Virales

Newsletter

Auge de clubes comunistas en colegios de EE. UU. evidencia falencias educativas, afirma historiador

Por: Mamela Fiallo - Ago 2, 2017, 5:11 pm
Mientras en los países que padecieron demuelen las estatuas de los tiranos, en EE.UU. crece el apoyo al marxismo entre los jóvenes. (Twitter)
Mientras los países que padecieron el socialismo demuelen las estatuas de Lenin, en EE.UU. crece el apoyo al marxismo entre los jóvenes. (Twitter)

El editor del portal digital Intellectual Takeout, Jon Miltimore, a su vez máster en historia, entrevistó a un grupo de padres que denuncian cómo colegios estatales en EE.UU. permiten el auge de clubes comunistas en sus instalaciones. Esto a su vez expone la calidad de los contenidos en los estudios, sobre todo de historia y cívica.

Para consultar al respecto, el autor se asesoró con Harvey Klehr, profesor de política e historia en la Universidad de Emory de EE.UU. Cuando el profesor aun era estudiante, la guerra de Vietnam estaba en marcha. Esto motivó sus investigaciones. Pues, ante el rechazo por las acciones militares de su propio gobierno, cada vez más jóvenes creían encontrar una alternativa viable en el comunismo. Sin tomar en cuenta que ambos bandos podían estar equivocados. Recordemos que sucedió en plena Guerra Fría, cuando EE.UU. y la Unión Soviética no se enfrentaban entre sí, sino a través de sus aliados, como era el caso de Vietnam, donde EE.UU. luchaba en el norte contra las guerrillas financiadas y entrenadas por el socialismo soviético y el comunismo chino en el sur.

Las investigaciones de Klehr le llevaron a analizar distintos periodos. Sostiene que: “El comunismo en su apogeo en 1939 tenía menos de 100.000 miembros. Podría haber habido diez o quince mil en los movimientos juveniles. Eso no es exactamente un movimiento de masas en una nación del tamaño de Estados Unidos ”

En cuanto a la distribución del movimiento dentro del país, destaca que tiene sentido que brote en el distrito escolar de la afluente Minnesota. Pues ahí nació Gus Hall (1910-2000), el ex presidente del Partido Comunista que  se postuló cuatro veces como presidente de los Estados Unidos como candidato de su partido, culminando en 1976 con 58.709 votos (0.07 por ciento del total).Pero Minnesota no es el único lugar donde los clubes juveniles comunistas están surgiendo.

Varios clubes comunistas se crearon en los sistemas de educación secundaria en todo el país en los últimos años, la evidencia sugiere, en lugares tan geográficamente diversos como Norman, Oklahoma; Santa Clara, California; Y Stevensville, Michigan. Funcionarios de Norman High School en Oklahoma declinaron confirmar o negar la existencia de un club estudiantil comunista. Sin embargo, una cuenta de Twitter (presumiblemente creada por un estudiante) afirma que los jóvenes marxistas del NHS “se reúnen todos los jueves en la sala 103.” De acuerdo a la última publicación, el grupo pasará a llamarse “estudiantes contra el odio”.Un grupo de jóvenes marxistas también aparece en la página de Wikipedia de la escuela.

Funcionarios de la Escuela Secundaria Santa Clara en California y Lakeshore High School en Michigan no devolvieron mensajes telefónicos pidiendo detalles sobre los clubes comunistas supuestamente inaugurados en sus escuelas. Pero las redes sociales sugieren que los clubes comunistas se formaron recientemente en estas escuelas. Los padres que hablaron con Intellectual Takeout bajo la condición de anonimato expresaron frustración de que las escuelas facilitarían la formación de clubes estudiantiles alrededor de una ideología que ha matado a más de 100 millones de personas. El autor plantea que una posible razón por la que las escuelas y los estudiantes podrían estar inclinados a formar o permitir tales grupos es que los estadounidenses -en particular de esta generación- ignoran en gran medida la sangrienta historia del comunismo.

En cuanto al impacto de la educación -o la falta de- sobre el auge de estos grupos se ve evidenciado en un reciente estudio de YouGov, una empresa internacional de investigación de mercado basada en Internet, con sede en el Reino Unido, con operaciones en Europa, América del Norte, Oriente Medio y Asia-Pacífico, donde muestran que sólo el 33% de los jóvenes entre 18 y 29 años están familiarizados con Lenin, y un cuarto de ellos lo ven favorablemente. La misma encuesta encontró que un tercio de los jóvenes cree que el gobierno de George W. Bush mató a más personas que el régimen de Stalin. Estos reportes fueron publicados por la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo, a través de su Informe anual sobre las actitudes estadounidenses hacia el socialismo, donde mostraron cómo el precandidato presidencial por el partido demócrata, Bernie Sanders, generó un cambio de paradigma entre los jóvenes de EE.UU. Lo llaman el “Bernie Bounce”, es decir el efecto rebote que generó.

