Obama ocultó información sobre Osama bin Laden para ser reelegido, según reportaje

122
(FotoMontaje)
Informe de la CIA revela acuerdos entre Al Qaeda e Irán e incluso un video de la boda del hijo de Osama filmado en una mezquita de Irán. (FotoMontaje)

Desde que la CIA reveló información en torno al asesinato del ex-presidente Kennedy se desató un efecto dominó. Salió a la luz información de todo tipo que compromete a múltiples actores de la escena política. Entre ellos, el miércoles pasado, el director de la CIA, Mike Pompeo, anunció el lanzamiento de “casi 470,000 archivos adicionales” del ataque de Abbottabad, donde fue presuntamente derrotado Osama bin Laden y consigo Al Qaeda. La cercanía a las elecciones levanta la sospecha que cerca de millón de documentos fueron ocultados con el fin de facilitar la reelección de Obama.

El 1 de noviembre de 2012, cinco días antes de las elecciones, Obama dijo: “Gracias al servicio y sacrificio de nuestros valientes hombres y mujeres uniformados, la guerra en Iraq ha terminado. La guerra en Afganistán se está acabando. Al Qaeda ha sido diezmada. Osama bin Laden está muerto”.

Señala el periodista Stephen Hayes que “el presidente pregonó la inminente desaparición de Al Qaeda más de dos docenas de veces entre esos ataques y el día de las elecciones”.

Es decir, resalta cómo Obama se valió del suceso para afianzar su discurso. Además de periodista, Hayes es autor de varios libros, siendo el más vinculado al tema: La conexión: cómo la colaboración de Al Qaeda con Saddam Hussein ha puesto en peligro e EE.UU. Su fuente principal fue un informe filtrado que envió el sub-secretario de defensa al Congreso.

De la misma manera, basándose en la documentación publicada por la CIA, vincula no solo el discurso sino el triunfo de Obama al uso y encubrimiento de información concerniente a Osama bin Laden y Al Qaeda. Declara que recién un día antes de terminar el gobierno de Obama se revelaron 49 documentos adicionales, elevando el número total de documentos a 571. O sea, 469429 menos de los que fueron revelados la semana pasada.

Al respecto Hayes dice: “En el penúltimo día de la administración Obama, menos de 24 horas antes de que el presidente abandonara la Casa Blanca, el Director de Inteligencia Nacional, James Clapper, emitió un comunicado de prensa destinado a poner fin a lo que había sido un problema molesto para su oficina. “Cerrar el libro sobre Bin Laden: la comunidad de inteligencia publica los documentos finales de Abbottabad”, anunció la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI).

El anuncio decía: “Hoy marca el final de un esfuerzo de dos años y medio para desclasificar varios cientos de documentos recuperados en la redada en Abbottabad, Pakistán, donde habitaba Osama bin Laden, en mayo de 2011”.

No obstante, Hayes resalta que el 2 de mayo el asesor de seguridad nacional del presidente Obama, Tom Donilon, describió a la información traída desde Pakistán por los SEAL y los agentes de la CIA lo suficientemente extensa como para llenar una “pequeña biblioteca universitaria”. Asimismo, el 7 de mayo, en el Pentágono, un alto funcionario de inteligencia militar dijo ante reporteros que: “Como resultado de la redada, hemos adquirido la colección más grande de materiales terroristas sénior alguna vez”.

El periodista llama a esta situación una “politización de la inteligencia”.

Detalla que:

En la primavera de 2012, con las primarias presidenciales republicanas llegando a su fin y poco antes del primer aniversario de la incursión exitosa en el complejo de Bin Laden, el Consejo de Seguridad Nacional de Obama seleccionó 17 documentos para ser entregados al Centro de Lucha contra el Terrorismo en West Point (academia militar) para ser analizados. (El NSC de Obama retrasaría más tarde dos de esos documentos. Uno de ellos, al exponer los lazos profundos entre los talibanes afganos y la dirección de Al Qaeda, complicaría los esfuerzos del gobierno de Obama para iniciar negociaciones con los talibanes, según una explicación del NSC Doug Lute ofrecido a West Point.)

Los documentos de West Point fueron compartidos con periodistas amigos de Obama. Su conclusión fue la única posible, dados los documentos que se les proporcionaron: en el momento de su muerte, Osama bin Laden estaba frustrado y aislado, un líder relativamente impotente de una organización moribunda. En el verano y otoño de 2012, Obama usaría este tema como el principal argumento de seguridad nacional para su reelección: Al Qaeda alternativamente estaba “en fuga” o “diezmado” o “en camino a la derrota”.

Hayes destaca cómo los documentos muestran una relación mucho más estrecha entre Al Qaeda e Irán de lo que se había supuesto hasta ahora. Además, menciona cómo en su segundo mandato, Obama se centró en llegar a un acuerdo con el gobierno iraní.

En cierto modo, Barack Obama quería lo que Al Qaeda ya tenía: una asociación mutuamente beneficiosa con Teherán. Revelar al pueblo estadounidense la verdad sobre la relación de trabajo de Osama bin Laden con el gobierno iraní podría haber socavado fatalmente esa búsqueda diplomática, así como la vitalidad de Al Qaeda, ampliamente atestiguada en los documentos de Bin Laden, habría contradicho las orgullosas afirmaciones de Obama en 2012, Al Qaeda estaba “huyendo”. Así que Obama, con la cooperación entusiasta de algunos en la comunidad de inteligencia, enfrascó los documentos de bin Laden y tomó ventaja del tiempo que le quedaba.

 

Pese al ataque en mortal en Benghazi, perpetrado apenas dos meses antes de las elecciones, llevado a cabo por grupos yihadistas con amplios vínculos con Al Qaeda, Obama no cambió su discurso. A partir del ataque hasta el día de las elecciones, mencionó más de dos docenas de veces la inmimente desaparición de Al Qaeda.

Sin embargo, hay un informe de 19 páginas sobre la relación de Al Qaeda con Irán -dentro de los 470.000 documentos publicados recientemente por la CIA- donde el régimen iraní hace referencia a Al Qaeda como “hermanos sauditas”, ofreciendo darles “todo lo que necesitaban”. Esto incluía refugio seguro en Irán, facilitación de viajes para altos agentes de Al Qaeda y “dinero, armas” y “entrenamiento”. en los campos de Hezbollah en el Líbano, a cambio de golpear los intereses estadounidenses en Arabia Saudita y el Golfo “.

Por último, la documentación incluía un video de la boda de Hamza bin Laden, el hijo de Osama y una prominente voz de Al Qaeda hoy. Junto al novio aparecen varias otras figuras importantes de Al Qaeda que celebran su matrimonio en una mezquita no identificada. La que sí fue identificada es la procedencia: Irán.

Fuente: Weekly Standard, Daily Wire

Comentarios