Virales

Newsletter

Trump se reeligirá y lo sucederá Ivanka según prestigioso académico

Por: Mamela Fiallo - Jul 28, 2017, 9:01 am
De acuerdo a fuentes del científico político, Ivanka Trump está siendo entrenada para sucesora de su padre en la Casa Blanca.
De acuerdo a fuentes del científico político, Ivanka Trump está siendo entrenada para sucesora de su padre en la Casa Blanca. (Twitter)

El renombrado analista político Edward Luttwak, conocido como el Maquiavelo de Maryland, escribió un artículo esta semana en The Times Literary Supplement, un diario semanal publicado en Londres, sobre por qué Trump llegó al poder, cómo forjará una dinastía, quién será su sucesor y estima que el mandato no durará más de 16 años.

¿Quién es Edward Luttwak?

Este científico político es conocido internacionalmente como el Maquiavelo de Maryland (el estado conjunto a la capital de EE. UU., donde queda gran parte de las oficinas administrativas estatales).

Maquiavelo fue el autor de El Príncipe, el libro que contiene la frase inmortal “el fin justifica los medios”. Pues describe el proceder de un estadista, lo que debe hacer y hasta dónde debe llegar para lograr lo que se propone. Se ganó este apodo ya que asesora a políticos del mundo entero.

Luttwak nació en Rumania, en el seno de una familia judía y se crió en Inglaterra e Italia, por lo cual habla varios idiomas: rumano, hebreo, inglés, italiano, francés y castellano. Su entrenamiento militar empezó en Inglaterra, dentro del ejército británico.  En los EE. UU. ha sido consultor de la Oficina del Secretario de Defensa, del Consejo de Seguridad Nacional, del Departamento de Estado de los Estados Unidos, de la Armada, del Ejército, de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y de varios ministerios de defensa de la OTAN. Actualmente es presidente de APFL, una firma que alquila aeronaves, provee equipos y soluciones de la industria de la aviación a varias aerolíneas, tiene sede en Irlanda.

Adicionalmente, ha sido un conferenciante frecuente y consultor, y es conocido por sus innovadoras ideas de política, sugiriendo por ejemplo que cuando países más grandes intentan sofocar las guerras regionales en países más pequeños, realmente hacen que los conflictos sean más prolongados. Su libro Golpe de Estado: Un Manual Práctico ha sido reimpreso numerosas veces, y traducido a 18 idiomas. Su libro Estrategia: La lógica de la guerra y la paz se utiliza como un libro de texto en las universidades de guerra y universidades, también ha sido traducido a varios idiomas.

Por qué ganó Trump

El autor llama satíricamente al ciudadano estadounidense Homo americanus, una alegoría de la escala evolutiva de la especie. Lo hace para estudiar cuáles son los rasgos distintivos. Propone que uno de ellos es tener un automóvil.

Dada la distribución demográfica, rara vez una persona vive cerca de su trabajo, a su vez, tampoco quedan cerca los centros de abastecimiento de recursos básicos -como comida- y, salvo en las ciudades grandes, el transporte público no provee un servicio útil. No aplica solo a la comodidad y practicidad sino también al sentido de libertad, pues otorga a la persona la independencia de ir donde quiera por sus propios medios.

Bajo esta premisa, destaca la incapacidad no solo de los demás candidatos presidenciales sino también de los medios masivos, pues no analizaron cómo este fenómeno influía sobre los votantes. Recalca que ninguno de los innumerables reporteros y comentaristas de la campaña han reportado las estadísticas de “asequibilidad” del automóviles en junio de 2016 a través de www.thecarconnection.com. Agrega que datos muy fiables de la Reserva Federal, representaban la situación difícil de casi la mitad de todos los hogares estadounidenses.

Lea más: Principal estratega y consejero de Trump promueve impuesto del 44 % para los más ricos

Este fenómeno fue mejor descrito en el libro Shattered: Inside Hillary Clinton’s doomed campaign  (Destrozada: Dentro de la campaña condenada de Hillary Clinton) de Jonathan Allen y Amie Parnes. Investigaron de manera rigurosa e imparcial la elección entera y también la campaña de Clinton específicamente. Crítica que apuntó hacia grupos específicos con base en su grupo étnico, credo y sexo y no hacia una nación con una crisis automotora, por el contrario categorizó como “deplorables” a los simpatizantes de su principal adversario.

Ese rechazo se correspondía perfectamente con el desprecio de clase de los republicanos respetables por el envejecimiento de Trump con sus gustos desesperadamente vulgares, propios de un obrero, en todo, desde su peinado hasta su comida. En palabras de Anne Toulouse, la escritora franco-estadounidense de “Dans la Tête de Donald Trump” (En la cabeza de Donald Trump):

“Donald llega como un bisonte sobre la pradera, como un toro en el rodeo, como el alguacil en una película del viejo oeste”.

En lugar de fingir que disfruta del perro caliente, que es el precio inevitable de hacer campaña en las ferias estatales, mientras realmente anhela una ensalada de rúcula, endibias y quinoa, el candidato Trump disfrutó auténticamente sus frecuentes paradas en cadenas de comida rápida como Domino’s, KFC y McDonald’s, con una gran orden de patatas fritas.

