Exvocal del Tribunal Electoral de Bolivia expone presiones de Evo Morales

La vocal renunció a su puesto en el tribunal por medio de una carta donde expone evidencia de presiones para favorecer a Morales.

211
La vocal del Tribunal Supremo Electoral renunció con una carta donde expone la presión e irregularidades de Evo Morales. (Fotomontaje de PanAm Post)

Renunció a su puesto como vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la mujer que hoy denuncia tanto la inconstitucionalidad de la candidatura presidencial de Evo Morales como la presión que ejerció para poder ser reelegido.

Dunia Sandoval afirma que siempre defendió los resultados del plebiscito donde la mayoría de los bolivianos votó en contra de la reelección de Morales. La fecha pasó a ser consagrada como el 21F, el 21 de febrero, como el día que la democracia se respeta cuando conviene.

Así lo aclaró la exvocal en una entrevista en el portal Cronistas Latinoamericanos: “los resultados electorales y el voto del pueblo no son transables”. Y afirmó que “para otros la democracia es un medio, cuando les conviene la respetan”.

Además, informó que había presiones “que aún existen” para habilitar la candidatura de Evo, pese a que atenta no solo contra la democracia sino contra la república, pues viola la Constitución e ignora la voluntad de quienes votaron en contra.

Incluso la Bancada Unidad Demócrata de la Cámara de Senadores denunció el acoso contra la vocal.

Debido a lo anterior, la vocal decidio renunciar a su cargo, no solo para poder ejercer sin presión alguna su libertad de expresión, sino, también, en señal de protesta contra lo que ocurre al interior del tribunal.

“Quería expresar la opinión de que había una contradicción legal y que a nosotros nos estaban presionando a habilitar a un candidato cuando había un referendo que había rechazado esta posibilidad de volver a repostular”, exclama.

Asimismo, se manifestó enérgicamente en contra de las elecciones primarias convocadas por el partido de Gobierno. Declaró que ella pidió la suspensión de las primarias, dado que eran innecesarias, pues todos los candidatos ya estaban habilitados y el gasto fue exorbitante.

De acuerdo con el sitio Bolivia.com, las elecciones primarias tuvieron un costo de 26.959.655 bolivianos, equivalente a más de 3,9 millones de dólares.

“Duele que una participación de buena fe (en la elaboración de la Ley de Organizaciones Políticas) haya sido utilizada para un propósito partidista (…) con el propósito de fortalecer una candidatura”, dijo mientras denunciaba las acciones irregulares del Legislativo y el Ejecutivo, los cuales son controlados por el partido de Gobierno, Movimiento Al Socialismo (MAS).

Es la tercera vocal que renuncia al Tribunal Supremo Electoral

Hasta la semana pasada, la exvocal era la voz disidente imperante en el TSE. “Yo tenía que estar siempre oponiendo, mostrando mi punto de vista diferente, entonces el ambiente interno llegó a ser muy difícil. Externamente, cumplí mostrando mi posición diferenciada (exigiendo respeto al 21F), pero esa posición no es la posición oficial mayoritaria del TSE actual”, declara.

Anteriormente, los vocales Katia Uriona y José Exeni abandonaron el TSE y el clima se volvió cada día más polarizado en vísperas de un proceso electoral que implicaba violar no solo la Constitución, sino la voluntad popular.

“Este votó ‘No’ a un referendo convocado por el Legislativo”, insista la exvocal respecto al voto desfavorable a la candidatura de Morales, voto que ella misma expresó frente al TSE e insiste que “hay dudas de que la soberanía reside en el pueblo”.

Ante las presiones, junto a Antonio Costas, vocal del TSE que no renunciará, pero respalda el reclamo sobre la presión ejercida dentro y contra el tribunal, presentó su denuncia ante la Defensoría del Pueblo, la OEA y embajadores internacionales para pedir garantías.

Por su parte, Carlos Mesa, expresidente y ahora candidato presidencial, aplaude la renuncia de la vocal, así como el contenido de su carta; donde demuestra la politización del Tribunal Supremo Electoral y consigo el inconstitucional proceso adelantado por el partido de Morales para candidatizar nuevamente al presidente.

Ahora resta ver qué desata la evidencia y cómo influirá en las elecciones generales que se llevarán a cabo el 23 de octubre.

Comentarios