Rand Paul da una lección sobre conservadurismo

El senador republicano Rand Paul prefirió que cierre el gobierno antes que traicionar sus principios.

250

Rand Paul dem rep

Esta mañana el presidente Trump firmó un proyecto de ley que puso fin al segundo cierre de su gobierno este año. En vista que el debate para aprobar esta normativa en el Senado -que busca ampliar el gasto público- se extendió pasada la medianoche, el Gobierno se detuvo. La ley propuesta por el partido republicano encontró mayor resistencia por parte de uno de los suyos.

Lea más: Rand Paul y otros tres senadores republicanos ponen en jaque reforma de salud de Trump

Según reporta CNN: “El gobierno federal cerró, brevemente, por segunda vez en menos de un mes durante la noche; después de que el senador republicano por Kentucky, Rand Paul impidió que el acuerdo fuera aprobado el jueves”.

Fue tal la hostilidad hacia el senador por su persistencia que cuando el gobierno se cerró, tanto personajes de la farándula como compañeros de partido y colegas solicitaron agresiones físicas en su contra.

Dado que meses atrás Paul fue agredido por un vecino, que le rompió seis costillas y le causó severos problemas respiratorios, invocaron al agresor.

 

Entre otros, el representante republicano por el estado de Pennsylvania dijo: “Es fácil entender” por qué el vecino de Rand Paul estaba tan molesto”. Pero la más prominente fue la actriz Bette Midler que dijo: “¿Dónde está el vecino de Rand Paul cuando le necesitamos?”.

Lea más: Sigue misterio sobre ataque que dejó a senador estadounidense con seis costillas rotas

Cabe mencionar que el ataque que justifican y solicitan sus detractores, hizo que el senador sufra dolores severos durante semanas cada vez que respiraba, ya que la agresión le llenó los pulmones de líquido.

La intransigencia del senador, que se considera a sí mismo un “conservatario”, un libertario conservador, o bien un republicano constitucionalista, surge del hecho que sostiene que debe haber un límite al gasto estatal -basado precisamente en la Constitución que establece las medidas necesarias para impedir que el poder y la injerencia del Gobierno sean limitados- y como tal, exigía la inclusión de una enmienda en el proyecto de ley que determine un límite en el gasto o, que al menos, esté abierto a debate.

Lea más: Rand Paul, el senador republicano que inclina la balanza hacia reformas libertarias

Pero no tuvo respaldo suficiente. El Senado aprobó la medida con 71 votos a favor y 28 en contra. Luego la Cámara Baja del Congreso de los EE.UU. votó 240-186. Era necesario el respaldo de los representantes demócratas para la aprobación del proyecto de ley 73 miembros demócratas votaron a favor, mientras 67 republicanos de la Cámara votaron en contra del plan.

El propio Trump dijo a través de Twitter que los republicanos se vieron “obligados a aumentar el gasto” para atraer los votos demócratas.

Paralelamente, llamó una “gran victoria” al proyecto de ley que otorga al Pentágono $ 165 mil millones adicionales para el ejército de Estados Unidos.

Desde el Senado, y a través de la red social Twitter, el senador republicano Rand Paul, criticó al partido de Gobierno, al cual pertenece, no solo por su práctica sino por su ética. Ya que proponen contraer más deuda de la ya existente y además, contradicen lo que implica ser conservador.

Increpa: “¿Debemos ser conservadores todo el tiempo o solo cuando somos parte de la minoría? Ahora algunos dirán “debemos gobernar”. Mi pregunta sobre gobernar es, ¿gobernar significa abandonar tus principios?

Pues el conservadurismo fiscal aboga por reducir el gasto del gobierno. A su vez, considera primordial equilibrar el presupuesto y, como tal, bajar el  déficit, que sería imposible contrayendo deuda. Asimismo, impulsa el libre comercio, la desregulación de la economía y bajar impuestos.

Por ello, en el 2009, cuando los demócratas estaban en el poder, fueron los republicanos quienes votaron casi unánimemente contra reformas que exigían mayor presupuesto.

Incluso en el 2011, luego de un enfrentamiento fiscal entre Obama y los líderes del Congreso republicanos, que exigieron austeridad de gasto, se establecieron los límites de gasto.

Ahora, según el acuerdo actual, hasta el 2019, los límites de gastos existentes se elevarían en un total de $ 296 mil millones.

Paul sostiene que adoptar una postura conservadora fiscal no depende de quién esté en el poder, es cuestión de coherencia. Pero ahora los desacuerdos entre ambos partidos llevaron al Gobierno a un cierre este año y con el fin de evitar otro (que Paul finalmente fomentó) ambas partes cedieron.

Aunque dijo que EE.UU. tiene demasiadas guerras, con gastos excesivos como “Afganistán que cuesta USD $50 mil millones por año”, insiste que no está en desacuerdo con tener una defensa nacional fuerte. Cree que es lo más importante que debe hacer un gobierno federal. Sin embargo, plantea la inquietud si una deuda de USD $ 20 trillones logra que EE.UU. sea un país más fuerte o más débil.

Lea más: Rand Paul exige que Trump pida autorización del Congreso para acción militar en Siria

El acuerdo incluye USD $ 160 mil millones adicionales en fondos desbloqueados para las operaciones militares en el extranjero y del Departamento de Estado, en continuación de los operativos vigentes desde los ataques terroristas de 2001. Y alrededor de USD $ 90 mil millones más para ayuda para las víctimas de los recientes huracanes e incendios forestales. Las disposiciones fiscales agregarían otros $ 17 mil millones al costo del proyecto de ley.

El proyecto de ley también incluye una disposición que suspende el límite de la deuda federal hasta el 1 de marzo del próximo año, después de las elecciones de mitad de período de noviembre. Algo que Paul intentaba impedir a toda costa.

Ya que el dinero que está en juego no es suyo, sino que mayormente se extrae de los impuestos de los ciudadanos de los EE. UU. que eligen a sus representantes para defender sus intereses y asume esa responsabilidad.

Lo más polémico que dijo al respecto, en una reciente entrevista fue: “Creemos que cuando los demócratas están a cargo, los republicanos son el partido conservador. El problema es cuando los republicanos están a cargo, no hay un partido conservador”.

Esto nos lleva a la reflexión respecto a cómo se debe gobernar y qué acuerdos son necesarios para conciliar. Para Rand, un acuerdo que implica traicionar los principios es inverosímil; así implique que cierre el gobierno, como sucedió.

Comentarios