Entre los efectos de este retroceso histórico destacan las siguientes cifras:

· Casi 7 de cada 10 (68%) de los estadounidenses y casi 6 de cada 10 (59%) de la Generación Z (de 16 a 20 años) creen falsamente que más personas fueron asesinadas bajo Hitler que Stalin;

· Una gran mayoría (75%) subestima el número de muertos por los regímenes comunistas (más de 100 millones);

· Muchos millennials no están familiarizados con los líderes comunistas – Mao: 42%; Guevara: 40%; Stalin: 18%; Lenin: 33%; Putin 18%

· De los millennials familiarizados con Vladimir Lenin, el 25% tiene una opinión favorable de él

Los estadounidenses más jóvenes tienen puntos de vista claramente diferentes del comunismo y el socialismo que los estadounidenses mayores:

· Aproximadamente la mitad de los millennials (55%) cree que el comunismo era y todavía es un problema – comparado con 80% de Baby Boomers y 91% de americanos mayores;

· Mientras que el 57% de todos los estadounidenses tienen una visión “muy desfavorable” del comunismo, esa opinión es compartida por sólo el 37% de los milenios y el 38% de la generación Z;

· El 64% de los estadounidenses está de acuerdo con la clásica declaración de Karl Marx que subraya la filosofía marxista: “de cada uno de acuerdo a sus capacidades, a cada uno según sus necesidades”;

· Casi la mitad de la Generación Z (45%) dice que votaría por un socialista; 1 de cada 5 (21%) dice que votaría por un comunista;

El vuelco contra el capitalismo – el “Rebote de Bernie Sanders”:

· 4 de cada 10 estadounidenses llaman a un “cambio completo” del sistema económico de Estados Unidos para asegurar que los mayores asalariados paguen su “parte justa”;

· El 64% de los estadounidenses de edad avanzada (65+ años) tenía una visión favorable del capitalismo, frente al 42% de los jóvenes;

· Los estadounidenses más jóvenes son mucho menos propensos a estar de acuerdo con las ideas del capitalista Milton Friedman (Gen Z: 55%, los milenios: 58%) que Bernie Sanders (Gen Z: 71%, millennials: 71%).

 

De acuerdo a Marion Smith, el director ejecutivo de la Fundación para la Memoria de las Víctimas del Comunismo: “Este informe revela claramente la necesidad de educar a nuestra juventud sobre las peligrosas implicaciones de los ideales socialistas. Seguiremos trabajando con los educadores para construir el plan de estudios para abordar esta importante necesidad”.

Agrega el historiador Klehr: “Esta generación esencialmente no tiene experiencia personal con sociedades comunistas o socialistas. No es ninguna sorpresa que tengan poca comprensión de lo que son estas sociedades socialistas al considerar nuestro fracaso en enseñar su historia. Creo que la mayoría de la gente tiene una idea de lo horrible que eran el fascismo y el nazismo. No creo que tengan una idea de lo horrible que era el comunismo, y eso es una verdadera tragedia”.

Tal ignorancia podría explicar por qué las escuelas y los estudiantes condenarían una ideología que mató a millones de personas mientras abraza a otra. Por ello el autor de la nota,  Miltimore sostiene que las publicaciones en redes sociales de varias cuentas muestran relativamente poco énfasis en las cuestiones económicas. El género y la raza son los temas principales, lo que sugiere que el marxismo tradicional puede haber dado paso al marxismo cultural. Por ello su repudio es hacia una corriente del socialismo que atacó abiertamente a un grupo en base a su étnia, como fue en el caso del nazismo, y no hacia el socialismo soviético.

Sería inimaginable que haya clubes nacionalsocialistas, mejor conocidos como Nazis o bien hoy en día neonazis. La abreviación del término oculta su naturaleza. Fue el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. Masivamente se desconoce el elemento socialista del movimiento, solo sus horrores. No sucede lo mismo con el socialismo internacionalista. Por ejemplo, del Holodomor casi no se habla ni se conoce. Significa hambre artificial. Sucedió en 1932 cuando el régimen soviético dio la orden de expropiar la producción de Ucrania occidental. Los agricultores ucranianos se negaron a entregar sus tierras y a cambio se les condenó a morir de hambre. Tenían que producir, pero no consumir. Cosechaban bajo vigilancia. Quien comía la cosecha era fusilado. Quien desobedecía, era enviado en tren a campos de labor forzado en Siberia. Entre los congelados, muertos por cansancio e inanición, estima que 7 millones perdieron su vida.

Existen muchos horrores y excesos para ejemplificar el fracaso el socialismo, tanto del internacionalista como el nacionalista. Pese a que muchos de sus defensores sostienen que lo sucedido en la Unión Soviética “no fue el verdadero socialismo”. Pero el Holodomor muestra que lo que falló no fue la puesta en práctica sino la teoría. Pues el socialismo exige que los medios de producción estén a cargo del Estado y así fue. También promueve la distribución de recursos. Eso sucedió. Lo que muchos de estos jóvenes no ven o desconocen es que quien ha trabajado por lo que tiene lo defenderá y no es rol del Estado decidir a quién le pertenece y mucho menos arrebatarlo por la fuerza. Y su sistema educativo -avalado e impartido por el Estado- se ha encargado de que no se entere.

 

 

Mamela Fiallo Mamela Fiallo

Mamela Fiallo Flor traduce al inglés en el PanAm Post. Es profesora universitaria, traductora, intérprete y cofundadora del Partido Libertario Cubano - José Martí e integrante del Área de Estudios Políticos de la Fundación LIBRE.