Esto fue chocante para el estándar republicano. Por ejemplo, el ampliamente citado David Frum persistentemente argumentó que era mejor tener un Clinton muy imperfecto en la Casa Blanca que un Trump imposiblemente vulgar. Ese era un punto de vista compartido por casi todos los funcionarios en las administraciones republicanas pasadas, cuyas ruidosas proclamas de “Nunca Trump” les excluyeron rigurosamente de los cargos que anhelaban durante los ocho años del Presidente Obama, resultando en el extraño espectáculo de un vacío cuasi ministerial Oficinas en todo Washington.

Recordemos que en EE. UU. las votaciones se miden con base en colegios electorales, por estado, no por voto popular. Por eso que los números de asequibilidad de automóviles revelados en junio de 2016 fueron tan importantes en la determinación del resultado de las elecciones. Pues, se extrajeron los precios máximos del coche asequible de los ingresos medianos, pasando por áreas metropolitanas. Oscilaba entre el pico de USD $87.210 en medio la opulencia del  San José, Silicon Valley- la Mecca de la tecnología moderna- en California, hasta USD $ 24,701 en las zonas desindustrializadas de Cleveland, Ohio, números que a su vez arrojaron máximos límites de precio asequible de USD $32,855 en San José y USD $ 7,558 en Cleveland – en realidad el número más bajo, que fue de Detroit 6,174 dólares, debido a los altos costos promedio de los seguros en esa ciudad tan golpeada por el delito y los malos gobiernos demócratas locales (USD $ 1,131.40 por año, en comparación con Cleveland USD $ 659.47).

Lo más sobresaliente de estas cifras es que expusieron un hecho oscuro. El automóvil nuevo más barato a la venta en Estados Unidos en 2016 era el Nissan Versa sedán a USD $12.825, el doble de lo que podían financiar los hogares promedio en Detroit o Cleveland y más que los hogares promedio en ciudades de Filadelfia, Orlando, Milwaukee, Memphis, Providence, Nueva Orleáns, Miami y Buffalo, así como en un gran número de localidades más pequeñas a través de los Estados Unidos, incluso en los estados de altos ingresos como como California y Oregon, así como mucho más comúnmente en los estados de bajos ingresos del sur.

Esta exclusión masiva de millones de estadounidenses de la capacidad de acceder a ser propietarios de automóviles es el resultado de dos fenómenos convergentes, uno de los cuales fue reconocido por Hillary Clinton, aunque apenas enfatizado en su campaña centrada en la identidad: el estancamiento salarial.

Sanders y Trump no dudaron en adjudicar ese empobrecimiento relativo a la exposición de los estadounidenses menos hábiles a la competencia internacional, con la consiguiente desindustrialización que llevó a millones de estadounidenses de trabajos de fábrica de 20 a 40 dólares por hora a tareas de servicios miserablemente pagados.

Pero lo cierto es que, lo que limitó la capacidad de ser dueño de un automóvil para cada vez más estadounidenses y que Trump supo detectar y atacar directamente, a diferencia de su rival Sanders fue: el régimen regulador que implacablemente altera los precios de los coches nuevos, llevándolos desde el promedio de 1977 de USD $ 4.317, equivalente a $ 17.544 en 2016, a un precio promedio actual que supera los $ 30,000.

Esos reglamentos prescriben que los automóviles americanos deben ser muy, muy seguros, y los requisitos de seguridad cada vez más exigentes han estado alterado los costos de fabricación: la última adición es la provisión de cámaras de visión trasera en todos los coches que serán obligatorias en 2018, el resultado de un decreto de Obama impulsado por la campaña iniciada por un conductor rico que había sufrido la tragedia de matar a su propia hija mientras retrocedía.

Debido a su sufrimiento y a su enérgico cabildeo, sumado al entusiasmo de Barack Obama para promulgar más decretos reglamentarios, en 2018 el costo adicional de esas cámaras de visión trasera -sólo unos pocos cientos de dólares- privará a miles de hogares más de la posibilidad de comprar un coche nuevo.

Sumado a eso, también son costosas las normas de conservación de combustibles cada vez más estrictas y las restricciones de contaminación que exigen los accesorios de los motores, y que favorecen fuertemente los autos híbridos más caros, así como los coches todo-eléctricos drásticamente más caros.

Ambos propósitos son mucho más costosos de lograr de lo que podrían haber sido porque están subvertidos por las normas de seguridad que prohíben los vehículos mucho más ligeros que condujo felizmente en Japón, cuyos K-cars manejan alegremente por empinadas carreteras de montaña a pesar de su minúsculo motor. También prohíben los múltiples coches pequeños vendidos en Europa por mucho menos que los USD $ 12.825 que vale el coche más barato en EE. UU.

En principio suena bien que haya automóviles con más seguridad, economizar combustible y el control de la contaminación. Pero las regulaciones obligatorias que prohíben otras opciones obligan a los hogares promedio en demasiadas partes de los Estados Unidos a conducir vehículos de segunda mano, de tercera mano o simplemente muy viejos que son drásticamente menos seguros, menos eficientes en combustible y también más contaminantes que los coches nuevos prohibidos más baratos serían.

