Ejército cubano contrata albañiles de la India a USD$ 1600 y cubanos a $45

"Todos los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros", George Orwell.

1.373
El ejército cubano importa obreros de la India para construir locaciones de lujo, pagando 35 veces más el sueldo promedio. (Observatorio Cubano de Derechos Humanos)

Un albañil cubano gana 50 % más que el cubano promedio, 45 dólares. Sin embargo, en la misma isla y con fondos estatales, obreros de la India ganan alrededor de USD $2.000 mensuales (mínimo $1600).

Según el Gobierno, la diferencia salarial de los trabajadores de la India se debe a la eficiencia y calificaciones de estos, presumiblemente superior a los cubanos. Es decir, en un país donde hace más de medio siglo existe un monopolio total del Estado, el régimen reconoce que sus trabajadores son inferiores.

Y el trato diferenciado no se limita únicamente al salario sino a los múltiples beneficios. A diferencia del cubano promedio, el obrero de la India tiene garantizada la vivienda.

Muy al margen de lo que ostentan los defensores del castrismo y quienes buscan implementar su política en sus respectivos países, en Cuba no solo existen los “sin techo”, sino que el Gobierno tiene la potestad de desalojar una vivienda, si así lo determina.

De hecho, si una vivienda no ha sido habitada por seis meses, pasa a ser propiedad del Estado. Lo cual ha producido arrestos arbitrarios por periodos superiores a seis meses, donde hasta se apresa a los testigos para evitar que declaren favorablemente contra el acusado, para así expropiar las viviendas.

Los obreros de la India viven en complejos habitacionales en la zona de Matanzas. Ahí, con el mismo dinero que les da el Ejército cubano, pueden comprar suministros básicos (como comida) solo en las tiendas administradas por GAESA, el consorcio empresarial de los militares.          

En vista de que la industria del turismo está manejada en su totalidad por las Fuerzas Armadas de Cuba, esta también se encargan de la contratación de persona. Por eso desde hace dos años eligen la mano de obra de la India para la construcción de hoteles, complejos y centros comerciales de lujo.

El más polémico, hasta ahora, es la Manzana de Gómez, un centro comercial de lujo que vende objetos que un cubano promedio solo podría adquirir si destina el salario acumulado por 32 años.

De modo que bajo el socialismo el cubano no solo tiene menos posibilidades de consumo, sino también de producción. Pues ambas partes del mercado están a cargo del Estado mayor y ejecutado por las Fuerzas Armadas.

Comúnmente, se afirma que el causante de la pobreza en la que se encuentra sumida Cuba es culpa del embargo impuesto por EE. UU. luego que los Castro expropiaron compañías de este país y propiedad de los cubanos exiliados, llamado a menudo “bloqueo”. Sin embargo, se ignora por completo cómo el mismo Gobierno sabotea las posibilidades sus habitantes para prosperar. En este caso optó por pagarle 35 veces más, casa y comida a obreros extranjeros en lugar de mejorar la economía de los cubanos.

Y es que una sociedad con carencias es una sociedad que vive de la dependencia. Acorde más necesiten los cubanos al Estado, más justificarán su existencia y la administración por parte del Gobierno socialista.

Así fomenta la igualdad que profesa el socialismo. Por igual, todos los civiles sufren carencias. Mientras que quienes están en el poder gozan igualmente de sus privilegios, con la misma igualdad que los turistas disfrutan de comodidades y los trabajadores extranjeros mejores condiciones laborales.

Dicho por el autor George Orwell en su obra “Rebelión en la Granja“, donde explica el funcionamiento del socialismo con una metáfora: animales en la granja, “todos los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros”.

Comentarios