Izquierda española respalda régimen de Ortega en Nicaragua

Rommy Arce de la corriente Anticapitalista de Podemos, cedió el centro cultural Arganzuela del Ayuntamiento de Madrid para la Plataforma de Solidaridad con Nicaragua y el Frente Sandinista.

307
Los partidos de izquierda se llaman feministas, pero respaldan a quien fue acusado de abusar sexualmente de una mujer si este es de su misma línea ideológica. (Fotomontaje de PanAm Post)

Mientras las calles de Nicaragua se llenaban de sangre y las iglesias de balas por la represión contra los opositores del régimen, sumando más de 350 muertos, miles de heridos y decenas de desaparecidos, el ayuntamiento de Madrid sirvió de sede para un acto de respaldo al Gobierno sandinista.

Así denunció Percival Manglano, concejal por el Partido Popular durante su intervención en el Pleno del 24 de julio de 2018 del Ayuntamiento de Madrid.

Manglano detalló que en la misma semana que Cuba removió el término comunista de su Constitución, el ayuntamiento de Madrid prestó sus salas para dar la bienvenida a los embajadores de Cuba y Venezuela para eventos de respaldo al Gobierno sandinista en Nicaragua. Asimismo, la embajada de Venezuela organizó talleres y otro salón se designó a la propaganda del movimiento zapatista de México.

Pregunta, entonces, a los políticos de izquierda si pretenden convertir a la capital española en el nuevo faro del comunismo.

En vista de que Manuel Carmena, alcaldesa de Madrid, hace pocos días habló sobre derechos humanos frente a la ONU, Manglano preguntó al equipo de Ahora Madrid: “¿Dónde está su compromiso con los derechos humanos? ¿Dónde están sus ideales de paz? ¿O es que acaso todos sus ideales se esfuman cuando se traba de un Gobierno afín?”.

Asimismo, hizo un llamado a la Izquierda Unida, al partido de Pablo Iglesias, Podemos, sobre su adhesión y promoción del feminismo, que hasta pretende ajustar el lenguaje y cambiar la presunción de inocencia ante la ley, pero que simultáneamente respalda a un régimen como el de Daniel Ortega que fue denunciado por la hija de su esposa, ahora vicepresidente de la nación, de haberla violado desde los 12 años.

Es decir, los partidos de izquierda se llaman feministas, pero respaldan a quien fue acusado no solo de abusar sexualmente de una mujer, sino de una menor, quien se vio obligada al exilio, dada la inmunidad diplomática de su presunto agresor. Esos son los mismos mismos partidos que alegan defender los derechos humanos, salvo que quien los infrinja sea de su misma ideología.

La denuncia fue parte de la sesión donde dos de los partidos que hacen oposición a la izquierda española que gobierna tanto la capital como el Estado, el PP y Ciudadanos, presentaron mociones de urgencia para tomar acción frente a la violencia sufrida en Nicaragua.

Por un lado, el Partido Popular propuso el punto 51, una moción de urgencia para lograr un “acuerdo de condena de la violencia ejercida por el Gobierno de Nicaragua contra su población”. Por el otro, Ciudadanos propuso el punto 53, una moción de urgencia para la adopción “de acuerdos en relación con los graves acontecimientos en Nicaragua”.

Las mociones surgieron como consecuencia de la radicalización del partido que gobierna la capital, Ahora Madrid.

La edil nombrada por Carmena, Rommy Arce, de la corriente Anticapitalista de Podemos, cedió el centro cultural Arganzuela que opera bajo el ayuntamiento para la Plataforma de Solidaridad con Nicaragua y el Frente Sandinista.

Integrantes del Partido Socialista Obrero Español votaron contra la moción de negar el espacio a defensores del régimen nicaragüense. (YouTube)

El concejal Manglano sostiene que no se trató de un acto aislado, sino que contó con la participación de la senadora Vanesa Angustia, de la Izquierda Unida.

Esto se vio reflejado en el voto del bloque de izquierda a favor del uso del espacio público para actos solidarios con el Gobierno represor de Ortega en Nicaragua.

Ahora Madrid y el PSOE alegan que la libertad de expresión lo permite, pero los portavoces del PP sostienen que “No fue libertad de expresión; fue un acto de apoyo político”.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid condenó violencia y represión de Ortega

Sin embargo, pese a la aprobación del uso de espacios públicos para respaldar a Ortega, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid condenó de forma unánime la violencia y la represión del régimen de Nicaragua contra su población civil.

A pesar de las divisiones en el Gobierno de Carmena, el Pleno ha pedido al Gobierno de España el apoyo a una solución pacífica y dialogada al conflicto.

No obstante, los adherentes al proyecto socialista internacional se manifestaron no solo alzando la mano, sino levantando el puño como “símbolo de lucha”.

Para votar era necesario levantar la mano. Pero el edil del grupo Carmena, Carlos Sánchez Mato —exdelegado de Economía y Hacienda— lo hizo con el puño cerrado, también lo hizo la edil Yolanda Rodríguez (IU). El puño cerrado simboliza la lucha socialista, gesto que el edil también realizó cuando el concejal Mangalo cuestionó el respaldo de la izquierda española al accionar de los regímenes represivos de América Latina.

Sin embargo, la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, también de Ahora Madrid, antes integrante de Podemos, anunció ante el Pleno que su grupo iba a apoyar “sin fisuras” la propuesta de Ciudadanos y parcialmente la del PP. También expresó, en nombre de todos los ediles, la “preocupación” y “condena” por la situación que se da en Nicaragua.

Señaló que el conjunto de los ediles no compartían “matices” de los puntos 51 y 53 del PP, pues sostiene que no debe cesar la colaboración con Nicaragua porque “la cooperación internacional no es un arma política”.

Comentarios