La posición de Trump era y es totalmente franca: se opone a la regulación de las actividades económicas en principio a menos que sea incuestionable y muy urgentemente necesario, ya que el control del cambio climático no es – dependiendo de su definición- “urgente”. Esa fue la elección más clara de todos entre Trump y Clinton, cuya postura implícitamente favoreció los coches de USD $60.000 de Tesla por el bien del medio ambiente, así como la energía solar y eólica, cada vez más eficaces y seguros, pero todavía más costosos que el carbón o el gas.

Es decir que la regulación afecta sobre todo a quienes menos posibilidades económicas tienen y tanto Obama como Clinton ofrecían que esos costos aumentarían. A su vez sin tomar en cuenta el enorme impacto que tendría sobre las poblaciones dependientes de la minería que cierre ese sector de la economía. Luego hubo la afirmación mecánicamente repetida de que, en cualquier caso, es la disminución del costo del gas natural lo que está matando a la industria del carbón. Eso bien podría ser cierto en el futuro, pero claramente no es así en el presente, porque de lo contrario el presidente Obama no habría dedicado sus últimos meses en el cargo a una serie de nuevos decretos calculados para aumentar los costos y restringir la producción para finalmente estrangular a la industria . (Trump ya ha revocado la mayoría de ellos.)

Lo que era cierto de la minería del carbón es igual de cierto que también ataca directamente a los intereses de las clases trabajadoras americanas, una categorización que Sanders explotó explícitamente y Trump sustantivamente, y en su discurso de inauguración como presidente reiteró que no olvidaría sus promesas hacia los más afectados, a pesar del cinismo de sus detractores, la élite que quiere sacarle de la Casa Blanca.

Para cumplir estas promesas, recomienda el asesor y escritor del artículo, restringir los flujos de mano de obra competitivos, y los magnates del Silicon Valley serían totalmente perdidos sin sus jardineros mexicanos, cocineros asiáticos, niñeras filipinas y un grupo de inmigrantes andadores de perros, personal de limpieza, al igual que programadores informáticos de la India con visa especial. Agrega que para la élite es intolerable el hecho de que las necesidades de las clases trabajadoras americanas también requieren la corrección de ciertos desequilibrios crónicos del comercio y la abolición de regulaciones ambientales y afines que aumentan excesivamente los costos de producción, todos ellos ataques muy directos contra la élite actual ideología.

Lo que suceda a continuación depende del destino de ese otro vector de la estrategia de Trump: su plan de infraestructura de USD $1.3 billones de dólares que un equipo de la Casa Blanca está tratando de convertir en un programa real que especifica qué se construirá dónde y con qué tipo de financiación, ya sean públicos o privados. Si la generación de empleo resultante comienza completamente antes de 2020, a Trump costará la reelección, especialmente si para entonces puede afirmar que la frontera mexicana está “sellada”, lo que dará lugar a que se ordene la legalización automática de todos los impuestos y los inmigrantes ilegales sin antecedentes, lo cual aporta el voto hispánico también, después de décadas de promesas incumplidas, incluyendo las de Obama.

Por eso que Trump registró su eslogan “Make America Great Again” (Hacer a los EE. UU. grandes de nuevo) en 2010, seis años antes de su campaña presidencial, por lo mismo que ahora se centra no en los próximos mediados de su término actual, sino en el 2022, a mediados de su reelección en el 2020, porque sólo entonces podría lanzar la candidatura de su hija, mientras el cumple con los dos  últimos dos años en el cargo.

Mientras tanto, está asegurando su base esforzándose por cumplir sus promesas: la retirada del acuerdo de París -sobre el cambio climático- que el Congreso de Estados Unidos nunca votó (Obama lo aprobó con un decreto que parecía seguro bajo la presidente Hillary), las restricciones a la entrada de musulmanes, “Sellado” de la frontera mexicana que hará aceptable la legalización universal y, sobre todo, un muy necesitado programa de infraestructura que ahora está siendo preparado por la desregulación al por mayor -en la actualidad, las nuevas normas medioambientales agravadas casi duplican los costos de construcción de puentes, en comparación con Francia, a pesar de su jornada laboral de treinta y cinco horas, y Japón, a pesar de sus restricciones espaciales extremas.

Luttwak calcula que habrá dieciséis años de administración. Sostiene que ya existe un comité de reelección del presidente y que está trabajando muy duro para lograrlo. Paralelamente, está capacitando a su hija Ivanka Trump como aprendiz dentro de la Casa Blanca. De acuerdo a las fuentes del analista, pretende ser la primera presidenta de Estados Unidos.

Mamela Fiallo Mamela Fiallo

Mamela Fiallo Flor traduce al inglés en el PanAm Post. Es profesora universitaria, traductora, intérprete y cofundadora del Partido Libertario Cubano - José Martí e integrante del Área de Estudios Políticos de la Fundación LIBRE.