Presidente de Ecuador solicita que Assange no sea torturado ni asesinado

"Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte", declaró Moreno.

868
«Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición». (Fotomontaje PanAm Post)

Luego de seis años y 10 meses, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, le retiró el asilo al hombre más perseguido de los gobiernos y corporaciones más poderosas del mundo por develar información confidencial. Sin embargo, el presidente entregó a Julián Assange a la justicia con la condición de resguardar su integridad física.

«Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte», declaró Moreno cuando anunció que Ecuador no le daría más asilo en su embajada de Londres al experto informático.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Entre las denuncias que pesan contra Assange está la supuesta conexión con intentos de desestabilización al Gobierno ecuatoriano junto con hackers rusos y viajes del excanciller de Correa a Venezuela con hackers de la organización aliada de Assange. Así lo declaró la ministra de Interior.

Públicamente Moreno dijo que Assange se metió en políticas de Estados, lo cual quebraba una condición básica para su permanencia en la embajada. Esto había provocado que se le suspendiera el acceso a Internet. Suspensión que el australiano violó por medio de un teléfono celular.

«Hoy anuncio que la conducta irrespetuosa y agresiva del señor Julian Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra del Ecuador y, sobretodo, la transgresión de los convenios internacionales, han llevado la situación a un punto en el que el asilo de Assange es insostenible e inviable», afirmó Moreno.

Intromisión de Assange en la política interna y externa

La intromisión en política interna por parte de Assange ya se había dado, aunque en beneficio de Moreno. Durante las elecciones presidenciales, el líder de Wikileaks buscó perjudicar al candidato a la presidencia de la oposición, Guillermo Lasso, cuya derrota fue ampliamente cuestionada como ilegítima.

Assange indagó información personal de Lasso para incriminarlo y así garantizar la victoria del partido de Gobierno, Alianza País que hasta entonces era dirigida por el presidente que le dio asilo, Rafael Correa, y cuyo triunfo podía garantizar, creía él, su permanencia en la embajada.

Pese a que Moreno fue vicepresidente de Correa, y haber sido beneficiado por la campaña de Assange en contra del opositor, el actual presidente hoy está totalmente desvinculado de Correa y dio la orden de salida del australiano de la embajada.

Sin embargo, ya desde ese tiempo Assange advirtió que expondría información que descubrió sobre Moreno y llegó incluso a amenazar con llevar a juicio al Ecuador, país que le estaba albergando.

Aunque es el hombre más temido por espiar a varios gobiernos, el ciudadano australiano había sido perseguido —con orden de arresto— por la justicia de Suecia tras dos acusaciones de delitos sexuales.

En diciembre del 2011 quedó en libertad bajo fianza, se emitió una orden de extradición a Suecia y Assange optó en 2012 por pedir asilo político en la embajada de Ecuador, el cual fue concedido un mes después.

Luego de años (2016) prescribió la causa por abuso ante la justicia sueca, pese a los múltiples pedidos de extradición. Ahora pesa en su contra, hasta el 2020, una causa por delitos menores.

Cuando el exsoldado, que filtró secretos a Wikileaks, Bradley Manning —quien logró cambiarse legalmente el nombre a Chelsea y pasó a una cárcel de mujeres— fue conmutado en el 2017 por el entonces presidente Barack Obama, Assange manifestó que estaba dispuesto a viajar a EE. UU. con la condición de que sus derechos fueran respetados. Pero esto no sucedió, y con el inminente cambio de Gobierno en Ecuador se tensionó su posición.

Por su parte, activistas exiliados como Edward Snowden, también perseguido por revelar información que expone abusos por parte del Gobierno de EE. UU., sobre todo a nivel militar, resaltan que la ONU llamó ilegítimo al arresto.

Assange violó, reiteradamente, disposiciones de convenciones sobre asilo diplomático

La mañana del 11 de abril, LenÍn Moreno declaró: «Ecuador cumplió con sus obligaciones en el marco del derecho internacional. El señor Assange violó, reiteradamente, disposiciones expresas de las convenciones sobre asilo diplomático de La Habana y Caracas».

«A pesar de que se lo solicitó en varias ocasiones que respete y cumpla dichas normas, violó particularmente la norma de no intervenir en asuntos internos de otros Estados (…) La paciencia del Ecuador ha llegado a su límite», subrayó.

Concluyó que el Gobierno británico le confirmó por escrito que Assange no sería extraditado a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte. Aunque no lo dijo expresamente, podría aplicar a EE. UU., donde sigue vigente la pena capital.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento