El hambre como método de control: desde la Unión Soviética hasta Bolivia

Lenin mató de hambre a 5 millones, Stalin a más de 7 millones, mientras que en Venezuela 60 % de las personas se van a dormir con hambre

9.397
Los sistemas socialistas utilizan el hambre como mecanismo de control social. (Fotomontaje PanAm Post)

El Ministerio de Gobierno en Bolivia anunció que Evo Morales pretendía usar el hambre para controlar a los bolivianos. Ordenó aislar a La Paz para que no entre comida ni combustible. Pero esta no se trata de una idea original o un caso aislado, sino un método implementado en todo gobierno socialista.

«Hermano, que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear. Cerco de verdad. Cuando me han expulsado del Congreso en 2002, bloquearon. Ahora me expulsan de Bolivia y hay bloqueo. Vamos a ganar. (…) Si la Asamblea rechaza mi renuncia, voy a intentar como sea volver, aunque me detengan», dijo Evo Morales, que desde el exilio pretendía desestabilizar al actual Gobierno para retomar el poder.

El hambre como método de control de la población ha sido una estrategia utilizada en los sistemas socialistas para aferrarse al poder. Así lo recalca el artista cubano Marichal, autor de la canción Anatomía del socialismo, donde explica que una vez se comprende cómo funciona el mecanismo, ya se sabe qué esperar. Por eso afirma que hay que estudiar la metodología socialista, ya que repite los mismos patrones en todos los países.

«Desde la Unión Soviética, pasando por Cuba y Venezuela, hemos caído todos en la misma trampa», empieza la canción donde advierte: «América Latina, despierta. Pa’ que no caigas en lo mismo. Mira al pasado y aprende lo que trae bajo la manga el comunismo».

«Estudié países donde existió el comunismo. Y descubrí que el modus operandi ha sido el mismo. Cada régimen totalitario ha usado el mismo libreto, donde el fin… del cuento es someter a un pueblo completo. Busqué mil datos, hice mis comparaciones y descubrí que hay coincidencia en todas sus acciones», continua la canción.

Tal como describe Marichal, cuando afirma que «Critican al capitalismo, pero viven en mansiones», mientras estuvo en el poder en Bolivia, Morales vivió rodeado de lujos. Con el dinero de los contribuyentes se construyó no solo una mansión, sino un palacio. Las similitudes entre líderes socialistas se repiten a lo largo de la historia.

Como indica el rapero, usar el hambre como método de terror no es una idea original de Morales, sino parte de la ideología que profesa: el socialismo. Desde el primer gobierno socialista, en 1920, Lenin, como líder de los bolcheviques, dio la orden de que los campesinos no tuvieran acceso a la comida por su supuesta complicidad en la guerra contra el Ejército Rojo, fundado y liderado por Trotsky.

Solo de 1921 a 1922 murieron de hambre alrededor de cinco millones de personas y se llegó no solo a practicar canibalismo, sino incluso a comerciar partes de cuerpos humanos. Eso fue solo el principio. A inicios de la década de 1930, durante uno de los procesos de colectivización (de la agricultura), como dicta el socialismo, el entonces líder de la URSS, Stalin, dio la orden de expropiar y redistribuir. Los ucranianos de la parte occidental, habitantes de la zona más fértil de la URSS, se resistieron y como consecuencia fueron condenados a trabajar la tierra sin poder alimentarse de ella.

Se estima que alrededor de siete millones murieron de hambre solo en un año. Este suceso se conoce como el Holodomor, que significa hambre artificial. Pues no faltaba comida, simplemente no se podía acceder a ella «por órdenes de arriba», como pretendía Morales en Bolivia.

No hace falta volver en el tiempo ni salir del continente para ver cómo opera la anatomía del socialismo. Más del 60 % de los venezolanos se acuesta a dormir con hambre, 63,2 % de los adultos admitió que solo come dos veces al día para alimentar mejor a sus hijos. Por lo que muchos de los venezolanos perdieron 11,4 kilos en el 2017, según Encovi (Encuesta de Condiciones de Vida).

Por eso y más, el rapero Marichal advierte que un pueblo que no conoce su historia está condenada a repetirla. Porque asegura que el hambre no se trata de un simple fracaso del socialismo, sino de un instrumento para prolongar a los socialistas en el poder.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento