Internacional Socialista reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela

El Presidente de España, Pedro Sánchez, recalcó que Guaidó es el líder hacia la transición, mientras que Maduro es un tirano por balear opositores

1.760
Pedro Sánchez llama tirano a Maduro y señala a Guaidó como líder de la transición hacia la democracia. (Fotomontaje de PanAm Post)

En la clausura del Consejo de la Internacional Socialista, el Presidente de España llamó “tirano a Maduro” y declaró su respaldo por Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela.

Desde República Dominicana, el premier español empezó su gira por América Latina en medio de la crisis económica e institucional que acecha a Venezuela.

Pedro Sánchez, además de ser el Presidente de la nación, es secretario general del Partido Socialista del Obrero Español y, como tal, miembro de la Internacional Socialista, como lo es el partido de Juan Guaidó.

Sus declaraciones ponen sobre la mesa algo que muchos se abstuvieron de decir por ahora, la oposición venezolana es en su mayoría socialista.

De modo que el rechazo no es necesariamente hacia el modelo de gobierno, sino contra quienes lo llevan a cabo.

Tanto que Pedro Sánchez sostuvo que “los venezolanos tienen que sentir el aliento de la Internacional socialista”. Pues “su lucha por la democracia es la razón de ser de nuestros partidos políticos y, por tanto, siempre estaremos con ellos”.

En total negación de lo que ha sido históricamente el socialismo, desde la Unión Soviética hasta actualidad, Sánchez le dijo a Maduro: “quien contrapone socialismo y libertad y responde con balas y con prisiones a las ansias de libertad y democracia no es socialista, es un tirano”.

Contraponer socialismo y libertad es tan lógico como recordar que había un muro que separaba a Berlín y desde su construcción cruzar del otro lado tenía pena de fusilamiento; cuya primera víctima fue Peter Fecther, un obrero de 18 años que murió desangrado por los disparos en su zona genital.

Sin necesidad de ir al pasado, cabe recordar el presente en Cuba, donde los balseros arriesgan su vida por salir de la isla y son hundidos con mangueras de presión. El caso más desolador fue el del remolcador donde murieron ahogados 23 niños.

Ahora hay 5 millones de venezolanos que están diseminados por todo el continente, tanto que Ecuador, que ni siquiera limita con Venezuela, ya declaró emergencia nacional por el influjo de más de 500.000 venezolanos a su suelo.

No obstante, está claro que luego de la caída del Muro de Berlín el socialismo internacional, reunido en el Foro de Sao Paolo, reorganizó el movimiento de modo que la guerra de guerrillas quedó en segundo plano frente a la conquista del poder por medio de la democracia y la gestión de Maduro quiebra esa narrativa.

Pues el 80% de los venezolanos se abstuvieron de votar en las elecciones y Maduro apela a los “colectivos” paramilitares para reprimir a los opositores.

Por ello,  Sánchez se refirió a Maduro como un”tirano” por responder “con balas y prisiones a las ansias de democracia”

En Dominicana se reunió con miembros de la oposición venezolana, Carlos Valero, diputado nacional de la Asamblea por Un tiempo Nuevo, y Mauricio Poler y Paula di Mattia, miembros de Acción Democrática.

Carlos Valero indicó ante la prensa que Sánchez se refirió a Juan Guaidó como “el líder de la transición venezolana” e indicó que “será quien conduzca el proceso de elecciones y la transición”.

Pues de acuerdo a la Constitución, es tarea de Guaidó convocar a elecciones y ese es el requisito que exigen los líderes europeos, entre ellos Sánchez, para reconocer a Guaidó y desconocer a Maduro.

“España y Europa no reconocen a Nicolás Maduro, reconocen que debe hacer elecciones y que Guaidó y la Asamblea Nacional son los que están liderando el proceso de transición y que van a conducir a las elecciones. Lo demás son los tiempos políticos”, señaló Valero.

Cabe resaltar que ante la abstención masiva y el monopolio por parte del partido de gobierno, Sánchez recordó a los parlamentarios opositores que la Unión Europea no reconoció las últimas elecciones que hubo en Venezuela y reconoce que hay “vacío de poder que debe ser llenado por la Asamblea Nacional que preside Guaidó”.

Agregó que debe haber “una solución política con unas elecciones libres competitivas y justas”.

Y afirmó su respaldo y el de toda la Internacional Socialista en este proceso.

Pese a que en casa, la Izquierda Unida, protagonizada por Podemos, defiende a Nicolás Maduro a ultranza.

Por último, manifestó su solidaridad con Nicaragua que está a merced de la represión del gobierno de Daniel Ortega, cuyo partido fue expulsado de la Internacional Socialista, quien busca distanciarse de los regímenes totalitarios.

Comentarios