Fernando Flores: “Ecuador tiene hoy más autonomía para actuar y accionar”

El diputado que logró la aprobación de una moción en la Asamblea Nacional de Ecuador que denuncia la crisis venezolana indica que Lenín Moreno se distancia de Nicolás Maduro, pero no del modelo socialista.

313
Luego de una década de complicidad con el chavismo, la oposición ecuatoriana logra que se reconozca la crisis humanitaria en Venezuela.(FotoMontaje de PanAm Post)

Luego de más de una década de complicidad del gobierno ecuatoriano, bajo el mandato de Rafael Correa, con el régimen de Maduro, desde la oposición se logró que lo sufrido por millones de venezolanos huyendo e implorando ayuda, finalmente se encamine a ser reconocido en el salón legislativo.

En un solo día el parlamentario Fernando Flores Vasquez logró que la Asamblea Nacional del Ecuador apruebe una resolución, abrir el debate para reconocer y declarar la crisis humanitaria en Venezuela.

Tanto la situación de los 300.000 ecuatorianos que viven en Venezuela como la cada vez más presente migración masiva de los venezolanos es una situación que compete a la hermana nación.

PanAm Post conversó con Flores Vásquez, asambleísta por América Latina, El Caribe y África (Movimiento CREO) para saber cómo afecta esta resolución al país y la región.

¿Qué significa para Ecuador reconocer la crisis humanitaria en Venezuela?

Significa poder tenerle la mano no solo a los miles de venezolanos que día a día sufren de una grave situación que hoy pone en riesgo su vida al no tener acceso a los alimentos, medicinas o una digna calidad de vida; sino que a su vez con ello podremos tenerle la mano a los más de 300 mil ecuatorianos que residen allá y no tienen tampoco ningún tipo de oportunidad para salir o surgir adelante y quienes lamentablemente fueron olvidados por el Gobierno Ecuatoriano desde hace más de 10 años dado que actuaban de manera cómplice sobre la situación en Venezuela.

¿Marca un distanciamiento del socialismo del siglo XXI?

Sí y no, recordemos que Lenin Moreno viene de ese mismo modelo y lo que ellos llamaron “revolución ciudadana”, incluso es el presidente del partido Alianza País que fue creado por Rafael Correa. Esto si bien puede implicar un distanciamiento del modelo que persigue Maduro, Ortega o los Castro, no implica que ello signifique un distanciamiento del socialismo o la izquierda como modelo político, económico y social.

¿Le otorga autonomía al Ecuador para actuar acorde dicta la ética y no los intereses de sus aliados?

Hoy Ecuador tiene mayor autonomía no solo para actuar, sino para accionar, algo que es sumamente importante dado que los ecuatorianos somos gente que cree en la democracia, tiene valores y principios que buscan ese sentido. Por ello, en lo últimos meses se sentía un distanciamiento entre las políticas del Gobierno y el sentir del pueblo; nuestro país debe encaminar su política en torno a los intereses de los ecuatorianos y por ellos, no por otros.

Ahora que Moreno y Correa están distanciados, ¿es momento propicio para lograr grandes cambios o todavía hay fuertes trabas?

Los cambios siempre serán apoyados por nuestra bancada legislativa de oposición (pertenecemos al Movimiento CREO) cuando sean en pro de los ecuatorianos, si bien llegamos al cargo por un partido político, cuando estamos en él, debemos ponernos una única camiseta, la del Ecuador.

En ese momento nosotros defendemos y velamos por todos los ecuatorianos, así que Lenin Moreno debe saber que siempre que sea en pro del pueblo tendrá nuestro aporte, así como nuestra contra cuando ello atente en contra del mismo.

¿Hay mayor apertura en esta gestión comparada con la anterior? Por ejemplo, ¿fue o habría sido posible un reconocimiento así con Correa en el poder?

De Correa se reconoce lo bueno pero se crítica lo malo, no podemos seguir haciendo una política donde desconocemos todo porque un país es diverso, así que aquello que implique un progreso tendrá nuestra venia, el problema radica cuando las buenas intenciones se ven marcadas por la corrupción.

Por ejemplo: Ecuador goza de buenas carreteras pero muchas costaron el doble o el triple que en otros países de la región, fueron buenas intenciones que se vieron demarcadas por la mano negra.

En el actual Gobierno de Lenin, hay mayor libertad, no se puede negar pero aún mantienen en puestos de poder a personas que representan el pasado, lo que criticamos, así que mientras ellos estén allí no se puede hablar de cambios 100% buenos.

Mantener o sostener el pasado corrupto, solo es correr la arruga de un problema que llevó al Ecuador a la peor crisis económica, institucional y política de su historia, esperamos avances para reconocer igualmente lo bueno pero estaremos allí para alzar la voz sobre lo malo.

Comentarios