Almagro alerta sobre auge del totalitarismo en la izquierda uruguaya

Frente a la complicidad del Gobierno uruguayo con los regímenes de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, Almagro alerta sobre las tendencias totalitarias del Frente Amplio.

5.564
Almagro advierte sobre las tentaciones totalitarias de las tendencia uruguaya, cómplice de Maduro. (Fotomontaje de PanAm Post)

Ante la radio local, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien fue canciller de Uruguay y miembro del partido de Gobierno, habló sobre las preocupaciones que tiene por las «tentaciones totalitarias» dentro del Frente Amplio, partido del cual fue expulsado por estar en contra de las dictaduras.

Almagro criticó a la izquierda de su país por intentar «justificar la dictadura cubana o la dictadura bolivariana emergente», y señaló que debe «ser una persona lejos de eso», pues «si el Frente Amplio está ahí», alertó que él definitivamente no está ahí.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Abiertamente llamó usurpador a Nicolás Maduro y presidente constitucional a Juan Guaidó, mientras que el Gobierno de Montevideo sigue vinculado de manera política y económica a Maduro.

Mientras sus excompañeros de partido lo acusan de atentar contra la democracia, afirma que respetarla es reconocer al presidente constitucional y no al usurpador. Por ello cuestionó el manejo de la crisis venezolana por parte del Gobierno de Uruguay, asunto que le costó su afiliación al Frente Amplio, ya que anunció que no descartaba ningún método para un pronto retorno a la democracia.

En vista que fue asumido como promotor del intervencionismo militar por parte de la izquierda uruguaya, el canciller Rodolfo Nin advirtió que era «absolutamente contrario a la vocación nacional”, y el Frente Amplio dijo que las declaraciones de Almagro «se alejan de los principios históricos de la fuerza política sobre la defensa de la paz y la autodeterminación de los pueblos”.

Al respecto, Almagro respondió enfáticamente que es un problema muy grave «que resulte indiferente estar ante una posición democrática que una posición dictatorial, lo cual se junta a otras posiciones que ha tenido antes Uruguay que verdaderamente dejan mucho que desear, como haber quitado de la declaración del grupo de contacto con la Unión Europea la liberación de presos políticos y de violaciones de derechos humanos»

Afirmó que no sabe «cómo se puede pretender que la secretaría general de la OEA se plante frente a un Gobierno ilegítimo y dictatorial con neutralidad al respecto».

Aunque califica como «correcta» la decisión de Uruguay de plegarse a la Unión Europea para pedir elecciones libres en Venezuela, califica el cambio de Uruguay como «demasiado abrupto, demasiado sorpresivo, pero definitivamente es la decisión correcta».

Almagro aprovechó la oportunidad para destacar que tomó su expulsión del Frente Amplio con naturalidad, pues tenía diferencias significativas con el partido de Gobierno.

Por ende, advierte en noviembre de este año va a votar en las elecciones presidenciales y va ser «muy bueno no tener que rendir cuentas a nadie de a quién estoy votando».

En medio de los cambios continentales en la región, el hecho de quitarle un aliado más al régimen de Maduro podría ser influyente. Pues hasta el momento los regímenes han estado estrechamente vinculados, partiendo del hecho que el hijo del presidente Tabaré Vásquez es el mayor proveedor de seguridad informática del régimen de Maduro y, a su vez, el mayor beneficiario de las contrataciones estatales.

Así, al debilitar a la izquierda continental, también reduciría el nepotismo que logra que los hijos de presidentes se vuelvan tan suntuosos como los príncipes de una monarquía, como sucedió con la hija de Hugo Chávez y como todavía sucede con los hijos y nietos de Fidel Castro que pasean en BMW por las calles de La Habana, mientras el cubano de pie hace fila para el pan racionado.

En contraste, pese a que Luis Almagro ha forjado su carrera política de la mano de la izquierda política e ideológica, ha sabido ser crítico de esta, particularmente cuando las «tentaciones totalitarias» vuelven a quienes dicen buscar «justicia social» en facilitadores de dictadores.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento