Alegando igualdad, la ONU emprende una campaña sexista

ONU Mujeres exige igualdad mientras visibiliza que 19% de las víctimas fatales en la prensa son mujeres y oculta que el 81% que son varones

556
ONU Mujeres publica índices donde los hombres son las mayores víctimas númericas y ni siquiera los menciona. (FotoMontaje de PanAm Post)

Dentro de la polémica que despierta la Organización de las Naciones Unidas y el uso que da a los fondos sustraídos de impuestos ciudadanos, existe una particularmente contradictoria. ONU Mujeres alega bregar por la “igualdad de género”, no obstante se enfoca solo en uno de ellos y no ofrece una entidad equivalente a su contraparte. Por ello, sin reparos, el Día Mundial de la Libertad de Prensa emitió un comunicado resaltando que el 19% de las víctimas fatales en la prensa eran mujeres; ignorando por completo que la mayoría de las víctimas, el 81%, son varones.

Desde el nombre de la organización, indica su sesgo: ONU Mujeres. El sitio oficial indica que “es la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”. Es decir, aunque pregona la igualdad solo se enfoca en un género.

Libertad de prensa significa poder informar la verdad. Está responsabilizando a aquellos en el poder. De eso dependemos en nuestro trabajo hacia un mundo con igualdad de género. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y todos los días, apoyamos a todos los periodistas que exponen los sistemas que perpetúan la desigualdad y pedimos su protección”, indica el mensaje de ONU Mujeres en redes sociales.

En efecto, libertad de prensa significa poder informar la verdad. Por ello, quienes ejercemos la profesión pedimos objetividad en la información. Como tal, rechazamos la indolencia por parte de un organismo que vuelve invisible a quienes arriesgan sus vidas por informar por una arbitrariedad que ellos mismos no eligieron, como es su sexo.

Respecto a “aquellos en el poder”, ¿quién tiene más poder que la ONU? Responsabilizamos entonces a aquellos en el poder a asumir las contradicciones, no solo lógicas sino éticas, que promueven con sus dependencias que se alimentan de nuestra producción. ¿Qué clase de igualdad se logra cuando hay vidas que tienen más visibilidad y por tanto, más valor que otras?

Si en realidad apoyan a los periodistas que exponen sistemas que perpetúan la igualdad, invocamos entonces dicho respaldo. Pues, les exponemos a ustedes, señores de la ONU, en particular a ONU Mujeres que, con todo el poder que tienen, están pregonando la desechabilidad masculina.

Lo que resulta más desconcertante de la publicación es que promueva la igualdad con un índice donde las mujeres son minoría. ¿Será más conveniente que para que “haya justicia” haya tantas mujeres asesinadas ejerciendo la profesión periodística como varones? ¿Lo justo sería 50/50?

Por último, pide la protección de los periodistas, mientras oculta a las mayoría de las víctimas fatales y expone a la minoría pidiendo igualdad. ¿Qué mensaje le transmite eso a los asesinos? ¿Qué para ser progresistas de avanzada deben matar más mujeres periodistas y así lograr la igualdad en este índice?

Y no se limita a este enunciado. En la versión de la página en castellano, ONU Mujeres anuncia que 1 de cada 4 noticias reporta sobre mujeres. O sea, hicieron un reclamo por mayor visibilidad en los medios. Sin tomar en cuenta por qué aparecen más hombres en las noticias.

Porcentualmente, los hombres son la mayor cantidad de víctimas de accidentes, suicidios y homicidios, lo cual causa visibilidad en los medios.

Es decir, lejos de explorar los motivos de ciertas desigualdades, se presume que es por un supuesto prejuicio y lo que hacen estos organismos paraestatales es justificar sus fondos en campañas inútiles.

Solo en España, de todos los accidentes laborales,  el 67% los sufrieron los hombres y 33% las mujeres. Eso refiere a accidentes leves, los graves los padecieron el 80% los hombres frente a 20% de mujeres. Mientras que de los 618 accidentes mortales en 2017, el 91% (562 fallecimientos) corresponden a varones y sólo el 9% (56 decesos) a mujeres. Es decir, nueve de cada diez accidentes de trabajo mortales tienen como víctimas a hombres.

Este índice se repite a escala mundial, mucho más en zonas de guerra, donde los combatientes y por tanto las víctimas fatales son mayormente hombres, otro de los tantos motivos por los cuales hay un predominio de presencia masculina en las noticias.

Pero lo más contradictorio es que precisamente es la población masculina quien mayoritariamente financia campañas en su detrimento. Dentro de la dinámica de la “brecha de género”, rara vez se toma en cuenta que la mayor producción económica y por tanto recaudación impositiva por parte de cada Estado, quien a su vez financia la ONU, viene de bolsillos de hombres. Fenómeno que recibe seguimiento por parte de los países que más aportan.

De acuerdo al Servicio Británico de Impuestos y Aduanas, por ejemplo, de las 151,6 mil millones de libras esterlinas recaudadas en ingresos tributarios, £ 108.0 mil millones (71.2%) fueron pagados en el 2011 por hombres, mientras que las mujeres pagaron solo £ 43.6 mil millones (28.8%). La brecha de género del impuesto a la renta ese año fue £ 64.4 mil millones. Desde entonces, va en aumento y ha sido seguido por asociaciones denominadas “por la justicia de hombres, niños y las mujeres que los aman”.

Hacemos eco entonces del llamado de ONU Mujeres y exponemos a este sistema  que no solo perpetúa la desigualdad, sino que desmerece la vida de las personas de acuerdo a su sexo, propiciando así sexismo mientras alega promover igualdad.

Comentarios