundo cuando incluso prefirió mantenerse fuera del palco de los dignatarios, y solo subió cuando la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) se lo pidió, en vista de que ella misma fue la que pagó sus entradas.

Todo esto, más su posicionamiento político respecto a temas como el aborto, ha dado una idea al mundo de quién es Kolinda Grabar.

Sin embargo, también es importante conocer cómo llegó a dónde está hoy, y es que la jefa de Estado croata ha tenido una formación de estudios completa, y según ella misma comentó, uno de sus estudios se lo debe precisamente a los actos filantrópicos de un empresario chileno.

Andrónico Luksic, nacido en Chile, pero hijo de croata, decidió invertir en el país europeo cerca de 600 millones, durante la guerra de su independencia, y ayudó a que cientos de jóvenes pudiesen estudiar a través de un sistema de becas universitarias.

“Yo misma fui una de las personas elegidas para la Beca Luksic, cuando fui a la Universidad de Harvard para un programa ejecutivo”, dijo al diario El Mercurio la mandataria croata.

Hoy en día, que Kolinda Grabar ha alcanzado el liderazgo de toda una nación, se pueden ver los frutos que genera un acto como el de Luksic años atrás, demostrando además, la influencia que puede tener el capitalismo sobre el resto del mundo.

Cabe señalar, que el grupo Luksic es el consorcio empresarial chileno con la mayor fortuna del país, manejando empresas líderes en áreas diversas como la minera,naviera, alimenticia, de telecomunicaciones y finanzas.

El grupo Luksic, con la generación de sus riquezas, no solo ha dado innumerables aportes a su país de nacimiento,sino que también lograron colaborar en otros países del mundo con su inversión y colaboración educativa.

La iniciativa filantrópica dio una oportunidad a cientos de jóvenes, no solo para el desarrollo individual, sino también para el colectivo, y un ejemplo de ello es precisamente el de la mandataria croata, quien hoy brinda beneficios a toda una nación por los conocimientos que adquirió.

“Viéndolo ahora que me he convertido en la Presidenta de Croacia, probablemente fue una buena inversión para la familia Luksic”, opinó la presidenta.

 

Comentarios