Docentes chilenos dejan dañar 5,5 millones de dólares en comida para niños

12 millones de raciones alimenticias, destinadas a 10.000 niños, se pudrieron durante el paro docente que lleva cinco semanas en Chile

537
Una mujer participa en una marcha estudiantil este jueves, en Santiago (Chile). EFE/ Alberto Valdes

Hace cinco semanas que hay paro nacional de profesores en Chile. En ese tiempo, 12 millones de raciones alimenticias se han desperdiciado. De modo que los maestros no solo le negaron a los niños acceder a la educación, también a los alimentos.

Según la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), los alimentos perdidos están valorados en 3.800 millones de pesos, 5,5 millones de dólares aproximadamente.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

En su defensa, la directora subrogante de Junaeb, Antonella Gilabert, declaró que no todos los colegios han cerrado sus puertas. En los colegios que han permitido acceso, la comida no ha llegado a los niños por desconocimiento de los padres. En otras palabras, no responsabiliza a los docentes que se encuentran en paro sino a los padres.

Gilabert declaró ante CNN que “a lo largo de todo Chile, son 445 colegios que no hemos podido entrar. Tenemos la cocina o el comedor cerrado, y lo más importante, no tenemos una contraparte, no está el director o un adulto que se haga responsable de la seguridad de los niños en ese momento”.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Es decir, indica que no hay quien asuma la responsabilidad de informar a los padres primero que están abiertos los colegios y segundo que es seguro ingresar. Dato relevante ante el hecho de que en toda manifestación tiene resguardo policial y ante los desmanes puede haber violencia.

Para el Gobierno hay «motivación política» detrás del paro

En cuanto a las razones detrás del paro, la vocera del Gobierno, Cecilia Pérez, afirmó que hay “una motivación política” que impulsa las manifestaciones.

El lunes 24 de junio dijo, a raíz de una reunión en el palacio de Gobierno La Moneda, que “no hay ninguna justificación para que este paro continúe. Que lo sepan los padres, que lo sepan los alumnos y también que lo sepan los propios profesores: en la continuidad de este paro lo que hay es una motivación política”.

Exclamó que el propio presidente del Colegio de Profesores anunció que será candidato a gobernador regional. Efectivamente, ya aparece entre los candidatos para gobernador de la capital chilena Mario Aguilar por el Partido Humanista, adscrito a la Internacional Socialista, e indica que no se postulará para la reelección del mando del Colegio de Profesores.

Críticas al vínculo político del paro

Tanto en redes sociales como en las calles y a través de cartas enviadas directamente a docentes y autoridades, la sociedad civil ha manifestado su inconformidad por el paro que ha dejado a miles de niños sin educación y ahora sin comida.

Una de las críticas es que pese a las concesiones siguen en paro.

Incluso dentro del rubro docente hay disidentes. Una profesora que se denomina a sí misma «no ideologizada por la izquierda», mágister en educación, declara abiertamente que no apoya el paro docente y comparte un cuadro que desglosa, una por una, las peticiones de los manifestantes junto a su respectiva traducción.

Dicho cuadro resalta que los maestros no quieren ser evaluados. Este fenómeno se repitió del otro lado de la cordillera, en Argentina, luego de que fueron entrevistados docentes que protestaban, y ante la pregunta de si aceptarían ser evaluados a cambio de ver triplicado su sueldo respondieron que no.

Es decir, exigen derechos, pero sin una retroalimentación de responsabilidades.

Por parte de los apoderados, denominación que en Chile aplica a los adultos responsables de los menores, también hay inconformidad.

En la localidad de Ñuble, por ejemplo, los apoderados se manifestaron pacíficamente para pedir la reincorporación de miles de estudiantes que perdieron no solo su acceso a la educación, sino también a la comida que sus padres han financiado con impuestos.

Por el momento no hay señales de que el paro esté cerca de terminarse. Mientras tanto, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, informó que están gestionado que los colegios cerrados por el paro puedan abrir sus puertas, de modo que no les falte alimento a los niños chilenos. Así, la comida que ya está preparada, llegará a sus destinatarios. Contrario a lo que ha ocurrido hasta el momento, dado que quienes gritan «consciencia social» en las calles pasaron por alto la alimentación de los más pequeños.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento