Cuba: detenido para expropiar su tierra hospitalizado por huelga de hambre

Campaña para exigir la liberación de un ambientalista cubano logra simpatizantes internacionales, incluso el Secretario General de la OEA Luis Almagro

381
Ariel Ruiz Urquiola hospitalizado durante una huelga de hambre que hizo para exigir medicamentos para su hermana con cáncer. (Lía Villares)

Luego de una semana en huelga de hambre, Ariel Ruiz Urquiola -denominado preso de consciencia por Amnistía Internacional– provocó solidaridad en todo el continente, incluso el Secretario General  de la OEA, Luis Almagro.

Campañas internacionales exigen su liberación inmediata, ya que no ha cometido ningún delito y como protesta, Ruiz Urquiola anuncia que prefiere morir que estar preso injustamente.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Ya que durante su reclusión fue pateado estando mientras tenía ambas manos amarradas. Y además, fue advertido que no saldrá vivo de la prisión.

Ariel es doctor en ciencias. Ha dedicado toda su vida a la conservación ambiental y su conocimiento en biología permitió prolongar la vida de su hermana, que padece cáncer mamario, 10 años más que los pronósticos que el sistema de salud estatal.

En el 2016 ya había hecho una huelga de hambre para exigir que el sistema de salud cubano entregue a su hermana, -profesora universitaria y por tanto empleada estatal-, un medicamento que el laboratorio Roche produce en Cuba.

En una entrevista televisiva, la hermana de Ariel, Omara, indicó ahora que está detenido solo le admiten visitar a su hermano y médico cada 21 días.

Con la misma dedicación que Ariel se abocó al cuidado de su hermana, cultivó plantas nativas y crió animales en una zona, hasta ese momento, abandonada. Lo hizo todo con sus manos y la ayuda de voluntarios. Convirtió maleza en una plantación y logró una finca ganadera.

Por eso el régimen no tardó en querer expropiarla. Para hacerlo, de acuerdo a las normas posteriores a la revolución socialista, es necesario que la propiedad esté deshabitada más de seis meses. Entonces, fue condenado a un año de prisión.

Ariel se refiere a su ganado como su estirpe, ya que crió a cada vaca desde ternera. Aquí comparte un mango de su huerto con una. (Ariel Ruiz Urquiola)

La primera parte de su pena la cumplió en un campo de trabajo forzado. Sin embargo, en vista que repartió volantes a los presos donde podían conocer sus derechos, las autoridades le negaron la posibilidad de trabajar en el campo, su pasión, el deterioro que produjo en su salud la huelga de hambre que emprendió por su condena sumada al impedimento de trabajar le llevó a ser hospitalizado.

Como acción civil de protesta, los simpatizantes de Ariel han iniciado una campaña contra el hospital donde está. A través de Google, se puede evaluar la atención de una a cinco estrellas. Sugieren colocar la calificación más baja junto a una queja.

Una de las difusoras, Lía Villares, declara en redes sociales: «Yo realmente tengo mucho miedo pues creo que la dictadura sí quiere salir de Ariel porque él es muy frontal y no tiene miedo».

«El gobierno está actuando como para demostrar que no les importa nada y que ellos están fuertes», agrega.

El periodista Rudy Cabrera Arcía, detenido el 1 de abril y el profesor de inmunología Oscar Casanella que cuidaron a Ariel en su anterior huelga de hambre. (Lía Villares)

Por su parte el profesor de inmunología Oscar Casanella explica que Ariel fue condenado por llamar a los guardias que lo acosaban «policía rural» para solicitarles una identificación pues no estaban uniformados.

Indica que se negaron a identificarse y que incluso «uno de ellos en plena conversación se sacó el pene y comenzó a tocarse delante de Ariel en su propia finca».

«Son estos guardabosques los que deben ser juzgados pues llevan años ya acosando a Ariel y no actúan contra aquellas personas que sí están destruyendo la flora y fauna de Viñales (cazando jutías, talando árboles en peligro de extinción, etc) y en adición están rompiendo cercas perimetrales de la finca de Ariel y amenazando a su familia», agrega.

Plantea que «la dictadura de Cuba toma esta presión como un reto y al parecer, como no se le está implorando, no se le está pidiendo clemencia y perdón, sino que se le está exigiendo justicia y que lo liberen porque no hay nada que perdonar, porque Ariel no ha cometido ningún delito; pues la dictadura responde a ese reto y a esas exigencias con una posición de fuerza para demostrar su poder y fortaleza, para demostrar que a ellos no les importa nada».

Anuncia que como represalia por la detención de Ruiz Urquiola, la organización CubaDemanda está registrando los nombres de todos los involucrados en la detención del Dr. Ariel Ruiz Urquiola para presentar ante Cuba Repression ID, una coalición de abogados exiliados, para evitar que reciban beneficios migratorios en caso de emigrar a los Estados Unidos.

Por el momento, los involucrados son:

1. Julio Cesar Catala Ramirez (Fiscal)
2. Sirilo Seara Carrasco (testigo de cargo, guardabosque)
3. Alexander Blanco Calzadilla (testigo de cargo, guardabosque)
4. Yoan Alonso Iglesias (Testigo de Cargo)
5. Orestes Raul Cabrera Villar (juez profesional del tribunal provincial actuante en el procedimiento de apelación)
6. Eloy Rodriguez Gonzalez (juez Lego del tribunal provincial actuante en el procedimiento de apelación)
7. Dayana Castaneda Duarte (juez Lego del tribunal provincial actuante en el procedimiento de apelación)

Así, mientras el régimen no responda, se toman acciones para lograr justicia y que a el biólogo detenido no le sea  usurpado por el Estado su proyecto ambiental.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento