Manifestantes en Chile niegan educación a 202 mil estudiantes

La supuesta lucha contra la desigualdad en Chile ahora se impone a los exámenes de ingreso universitario, en rechazo al acceso de la educación superior por mérito, clausuraron los exámenes de ingreso

980
202 mil estudiantes chilenos se quedaron sin rendir el examen que les permitiría acceder a la universidad. (EFE)

Las protestas en las calles de Chile que empezaron en octubre siguen y trascendieron al ámbito educativo, privando a los estudiantes preuniversitarios de acceder a los exámenes de ingreso. Como represalia, la bancada de UDI (Unión Democrática Independiente) propone que los participantes del boicot pierdan acceso a la gratuidad universitaria y el gobierno advierte acciones penales contra los organizadores.

Según el escrito presentado por el Ministerio del Interior a la Fiscalía Nacional, «el balance es que producto de desordenes, riñas, cacerolazos, interrupciones del tránsito y tomas de colegios, 147 sedes de rendición de la PSU en todo el país debieron paralizar el proceso por verse impedido de llevarlo a cabo en razón de estas acciones violentas por parte de la ACES».

Al menos 202 mil estudiantes secundarios chilenos no pudieron acceder al examen de historia necesario para la Prueba de Selección a la Universidad, por causa del boicot convocado por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES).

Estudiantes a cargo del boicot infringieron la Ley de Seguridad del Estado

En vista que el vocero de la ACES, Víctor Chanfreau, amenazó con que “se van a intensificar de todas maneras las movilizaciones” y el hecho que se haya cancelado la PSU, fue celebrado por la dirigente de ACES, Aylén Salgado dijo: “no es un triunfo solamente para los estudiantes secundarios, sino que para el pueblo en su conjunto”, ambos pueden enfrentarse a la justicia, de acuerdo al artículo 6, letra c) de la Ley de Seguridad del Estado que establece: «Los que inciten, promuevan o fomenten, o de hecho y por cualquier medio, destruyan, inutilicen, paralicen, interrumpan o dañen las instalaciones, los medios o elementos empleados para el funcionamiento de servicios públicos o de utilidad pública o de actividades industriales, mineras, agrícolas, comerciales de comunicación, de transporte o de distribución, y los que, en la misma forma, impidan o dificulten el libre acceso a dichas instalaciones, medios o elemento”.

La mayor motivación detrás de las protestas en Chile desde octubre ha sido poner fin a la «desigualdad». Por tanto, los manifestantes incluyen ahora en su «lucha» atacar los exámenes del PSU, pues son estandarizados y premian al mérito, algo que los igualitaristas desaprueban.

En respuesta, la Universidad Austral emitió un comunicado indicando que se sienten orgullosos de favorecer el ingreso de acuerdo al mérito. Aclara que las matrículas no pueden ser ofrecidas por las autoridades. Pues eso quebraría el principio de igualdad y se trataría de un privilegio.

Lo opuesto a lo que piden figuras como el vocero de ACES. Luego que la ministra de Educación, Marcela Cubillos, pidió marginar al vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) del proceso de admisión a las universidades por sus llamados al boicot de la PSU, el director de la escuela de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales, Robinson Silva, anunció vía Twitter: «Desde la Escuela de Historia y Ciencias Sociales de la UACh en Valdivia daremos ingreso inmediato a Víctor Chanfreau, si así lo decide, la ministra no tiene autoridad para negar matrículas».

La Universidad Austral aclaró que Silva, como docente, tampoco tiene autoridad para otorgar matrículas.

El activismo de Chanfreau no se limita al ámbito local, es un simpatizante confeso de la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela. Durante el reciente intento de Golpe de Estado contra el parlamento por parte de fuerzas leales al chavismo, este vocero de la juventud chilena de izquierda alegó lo opuesto y envió «saludos revolucionarios».

Sumado a las declaraciones del joven vocero, el alineamiento ideológico de los dirigentes de las protestas en las calles de Chile con el proceso del socialismo del siglo XXI quedó esclarecido cuando Diosdado Cabello, uno de los hombres más poderosos del régimen de Nicolás Maduro, afirmó que lo exigido hoy por los chilenos de izquierda es algo que «ya nos dio el presidente Hugo Chávez en Venezuela».

Diputados de UDI presentan inciso en la ley para negar gratuidad educativa a estudiantes que niegan la educación a otros

Este activismo político fue enfrentado por la bancada de diputados de la UDI que presentó una propuesta para frenar la impunidad con la cual supuestos defensores de la educación les privan del acceso a la educación a otros estudiantes. Proponen endurecer las penas a los responsables del boicot en contra de la PSU.

“Como bancada de la UDI presentaremos un proyecto en línea de la ley Aula Segura para que hoy aquellas personas que participaron en el boicot de la Prueba de Selección Universitaria se les puede aplicar también esta ley con este nuevo inciso que les hace perder la posible gratuidad en la educación superior. Las personas pueden estudiar evidentemente, pero no pagado por todos los chilenos”, explicó el diputado Jorge Alessandri.

“Si bien no es retroactivo, nos estamos adelantando, a que nunca más en Chile alguien pueda privar a otro de forma violenta, de rendir esta u otra prueba de carácter nacional tan importante como la PSU”, agregó el legislador.

“Algunos jóvenes creen la facultad de decidir por sus demás compañeros, están en la lógica de destruir todo lo que a ellos no les parece. Quienes han incitado a la violencia y han coartado el derecho a la educación de miles deben ser sancionados, no pueden quedar impunes”, dijo la jefe de la bancada UDI, diputada María José Hoffmann.

En conclusión, los diputados del UDI aseguran que defienden el derecho de los estudiantes a rendir el examen de ingreso. Mientras los supuestos defensores de la educación les impiden el acceso.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento