Correa se presenta ante justicia por acusación de secuestro a opositor

El asambleísta anuncia que denunciará al exmandatario ecuatoriano por secuestro, por usar fondos públicos y, que si logra asilo político, presionará para que no le sea concedido

558
El exasambelísta Fernando Balda acusa a Correa de ser el autor intelectual de su secuestro y haber usado fondos públicos para hacerlo. (FotoMontaje de PanAm Post)

El lunes 2 de julio el expresidente Correa se presentó en el Consulado de Ecuador en Bélgica, donde vive desde que abandonó el poder, por la denuncia que pesa en su contra por su supuesta participación en el secuestro del parlamentario opositor, Fernando Balda.

La juez instructora del caso, impuso una medida cautelar donde se le exigía acudir ante la Corte Nacional hasta este lunes antes de las 17:00 horas (22.00 GMT) para presentarse ante la Corte Nacional.

En caso de no hacerlo, sería considerado un prófugo de la justicia ecuatoriana. Lo cual encaminaría una orden de prisión preventiva y una orden de detención internacional.

Por ello, a través de redes sociales, el exmandatario constató su presencia ante la fiscalía. Solicitó constancia firmada, ya que argumenta que en los últimos meses ha sido víctima de persecución política y judicial.

La denuncia en su contra se presentó el sábado 30 de junio ante la Corte Nacional de Justicia en Quito. La Sala de lo Penal ordenó a Correa presentarse cada 15 días ante la sede judicial.

En vista que el gobierno de Correa desintegró el Congreso, ahora los congresistas son asambleístas, pues su fin era formar parte de la “asamblea constituyente” que creó una nueva constitución, donde se expandieron los poderes presidenciales y ahora el cuerpo de carácter temporal cumple la función parlamentaria.

Dicho esto, el denunciante Fernando Balda es exasambleísta opositor, quien fue secuestrado en territorio colombiano y ahora pide que sea considerado un “crimen de Estado”.

En sus propias palabras, “era un político en ese momento muy destacado por hacer oposición al Gobierno”.

“Habría sido él, en caso de demostrarse en audiencia de juicio, quien ordenó la infracción valiéndose de la estructura del Estado y la organización de inteligencia policial de la misma, incluso permitiendo el uso de recursos ilimitados para ello”, señala el escrito de la denuncia, donde se refiere a Correa como autor intelectual del secuestro.

Insiste que sería “imperdonable” que desde la instancia judicial su caso fuera tratado como un “simple secuestro”, ya que alega que existen pruebas y testimonios suficientes para demostrar que la privación de su libertad estuvo a cargo de una estructura criminal organizada presumiblemente desde el Estado.

Sostiene que “se utilizó dinero del Estado para movilizar a personas a otro país”.

Por este motivo, en los próximos días, Balda anunció que habrá una nueva causa contra Correa en relación al secuestro por peculado (malversación de fondos públicos). En vista que este delito no prescribe en la legislación local, “lo obligaría a estar prófugo de la justicia toda la vida”.

En caso que suceda, el exasambleísta declaró que no será suficiente y se compromete a solicitar, incluso con visitas personales, a las sedes diplomáticas de Bélgica en el país que le denieguen el asilo a Correa.

El hecho que el caso sea internacional, no solo por dónde fue cometido sino por dónde reside el acusado, agrega otro grado de complejidad.

No obstante, la parte acusadora confía en que se “permitirá juzgarlo en ausencia”.

Por su parte, Correa anunció que no viajará al Ecuador a comparecer ante la justicia debido a que su hija sufrió un accidente de tránsito grave en París.

De acuerdo a Efe, el equipo legal de Correa solicitó una audiencia de sustitución de medidas para primera hora de la tarde del 3 de julio. Dicha fecha coincide con la petición del denunciante para que se emita una orden de prisión preventiva, ya que anunció que hará una acusación particular.

Como respaldo, Balda cuenta con la confesión del autor material del secuestro que “ha declarado que los fines eran políticos”.

Sin embargo, Correa rechaza cualquier vinculación. Insiste que no hay pruebas suficientes en su contra.

Durante la fase de investigación, Correa compareció desde el Consulado de Ecuador en Bélgica mediante videoconferencia y alegó que es objeto de una persecución política y mediática.

Por el momento, cumple con lo exigido por la justicia, alegando su inocencia, mientras la parte acusadora insiste en su culpabilidad.

Comentarios