Diputados de Chile nombran aeropuerto con un fan del totalitarismo: Neruda

Pese a abanderarse con la causa feministas, diputados chilenos pretenden poner el nombre de un violador confeso al aeropuerto internacional de Santiago

550
Los parlamentarios ponen como héroe a Pablo Neruda, quien le escribió una Oda a Stalin, que usó el poderío militar para expandir el internacionalismo socialista en naciones satélites. (Fotomontaje de PanAm Post)

Pese a sus declaraciones escritas de haber violado a una mujer mientras ocupaba un cargo público, su respaldo frontal a regímenes totalitarios y el abandono de su hija enferma, el nombre del poeta chileno Pablo Neruda fue propuesto y aprobado por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de Chile.

Hasta la fecha, el aeropuerto internacional de Santiago de Chile llevaba el nombre del padre de la aviación de la nación, Arturo Merino Benítez. Fue el fundador de LAN, la Línea Aérea Nacional, al igual que la Fuerza Aérea de Chile y fue el primer comandante en jefe de dicha institución.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Pero era militar, algo que la izquierda chilena y continental no perdona, a menos que sea de su inclinación política, como Hugo Chávez en Venezuela y Juan Domingo Perón de Argentina, aunque este fue tercerposicionista (socialista nacional), fue respaldado por la causa obrera.

De hecho, legisladores de izquierda, con el respaldo del ex Ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, teóricamente de centro-derecha como presidente que le nombró, Sebastián Piñera, buscan criminalizar cualquier defensa del gobierno militar de Agusto Pinochet.

No obstante, levantan como héroe a Pablo Neruda, quien le escribió una Oda a Stalin, líder vitalicio de la Unión Soviética, que usó el poderío militar para expandir el internacionalismo socialista en naciones satélites.

«Stalin, con su paso tranquilo, entró en la Historia acompañado de Lenin y del viento. Stalin desde entonces fue construyendo»…

Ya que de la Unión Soviética no salían más noticias que las autorizadas, no hay cifras exactas sobre los muertos que dejó lo que Stalin «fue construyendo». Las víctimas oscilan entre 20 y 60 millones.

Según el historiador ruso, Vadim Erlikman, el saldo de muertos que dejó Stalin fue de 9.2 millones de muertes; cinco millones en el Gulag, 1.7 millones de deportación, 1.5 millones de ejecuciones y 1 millón de maltrato de prisioneros de guerra extranjeros / civiles alemanes.

A eso se le suma, otros 10 millones a causa de la hambruna y causas relacionadas, siendo Ucrania -el granero del Imperio ruso- el epicentro de la muerte.

Varios historiadores alegan que las muertes más numerosas no fueron por orden de Stalin, sino como consecuencia de las políticas colectivistas que expropiaron zonas agrícolas.

Sin embargo, en el caso del Holodomor, la hambruna artificial de Ucrania que mató a alrededor de 7 millones de agricultores y sus familias, había soldados armados custodiando que nadie coma lo cosechado por sus propias manos bajo pena de fusil.

Pero hacer apología a este gobierno mlitarizado en Chile no solo que no se castiga, se premia.

Y es que la contradicción es el pan de cada día. Mientras la izquierda chilena y continental se abandera de la causa feminista, incluso al punto de pedir la eliminación de la presunción de inocencia de los hombres, así se le crea a la mujer por ser mujer, en lugar de acudir a la evidencia, hoy pretenden honrar a quien confesó haber violado a una empleada de limpieza cuando fue cónsul, nombrado por Salvador Allende.

«Hacía bien en despreciarme», redacta Neruda en sus memorias cuando relata cómo su víctima permanecía con el cuerpo inerte.

Mientras en lugar de ganar su desprecio, los supuestos defensores de mujeres abusadas, le hacen tributos.

Es que todo depende de cuál mujer sea al momento de abanderarse de una causa. No lloran por Malva Neruda, la hija del poeta a quien abandonó a los tres años de edad. Llamó a su propia hija «un ser perfectamente ridículo» y «vampiro», dados los cuidados que necesitaba al padecer hidrocefalia.

Una de las premisas básicas del socialismo es la redistribución de la riqueza. En el caso del aeropuerto, en lugar de crear uno nuevo, proponen reasignar el ya existente.

Y lo hacen pasando por alto el legado de abuso y complicidad con el autoritarismo del implicado los mismos que piden censurar a otros.

No es casual. Decía el padre del socialismo científico, Karl Marx, “en la sociedad burguesa el pasado domina el presente; en la sociedad comunista, el presente domina el pasado”.

Bajo esta premisa, buscan suplantar un relato por otro y crear héroes más allá de los hechos, lo mismo verdugos.

La Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados aprobó hoy el proyecto de ley que busca cambiar el nombre del Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez por el de Aeropuerto Internacional Pablo Neruda.

La diputada PPD, una de las parlamentarias de izquierda que apoyan el proyecto indicó: “Creemos que este es un proyecto que nos hace bien como país, que le hace bien a nuestra memoria cultural, ya que tiene como principal objetivo reconocer a una de las figuras más importantes de las letras no sólo en nuestro país, sino que a nivel internacional”.

“Queremos que cuando los extranjeros y turistas pisen suelo chileno, lo primero que vean sea el nombre del poeta Pablo Neruda”, agregó.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento