“Hay que tumbarlo”: destituyen a fiscal General de Ecuador

Abogado explica que en el Ecuador los funcionarios públicos no se defienden de las acusaciones presentando pruebas de descargo sino acusando a su vez a sus acusadores

316

 

El caso de megacorrupción de los contratos estatales de la constructora brasilera Odebrecht que ha ocasionado incluso la destitución de presidentes en América Latina, incluyendo el vicepresidente de Ecuador, ahora abre un nuevo capítulo en ese país sudamericano. Esta vez el protagonista es el Fiscal General, Carlos Baca.

La noche del jueves 26 de abril, el ahora exfiscal Baca fue censurado y destituido con 128 votos y 3 abstenciones.

En su defensa, Baca dijo “todo esto (el juicio) es por meterme con el hombre más poderoso del país“. Se refería al excontralor Carlos Pólit, pues acusa ser víctima de un complot.

Para conocer mejor el panorama actual, entrevistamos al abogado guayaquileño Mario De Freitas, que trabaja en libre ejercicio.

¿Cuál es la situación actual con el Fiscal General?

El motivo del juicio político es la difusión de un audio en una rueda de prensa, de una conversación entre el ex contralor Polit y el asambleísta Serrano, donde supuestamente ellos, entre otras cosas, dicen que “hay que tumbarlo”, refiriéndose a Baca. A criterio de los asambleístas interpelantes, se cometió un delito contra la “intimidad” al difundir públicamente ese audio, no seguir el procedimiento correspondiente y ese fue el motivo del juicio político.

¿Qué se sabe hasta ahora del excontralor Pólit?

Lo único cierto que se sabe es que él ex contralor Carlos Polit se encuentra en los Estados Unidos. En el país está acusado de varios delitos, como enriquecimiento ilícito, asociación ilícita y concusión. No se sabe si el ex contralor tiene pensado volver, pero cuando ha sido entrevistado por medios de prensa internacionales, ha defendido su inocencia y a su vez ha hecho acusaciones contra Baca por los casos del 30S (el supuesto golpe de Estado contra Correa) y Obebrecht, es decir, que en el Ecuador los funcionarios públicos no se defienden de las acusaciones presentando pruebas de descargo sino acusando a su vez a sus acusadores. Un caos.

¿Cuál es la situación actual de José Serrano? ¿Qué nos podría decir de su gestión durante el gobierno de Correa y su participación en las últimas elecciones presidenciales?

José Serrano actualmente es un asambleísta más del partido de gobierno Alianza País (el partido de gobierno), ya que fue destituido del cargo que ostentaba que era, de presidente de la Asamblea, debido precisamente al audio difundido por Baca. Serrano podría considerase un actor político importante, muy cercano e influyente durante el gobierno de Correa, sobre todo en su gestión como Ministro del Interior, cargo equiparable a lo que en otros lados se conoce como Ministro de Gobierno. Fue un político muy influyente con bastante presencia mediática y considerado fiel al ex presidente, motivo por el cual renunció a su puesto de Ministro para encabezar las listas de asambleístas y luego fue elegido presidente de la misma. Así AP se aseguraba, en teoría, la presidencia con Moreno y la Asamblea con Serrano. Los otros tres “poderes” estaban desde hace tiempo en manos de ellos y al no ser de elección popular, no había peligro que los pierdan.

¿Qué panorama le deja esto a la gestión de Moreno, qué retos implica?

No se puede negar que ha habido ciertas mejoras en el gobierno de Moreno sobre todo a lo que tiene que ver con la libertad de expresión y la de prensa, sin embargo esto es engañoso y puede ser cosmético ya que, siguen existiendo tanto la ley de comunicación como los organismos estatales, y mecanismos legales y administrativos que se encargaron de la persecución y la censura en los últimos 10 años, por lo que no dudo que estos puedan ser activados en cualquier momento. En lo económico el panorama si es desalentador, ya que la política económica y comercial NO ha cambiado. Continúan existiendo el intervencionismo estatal en la economía, la falta de apertura comercial (hace poco se anunciaron nuevos aranceles), gasto público desmedido, carga tributaria altísima, burocracia gigantesca e incontrolable, etc. Así que el futuro no se ve nada alentador.

¿Qué nos muestra esta situación de lo que fue el gobierno de Correa y cómo afectó la institucionalidad del país?

El gobierno anterior basó todas sus acciones en la Constitución de Montecristi, donde se construyó un modelo de estado totalitario y planificador, organismos de control que no controlaban y en cambio se encargaban de vigilar y perseguir a los ciudadanos. Donde la libertad individual y otros derechos fundamentales desaparecieron o pasaron a estar totalmente supeditados a los fines y deseos estatales, y lo más perverso aún, se crearon los mecanismo administrativos y un aparataje legal para que esto suceda. No se hizo nada para crear instituciones sólidas y durables encargadas de velar por la vida, la propiedad y la libertad de las personas. Sin eso, sin institucionalidad, sin verdadera separación e independencia de los poderes públicos, no hay proyecto político que aguante y se termina desmoronando como ya vemos que está ocurriendo.

¿Qué podría hacer el actual presidente para mejorar la viabilidad de la separación de poderes?

Podría hacer mucho pero no creo ni espero que haga nada. Para eso debería entender cuales son las funciones legitimas de un estado y cuales los límites del poder. El hecho de que no se haya emprendido ninguna acción para terminar con el perverso proyecto político que consagra la constitución de Montecristi, nos dice que el presidente se siente muy cómodo gobernando bajo esos parámetros. Así que no, mientras los apóstoles del totalitarismo y los profetas del socialismo del siglo 21 sigan en el poder, no veo la luz al final del túnel.

 

Comentarios