Guerra Fría 2.0: Rusia arma a Cuba, Nicaragua y Venezuela

Rusia busca forjar un mundo "post-occidental" para lo cual busca socavar la influencia de EE. UU. y Europa en el mundo y alía con China para implantarse como potencia en América Latina

6.571
Las ventas de Rusia en América Latina aumentaron un 44 %. 73 % de las armas rusas son compradas por Venezuela, 9 % por México y 8 % por Perú. (Fotomontaje PanAm Post)

Es una «amenaza directa» contra la seguridad regional, advierte sobre el envío de tropas rusas a Venezuela el encargado de seguridad nacional del presidente Donald Trump, John Bolton.

Rusia busca «irritar» a EE. UU. y posicionarse como potencia y por tanto es una amenaza, advierte desde la Casa de América, el Real Instituo Elcano, en su informe Rusia en América Latina: repercusiones para España.

En lo que va corrido del año, Rusia le otorgó préstamos por 38 millones de euros a Cuba para comprar equipos militares rusos, y desde 2006 tienen vigente una cooperación militar con la isla.

Según el informe, el apoyo ruso a gobiernos «no democráticos como el de Venezuela», que incluye la venta de armas y la cooperación militar con ese país, Nicaragua y Cuba «pueden desestabilizar» la zona.

Pese a la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela, la dictadura de este país destina un presupuesto tan grande a armamento que compra el 73 % del mercado de armas de Rusia. También en el continente, México compra el 9 % y Perú el 8 %.

En la última década, Rusia aumentó el comercio con América Latina en un 44 %. Así como su aliada China lo hizo en un 210 %.

El informe plantea que aunque EE. UU. sigue siendo el principal socio comercial de la región, luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001 bajó considerablemente al enfocarse en la guerra contra el terrorismo.

Por tanto, el informe llama «débil» todavía a la influencia rusa. Sin embargo, resalta la importancia que tiene la zona. Puesto que luego del 2008, tras la anexión de Crimea, al sur de Ucrania y el apoyo a rebeldes prorusos en países de la región, Rusia perdió comercio en Occidente en general.

Al respecto, la directora del informe —la Dra. Mira Milosevich-Juaristi— plantea que Rusia busca un mundo «pos-Occidental». Así lo declaró Sergey Lavrov en  2017 en la conferencia de seguridad de Munich y lo reiteró en varias ocasiones. Para lograrlo, Rusia busca fortalecer lazos en América Latina.

Rusia busca promover un mundo posoccidental

Posterior a la caída de la Unión Soviética, en 1991, está en marcha lo que se conoce como la Doctrina Primakov, nombrada así por el ministro de Relaciones Exteriores en los tiempos de Boris Yeltzin. Se trata del «multilateralismo» que busca quebrar la hegemonía política.

Milosevich afirma que se han potenciado desde que Putin está en el poder, cuando han habido 43 visitas oficiales, de las cuales 17 han sido presidenciales y 26 ejecutadas por el ministro de Relaciones Exteriores.

De acuerdo con la Dra. Milosevich, «Brasil y México son los mayores socios comerciales de Rusia, mientras el ‘triángulo del Caribe’ —Venezuela, Cuba y Nicaragua—, con estrechos vínculos políticos y militares con el Kremlin, favorece la penetración geopolítica rusa en el continente».

El actual Gobierno de Brasil y su acercamiento a Trump podría afectar los ingresos de Rusia y, por tanto, agravar su necesidad de fortalecer lazos con países vecinos o bien reafirmar la estrategia de cooperación para no perder a uno de sus socios principales.

Cabe resaltar que en la vecina Polonia, Donald Trump hizo un llamado al rescate de Occidente, y afirmó, en la rueda de prensa dada junto a Jair Bolsonaro, que EE. UU. y Brasil son las democracias y las economías más grandes de Occidente.

De hecho, el canciller del actual de Gobierno de Brasil ya anunció que Rusia debería remover sus tropas de Venezuela.

Mientras tanto, el informe plantea que si el líder opositor Juan Guaidó se consolida como presidente de Venezuela, Rusia se quedará solo con sus históricos aliados de la Guerra Fría, lo que «limitará aún más» su presencia e influencia.

Por ahora, advierte que el principal interés de Rusia es posicionarse como «potencia virtual» y una de las formas de lograrlo es por medio de las telecomunicaciones.

Russia Today (RT), medio que promueve las políticas de Putin y sus aliados, ya está disponible en español y es posible ver el canal estatal en toda América Latina. Asimismo, el portal de noticias que lleva el nombre del primer satélite de tiempos soviéticos, Sputnik, ya se publica traducido al castellano, lo que deja ver el fuerte interés del Gobierno ruso por consolidarse en la región.

Rusia cuida sus intereses: Venezuela le adeuda 6.000 millones de dólares

Sin embargo, la Dra. Milosevich no considera que Rusia pretenda meterse militarmente en Venezuela, sino que cuida sus intereses para garantizar el pago de la deuda de 6.000 millones de dólares.

Para lograrlo, asegura que Rusia seguirá apoyando a Nicolás Maduro con una «retórica antiestadounidense», pero también tiene establecidos «ciertos canales» con la oposición.

El «apoyo» a candidatos populistas provisto por los medios rusos ha sido clave, en el caso de México ha sido evidente.

La mano de Rusia en Nicaragua

Ahora, por medio de la diplomacia, Rusia ejerce su influencia. Por ejemplo, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, exigió el cese de las «presiones externas» sobre Nicaragua que, según Rusia, pretenden «desacreditar al Gobierno legítimo de ese país» centroamericano. «Estamos convencidos de que los nicaragüenses son capaces de solucionar sus asuntos internos de forma independiente y sin injerencia exterior», dijo Zajárova.

Sin embargo, Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua, ha implementado las mismas estrategias de Maduro para mantenerse en el poder. Desde elecciones fraudulentas, manejo de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, una cruenta represión hacia sus opositores, violación de libertades económicas e individuales, hasta llevar a cabo negociaciones con los que logra permanecer en el poder. Además, Ortega se niega a reconocer más de la mitad de las víctimas fatales a manos de sus grupos represores, al igual que a los presos políticos, que ya superaron la cifra de 600.

561 muertos registran las ONG nicaragüenses, mientras que lla dictadura afirma que son 199. Los presos políticos ascienden a 802, pero el Gobierno afirma que son 340.

De modo que siguen las peticiones de observación internacional ante la falta de concilio entre las cifras presentadas por civiles y las del Gobierno.

Pero Rusia dice que no, pues su aliado, Daniel Ortega, alega que las protestas civiles que se acercan a un año sin cesar, no son más que un intento de EE. UU. por desestabilizar al Gobierno.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento