«No más sangre», primer aniversario de AMLO convoca marcha en contra

México vive el año más sangriento de su historia, en lugar de combatir a los carteles, López Obrador alega que "el narco es pueblo"

1.032
Entre los reclamos estaba el rechazo a las reformas constitucionales que quebrarían el Estado de derecho. (EFE)

El 1 de diciembre Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumplió su primer año como presidente de México. Presidencia que ha logrado el menor crecimiento económico del sigloel impulso de reformas que podrían cambiar el orden democrático; mayor desempleo (sobre todo en el sector de la salud) y el mayor índice de asesinatos en la historia. Fue precisamente este último punto el que impulsó a miles de mexicanos a reunirse y protestar contra el mandatario bajo la consigna «No más sangre».

Las políticas impulsadas por López Obrador no han tenido efecto para frenar la ola de violencia que enfrenta México, pues las cifras muestran que en lo que va corrido de su mandato el promedio de homicidios diarios supera el centenar. El Gobierno reportó que en diciembre de 2018 se registraron 2 153 homicidios, con un promedio de 79,7 casos por día. Es decir, aumentó más del 25 % con respecto al mes anterior. El aumento no se detuvo, ya que el 8 de junio de 2019 se reportaron 113 asesinatos y al día siguiente 191, según los datos del Informe de Seguridad.

En México el narcotráfico asesina a familias

En dichos picos lo que más indignó a los mexicanos fueron las familias asesinadas, como el caso de la familia LeBaron, oriundos de EE. UU., que perdieron a tres de sus mujeres y a seis niños a manos del narcotráfico. Por ello esta familia se sumó a las protestas contra la violencia, exigiendo justicia. Adrián LeBarón, padre de una de las asesinadas, Anita Miller LeBarón, y abuelo de cuatro de los niños asesinados, agradeció a los asistentes a la manifestación por sentir su dolor y ofreció las cenizas de su hija a cambio de lograr resultados para reducir la violencia en el país.

Otro de los casos se dio en Semana Santa, cuando un menor de dos años fue asesinado a tiros junto a su familia. “Al bebé lo siguieron rematando, le dieron en el corazoncito, cómo no se van a dar cuenta si lo traía la mamá cargando. A la mamá también le dieron. Yo creo que el papá lo quiso cubrir, pero le dieron en la cara”, dijo el hermano del pequeño fallecido en Minitilán, Veracruz, ante la prensa local.

En Acapulco, el mismo fin de semana que fue asesinado el alcalde de Azoyu, también fue ejecutada una familia entera.

Delincuencia afecta sobre todo a los más humildes

Contrario a lo que alegan López Obrador y sus defensores, que descalifican a sus opositores como «fifís», la violencia en México ha perjudicado principalmente  a los más pobres. Así lo mostraron habitantes de Tangamandapio (Michoacán), que vistieron ropa indígena junto a carteles que indicaban «Fuera AMLO».

Este es otro de los estados que se ha visto afectado por la violencia. En septiembre, por ejemplo, sujetos armados irrumpieron en una casa y asesinaron a tiros a un hombre y a su hija de seis años.

Para López Obrador «el narco es pueblo»

Pese a sus propuestas populistas, López Obrador no ha mostrado voluntad de proteger a los ciudadanos. Aunque el principal factor que impulsa la violencia en México es el narcotráfico, el presidente fue capturado en cámara diciendo que «el narco es pueblo».

Frente a los gritos de los peatones que se acercaron al mandatario para pedir justicia y seguridad, este declaró que los narcotraficantes no serán combatidos con las armas porque son el pueblo.

Las declaraciones son de agosto. Ya en octubre, desde las fuerzas de seguridad hasta el gabinete de López Obrador mostraron que operan bajo esta premisa, pues dejaron en libertad al hijo del Chapo Guzmán. Al día siguiente del tiroteo que se presentó en Culiacán en medio de la captura de Ovidio Guzmán, que dejó un saldo de ocho personas asesinadas, el mandatario informó en su programa matutino que “se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso porque no se trata de masacres, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”.

Sin embargo, las masacres no han terminado. El 15 de octubre, dos días antes del tiroteo de Culiacán, en Michoacán, al oeste de México, una masacre cobró la vida de 14 policías.

Cabe señalar que México tiene una de las políticas de armas más restrictivas. De modo que los ciudadanos que cumplen la ley quedan vulnerables y a merced de la protección estatal, mientras los delincuentes emplean armas ilegales para amedrentar e incluso asesinar a la población.

Por eso los mexicanos exigen acción contra la delincuencia, para que sea combatida y no amparada por el Gobierno. Sobre todo porque temen que las reformas constitucionales lejos de garantizar seguridad quiebren el Estado de derecho.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento