Ecuador se retira de Unasur y consigo del socialismo del siglo XXI

Así como la caída del muro de Berlín marcó el desmantelamiento del socialismo, ahora el retiro de la estatua de Nestor Kirchner representa el fin del socialismo del siglo XXI.

2.015
Estatuas de Lenin derribadas marcaron la caída del socialismo, hoy la de Néstor Kirchner la versión del socialismo del siglo XXI. (Fotomontaje de PanAm Post)

La caída del Muro de Berlín marcó el fin del socialismo del siglo XX, y esto estuvo enmarcado por el derribo de estatuas de Lenin y Stalin. En el caso del socialismo del siglo XXI, el retiro de la estatua de Néstor Kirchner, expresidente de Argentina, anuncia el fin del proyecto continental.

Costó más de 43 millones de dólares erguir el edificio de Unasur, la Unión de Naciones Suramericanas, con el supuesto fin de armar un proyecto regional. El expresidente argentino estaba conmemorado ahí, hasta que el presidente actual de Ecuador, Lenín Moreno, anunció que se va.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Por medio de una cadena en radio y televisión, Moreno le anunció a Ecuador el «retiro definitivo de Unasur». “Dejaremos de participar en todas las actividades de esa organización. No consignaremos ni un solo centavo más, ni un aporte más al presupuesto de la organización”, agregó.

Y es que el mandatario denunció los abusos cometidos dentro de la organización, donde más que apuntar a la unidad regional, Unasur servía para acomodar en puestos políticos a aliados de los encargados, que, en su mayoría, le rendían cuentas a los gobiernos de izquierda de la región. Así lo afirmó Moreno cuando dijo que el declive de la organización es consecuencia de que «algunos mandatarios irresponsables se encapricharon por nombrar a sus amigos a esa Secretaría [general], nuevamente replicando los peores vicios del socialismo del siglo XXI».

Así, en su alocución, Moreno decidió arremeter fuertemente contra el socialismo del siglo XXI, tanto como ideología como proyecto político.

Actualmente, este sistema que se financió con el petróleo venezolano está en un momento crítico. Su ideario está muerto, Fidel Castro, y el hombre que asignó como líder, Lula da Silva, está preso y condenado por actos de corrupción durante su Gobierno.

Ahora, sin sede, pues el mandatario ecuatoriano informó que debido a la salida de su país de este organismo, y como dueños de esta sede, a la que él llamó una «oda al despilfarro» y criticó que el Ecuador destinara más de 40 millones de dólares a su construcción, pedirán la devolución de la estructura a su país.

Este fenómeno del derribamiento de estatuas como símbolo de la caída de un proyecto político fue conmemorado con precisión en la película «Goodbye Lenin», donde se observa una estatua del líder de la Unión Soviética, Lenin, siendo transportado en helicóptero, colgado.

Hoy es Lenín, Moreno, quien le dice goodbye, adiós en inglés, no a su tocayo sino a Néstor, símbolo de la izquierdización del continente americano.

En su lugar, Ecuador retomará el uso de ese lugar para montar la Universidad Indígena del Ecuador, algo que el mandatario considera más representativo de los ecuatorianos.

Lo contrario a lo que alega representa Néstor Kirchner, quien anuncia que «no representa los valores de nuestros pueblos», como los escándalos de corrupción en su contra, al igual que su esposa, la también expresidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Moreno critica lo que él construyó

Sin embargo, pese a que en la actualidad Lenín Moreno busca distanciarse del proyecto regional, no es un dato menor que él fue vicepresidente de Rafael Correa y como tal parte del Gobierno que vio nacer a Unasur.

Sin embargo, desde que asumió la presidencia de Ecuador su postura ha sido diferente a la de su predecesor, quien fuera uno de los mayores promotores del socialismo del siglo XXI. Tanto así que decidió sacar a la luz varios procesos irregulares adelantados en el Gobierno de Correa, como maquillar el presupuesto nacional, violar el tope de endeudamiento establecido en la Constitución, procesos de espionaje, ente otros.

Bolivia defiende UNASUR

A pocas horas de su proclamación, Moreno ya tuvo resistencia. Luego de una reunión de jefes de bancada parlemantaria del partido de gobierno en Bolivia, MAS, Movimiento al Socialismo, el presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Víctor Borda, anunció que han «pedido que se busque unidad, que se busque consenso de otros países, para que pueda subsistir nuevamente Unasur».

Borda alega que el quiebre de Unasur es consecuencia de algunos países de derecha que intentan, según el oficialismo boliviano, «destruir la unidad latinoamericana» para la creación de Prosur, un proyecto que busca desprenderse de cualquier tipo de ideologización, según lo expresado por los presidentes de Colombia, Brasil, Paraguay y Chile.

Fue Sebastián Piñera, presidente de Chile, quien invitó a Ecuador a formar parte de Unasur. La reunión para su creación se realizará el próximo 21 de marzo.

Ante esto, Borda advierte que iniciativas como Prosur «obviamente va a estar regida, fundamentalmente, no por conceptos de integración latinoamericana, sino particularmente por la ley de oferta y la demanda». Es decir, de la prevalencia del libre mercado.

De modo que en los días venideros Sudamérica atraviesa cambios significativos, el desmantelamiento de la sede del socialismo del siglo XXI, seguido por la reorganización de los gobiernos de centro-derecha de la región, lo que se vería reflejado en un mayor crecimiento económico de la región y mayor libertad para los ciudadanos que integrarán Prosur.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento