Presidente ecuatoriano anuncia ultimátum contra las FARC

Moreno esperó 18 días y el anuncio del presunto asesinato de los secuestrados para emitir un ultimátum.

256
El presidente ecuatoriano dio un ultimátum de 12 horas a la guerrilla que secuestró a tres periodistas ecuatorianos. (Fotomontaje de PanAm Post)

La noche del jueves 12 de abril el presidente ecuatoriano Lenin Moreno emitió un ultimátum de 12 horas a las disidencias de las FARC, luego de que diferentes medios de comunicación recibieran fotos del presunto asesinato de tres ecuatorianos secuestrados.

Se trata del secuestro de un periodista (Javier Ortega), un fotógrafo (Paúl Rivas) y un conductor (Efraín Segarra) del Diario El Comercio de Ecuador en la frontera con Colombia por parte del Frente Oliver Sinisterra de esta guerrilla.

Moreno volvió de Lima el jueves, el mismo día que viajó hacia la Cumbre de las Américas, con el fin de ponerse al frente de la situación. Desde el aeropuerto en Quito, en una rueda de prensa, dijo:

“Doy un plazo de 12 horas a estos narcos para que nos entreguen la prueba de existencia de nuestros compatriotas, caso contrario iremos con toda la contundencia sin contemplaciones para sancionar a estos violadores de todos los derechos humanos y de todos los principios del humanismo y la solidaridad”.

“No podemos dejar que ellos nos impongan sus reglas. Vamos a darles lucha y en el escenario y campo que ellos han escogido y los vamos a derrotar”, agregó.

Mientras tanto, la indignación de los ecuatorianos se manifiesta en las calles y redes sociales, pues, aluden que la respuesta debió ser inmediata y que incluso él mismo debió ir personalmente a la frontera.

Sin embargo, el presidente Moreno esperó 18 días para anunciar, ni siquiera tomar, acciones. Él mismo afirmó que “hemos sido tolerantes en el extremo” y que “estaba dispuesto a todos los sacrificios para que regresen con vida, pero no va más”.

No obstante, no es un accionar unilateral, ya que la agrupación guerrillera está compuesta de disidentes en las FARC que son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Por ello, los familiares de los secuestrados fueron a Lima, a la Cumbre de las Américas, con el propósito de hablar personalmente con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y exigir que tome las medidas necesarias para liberar a los periodistas.

Todavía no lograron dicha audiencia con el mandatario colombiano. Hasta el momento se han reunido con el relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la prensa internacional les ha abierto sus micrófonos, que han aprovechado para exigir el accionar de ambos gobiernos.

En un video emitido poco después del secuestro, los periodistas piden —por exigencia de los guerrilleros— que el Gobierno ecuatoriano anule el acuerdo de cooperación contra el terrorismo que tiene con el Gobierno colombiano.

Días después, por medio de una carta, presuntamente firmada por las disidencias de las FARC, se confesó haber asesinado a los ecuatorianos secuestrados el martes 10 de abril.

En la carta, las fuerzas guerrilleras culparon al ejército colombiano de no haber cumplido con los acuerdos de paz y, por tanto, haber provocado que la guerrilla tenga que accionar de esa manera.

Por su parte, respecto al ultimátum de Moreno, el alcalde de Guayaquil, Ecuador, Jaime Nebot, dijo que “nuestro país no puede ser presa del terrorismo”. Afirmó que “la dignidad y la paz no tienen sustituto y ningún esfuerzo debe escatimarse para mantenerlas. Nuestro país no puede ser presa del terrorismo”. Y enfatizó en que “los Organismos Internacionales deben demostrar que sirven para algo”.

Mientras tanto, el ultimátum de 12 horas que el presidente Moreno le puso a las disidencias de las FARC llega a su fin en breve. Estaremos expectantes y emitiremos los avances correspondientes.

Comentarios