Día Internacional del Hombre, homenaje al sexo olvidado

"Eres inmune al sufrimiento de las personas que están muriendo, porque inviertes en su disposición a morir”, Warren Ferrell, ex feminista convertido en psicólogo especializado en varones

1.207
Una estatua que representa a los 84 hombres que se suicidan por semana en el Reino Unido expuso la epidemia que creó un Ministro de Prevención de Suicidios.(Twitter)

Cada 19 de noviembre un hombre se sorprende al enterarse que es «su día».

Como iniciativa para visibilizar problemas que afectan mayormente a la población masculina como suicidios, homicidios, accidentes y muertes laborales y con cada vez mayor frecuencia el trato diferenciado frente a la justicia, se reconoció  el Día Internacional del Hombre.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Sin embargo, actualmente la ONU tiene una oficina designada expresamente a la mujer y aunque pregona igualdad, pasa por alto a casi la mitad de la población mundial y los problemas que afectan al sexo masculino.

Y no solo que no designan presupuesto y enfoque al malestar masculino sino que lo ignoran. Por ejemplo, en una campaña de ONU Mujeres, resaltaron que 19% de los periodistas asesinados eran mujeres… Por lo tanto, 81% de los asesinados eran varones y no merecieron ni un minuto de silencio.

Asimismo, sacó una publicación posterior indicando que solo 1 de cada 4 titulares correspondía a mujeres. Pero pasa por alto que no todas las noticias son alentadoras. Es decir, al ser los hombres las mayores víctimas de violencia, habrá más titulares aludiendo a ellos.

Son tales las cifras y tan poca su exposición que en el Reino Unido construyeron una escultura que representa a la cantidad de hombres que se suicidan por semana, 84. Suma la mayor causa de muertes de hombres menores a 45 años.

«Eres inmune al sufrimiento de las personas que están muriendo, porque inviertes en su disposición a morir”, Warren Ferrel, psicólogo. ( Taller Creativo)

Y el pasado fin de semana un soldado retirado británico presentó el problema del suicidio entre los soldados activos y retirados frente a un parlamento vacío, pese a que más del 90% de las muertes en combate son sufridos por varones, no es abordado como una preocupación.

En palabras del psicólogo, Warren Ferrell, especializado en varones, «eres inmune al sufrimiento de las personas que están muriendo, porque inviertes en su disposición a morir«.

El feminismo como industria 

De acuerdo a la abogada penalista y crimonóloga Paz Velasco, autora del libro Criminal-mente, «la mujer presentada como víctima es un negocio para asociaciones que viven de dinero público».

Es que el feminismo se ha convertido en una industria que agranda el presupuesto estatal y a su vez justifica su presencia en cada aspecto de nuestras vidas, incluso regulando la comunicación, qué se puede decir, quién lo puede decir y hacia quién puede ser dirigido.

Dicho en las palabras de sus propias activistas «sin feminismo no hay socialismo«. Pues la lucha de clases del marxismo se trasladó a la guerra entre sexos y su finalidad no es lograr la paz sino la guerra perpetua para así mantener su financiamiento a flote.

Lo que muchos ignoran es que este no es un fenómeno actual sino que ya lleva dos siglos. No es el feminismo actual, es el histórico que logró convertir a los padres en una alcancía y a los hijos en mercancía.

Hasta ahora, en caso de una separación, un padre debe pagar por ver a sus hijos, mientras que a la madre le basta con haberlos parido.

Esto surge con la «doctrina de los años tiernos» que se instaura en la jurisprudencia inglesa en el siglo XIX. Antiguamente la tutela era del padre. Es decir, tenía tanto el derecho como la obligación. Debía mantener a los niños y cuidarlos. Mientras que gracias a la «igualdad» del feminismo, el derecho se otorga a la madre y el deber al padre.

Gracias al surgimiento del Estado de Bienestar, cada vez más presente en Occidente, cuando una madre no puede solventar a sus hijos, existen desde bonos para madres solteras, asignaciones universales por hijo, hasta albergues, mientras que para el hombre existe juicio por alimentos, lo cual en varias jurisdicciones del continente tiene pena de prisión sin juicio previo.

Según las investigaciones de Andrés Ortiz Lemos, docente de la Universidad Central del Ecuador, autor del libro Cuando nos volvamos a ver, que aborda la desigualdad ante la ley en materia de custodia, a las madres se les otorga la potestad sobre los hijos en el 90% de los casos.

No solo eso, el padre debe demostrar ante la ley que es capaz de criar a sus hijos, tanto emocionalmente como financieramente, mientras que no existen requisitos para las madres.

Actualmente, tanto en Chile como en Argentina están presentados proyectos de ley para negarle al varón la presunción de inocencia. De modo que basta con la declaración de la mujer en su contra para que sea declarado culpable. De lo contrario, alegan, se «revictimiza a la víctima».

El feminismo de diccionario, porque así es en teoría, lo que busca es igualdad, sin embargo en la práctica ha estado lentamente convirtiendo al varón en un ciudadano de segunda categoría; logrando incluso que su muerte tenga un valor distinto ante la ley.

A través del delito de «femicidio», no es lo mismo que un hombre mate a una mujer que si una mujer mata a otra o a un hombre. Nos categorizan y valoran de acuerdo no a nuestros actos y capacidades sino a nuestros sexos.

Así como el activismo feminista pide consciencia sobre el maltrato a la mujer, anunciando que todos tenemos madre, hermanas y amigas, se vale recordar que todos tenemos padre, hermanos y amigos, que no solo sufren violencia física y psicológica sino también el peso de la ley que les trata como ciudadanos de segunda categoría.

Y así con tanto  ahínco se pone en «empoderar» a las mujeres, se puede estimular a los varones desde temprano. De lo contrario crecerán confundidos en una sociedad donde #MuerteAlMacho se grita a viva voz por parte de las mismas voces que gritan igualdad.

 

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento