Hospitales con cucarachas, ratones y piojos exponen mito de la salud cubana

"Tú crees que vienes a curarte y probablemente vengas a morir", explica una paciente que se contagió de piojos antes de entrar al quirófano

980
En los hospitales cubanos los pacientes deben llevar sus propias sábanas, ya que las del hospital están manchadas con sangre de otros pacientes. (YouTube)

La medicina cubana es la mayor publicidad del régimen, a su vez produce, luego de las remesas de los exiliados, el mayor ingreso, incluso más que el turismo, por medio de los médicos que trabajan en el extranjero y cobran menos del 25% de su sueldo para que el resto lo recaude el Estado. Mientras tanto, en Cuba, los hospitales están en estado de abandono y las condiciones son insalubres.

El nuevo año empezó con denuncias por parte de familiares y pacientes por las condiciones de higiene “deficientes’” del Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Miguel Enríquez,  donde hay tantos ratones y cucarachas como personas.

Pacientes y familiares limpian hospitales

Según reporta CubaNet, una empleada del hospitalario declaró, bajo condición de anonimato por temor a perder su empleo, que el hospital no cuenta con los productos químicos para blanquear la ropa de cama ni el vestuario de los pacientes.

“La poca higiene que hay en el hospital es gracias a las internas que traen para hacer el trabajo de limpieza, pero cuando no vienen nadie limpia, exceptuando algún que otro acompañante”, explica.

E indica que “sobre las cucarachas y los ratones, aquí todo el mundo está al tanto, desde el director hasta la secretaria, pero todo continúa igual”.

En cuanto a las sábanas y la ropa para internar a los pacientes, la empleada exclama que evita entregarlas en las condiciones que están, salvo cuando es un paciente sin recursos. De lo contrario, recibe insultos por las condiciones y exclama que “esto lo sabe la dirección del hospital y no hace nada”.

Frente a cámara, Carlos Alberto Fernández, un joven que cuida a su abuelo, declara que “las sábanas, la ropa, todo está manchado.  Esto te provoca un asco tremendo, pero personas como yo no tenemos otra opción, yo no tengo a más nadie a quién recurrir, soy huérfano’’.

“Llevo aquí alrededor de 45 días y he visto de todo, pero lo que más abundan son las cucarachas. Esas sí andan por todas partes como si fueran unas trabajadoras más de este hospital’’, afirma.

Dichas condiciones insalubres también impactan sobre la salud de los pacientes e implican un retroceso en la recuperación. Por ejemplo, Yudit Interñan, una paciente recién internada comenta que antes de entrar a cirugía se contagió de piojos. El mismo personal que debe encargarse de su salud, tuvo que abocar esfuerzos para remover dichos parásitos antes de entrar al quirófano.

‘’Aquí cogí piojos, tremenda piojera y las cucarachas andan por arriba de la cama, en las gavetas de las mesitas, en todos lados. Tú crees que vienes a curarte y probablemente vengas a morir’’, enfatizó.

Pero no es cosa de ahora. Ya en el 2013 el portal Primavera Digital denunció casos de muertes prevenibles en el mismo hospital por falta de recursos. Desde casos de muertes por asfixia ante la falta de oxígeno hasta la ausencia de médicos, ya que estos migran masivamente a misiones en el extranjero.

Aunque la nota fue removida por el portal, todavía aparece en el Blog de Medicina Cubana, donde resaltan cómo la falta de médicos resulta en el abandono de pacientes. En octubre de ese año, por ejemplo, la policía llevó a un hombre desnudo que falleció en el mismo hospital en una habitación compartida con tres mujeres y otros dos hombres. Sufría un sangrado que mantenía las sábanas permanentemente manchadas, pero jamás fue atendido. Sí recibía comida, pero no podía alimentarse.

Cabe destacar que hacer periodismo en Cuba es un riesgo en sí mismo, de modo que artículos como este son removidos; ya que colaborar con medios extranjeros se condena con prisión y ante la sospecha o bajan o son bajados los contenidos.

Sin embargo, quienes sí logran dar su voz ante la prensa, indican que si no son ellos quienes llevan sus propias sábanas y ropa para internación, o no hay o están en condiciones insalubres.

En cuanto al abandono por parte de médicos, el caso más sobresaliente sucedió en el Hospital Provincial de Camagüey donde un joven llegó con un dolor intestinal punzante y al no haber médicos en el hospital, fue tratado por estudiantes de medicina que le diagnosticaron “un peo” (sic), es decir un gas atravesado. Murió como consecuencia del derrame interno que no pudo ser detectado ni curado, al no haber personal especializado.

Cuando finalmente tuvo asistencia médica, meses después, pudieron detectar un tumor. Pero ya era tarde. Reventó. Su madre, Elsa, vicepresidente del Partido Libertario Cubano, sede Camagüey, denuncia que además del abandono por causa de la falta de médicos, no hay condiciones básicas de alimentación ni de higiene.

Pues no había implementos de limpieza para los vómitos con sangre de su hijo. Las empleadas no tenían con qué limpiar, dependían de las reclusas, muchas de ellas presas políticas, para hacerlo; además de los artículos que llevaban los familiares de los pacientes que deben costear la comida, sábanas y ropa de estos.

“No se guíen el mundo por todo lo que se dice en este país”, concluye.

Comentarios