Paraísos fiscales en barrios marginales: cómo Trump enriquece a los pobres

35 millones de los americanos más pobres se han beneficiado de la conversión de los barrios más pobres en "zonas de oportunidad"

2.921
La política fiscal de Trump permitió una inversión de más de 44 mil millones de dólares en los sectores más pobres de EE. UU. (EFE)

La prosperidad llegó a las zonas con más carencias de EE.UU. por medio de la inversión. Los barrios marginales ahora se llaman «zonas de oportunidad». Pues fueron converitdos en paraísos fiscales. La reforma fiscal de la administración Trump le dio la oportunidad a las empresas de crear fuentes de trabajo y a los más necesitados a beneficiarse de ello.

En la primera semana de febrero del 2020, Donald Trump lanzó la campaña Opportunity Now (Oportunidad Ahora), donde promete expandir las zonas de oportunidad que hasta ahora incluyen a 8 764 comunidades y han beneficiado a un total de 35 millones de personas, cerca del 10 % de la población, ayudando a la mitad de los ciudadanos considerados «pobres» en Estados Unidos (20% según las mediciones oficiales).

Desde el 2017, cuando la administración Trump implementó la reforma fiscal, 18 de los 50 estados de EE. UU. han presentado vecindarios que califican como «Zonas de Oportunidades», la mayoría designaron lugares profundamente empobrecidos. Georgia y California se destacaron por asignar la mayoría de sus vecindarios más angustiados.

Hasta mediados del 2019 las inversiones en dichas zonas llegaron a 44 mil millones de dólares, desde que se implementó la ley de incentivo fiscal en 2017,  y se espera que para el final del 2020 sumen un total de 100 mil millones.

En entrevista con Fox News, el senador republicano Tim Scott, que fue criado por su madre soltera y nació en la pobreza, afirma que el gobierno siempre ha querido ayudar pero siempre se ha quedado corto. Pues quien crea trabajo es el sector privado y el influjo de capital en los barrios marginales es lo que ha permitido la creación de riqueza.

En total, 59 % de los barrios que participan están en las zonas más pobres del país. Mientras que el 22 % de las selecciones fueron para áreas con tasas de pobreza relativamente bajas (por debajo del 20 %) y un 19 % adicional estaban en áreas que ya estaban gentrificando (áreas con las tasas más altas de apreciación del precio de la vivienda).

Esto último (gentrificación) significa que, dada la movilidad social, las viviendas deterioradas fueron reemplazas por unas de mejor estado, lo cual hace elevar los precios de los alquileres y compra de propiedades en la zona.

El término gentrificación se emplea comúnmente como crítica desde la izquierda política. Pues alega que desplaza a los pobres. Pero lo que observan centros de investigación, incluso de centro-izquierda como Brookings, es que las zonas de oportunidad han tenido enorme éxito, aunque plantean que todavía hay mucho por hacer.

Lo cierto es que muchos proyectos impulsados en la zona consisten en transformar edificios abandonados, esto permite mejorar el parque inmobiliario de zonas marginales y desarrollar proyectos comerciales en dichos inmuebles.

El éxito de la zonas de oportunidad fue tal que incluso el principal precandidato a la presidencia por el partido demócrata, Pete Buttgieg, las aplaude y pretende conservarlas. Sin embargo, anuncia en campaña que va a repeler el resto de los recortes de impuestos.

Respaldar mínimamente una medida de Donald Trump le ha costado el escarnio de la prensa progresista que llama a las zonas de oportunidad «una entrega a los más ricos».

Y claro que la medida ha beneficiado a los grandes inversores. Al hacerlo también ha beneficiado a los que menos tienen, en particular quienes estaban desempleados.

La crítica más frecuente por parte de estos sectores es precisamente que paguen menos impuestos los que más tienen. Pero la realidad es que mayor producción ha permitido recaudación.

Según informa la plataforma Libertad Digital, los ingresos tributarios ascendieron a 3,27 billones de dólares en el primer año de gobierno de Trump. Con un aumento anual del 4 %, Trump terminará su periodo con 3,71 billones recaudados este año.

Además, explica que las empresas que deseen desarrollar inversiones de este tipo tienen que constituir primero un fondo de este tipo y, a continuación, deben invertir el 90 % de los activos asociados al proyecto en dicha demarcación. Distintas reglas regulan las inversiones para asegurar que, en efecto, se trata de inyecciones de capital que transformen de manera estructural la capacidad productiva de los barrios beneficiados.

El beneficio directo para las empresas inversoras es que están exentas de pagar el reparto de dividendos si deciden invertir sus beneficios a través de las «zonas de oportunidad». Si la inversión se mantiene por más de diez años, las ganancias obtenidas por esta vía permanecen libres de impuestos.

La población negra es la más beneficiada por las políticas de Trump

Por eso y más Donald Trump hizo eco de lo dicho por el periodista Lou Dobbs, «el presidente ha hecho más por los afroamericanos en este país que cualquier presidente desde Abraham Lincoln», quien puso fin a la esclavitud.

A lo cual la comentarista Charrise Lane afirma su respaldo al mandatario. Pues ha protegido la vida de la comunidad negra. Primero por medio de la reforma al sistema de prisión, que reduce la persecución a crímenes sin víctima (particularmente la venta y consumo de drogas), luego por las zonas de oportunidad que han beneficiado enormemente a las poblaciones más pobres y la defensa de la vida, en particular a los afroamericanos.

Ha sido precisamente la población negra la más beneficiada en cuanto a la reducción del desempleo, que ahora afecta a menos del 3,6 % de la población total.

En cuanto a la defensa de la vida de los negros, la activista se refiere al hecho de que no existe lugar más inseguro en EE. UU. para un negro que el vientre materno. Desde la legalización del aborto, 20 millones han perdido la vida, un fenómento que Trump ha buscado eliminar por medio del retiro de fondos públicos a clínicas de abortos.

Donald Trump fue el primer presidente de EE.UU. que asistió a una marcha contra el aborto, afirmando así su respaldo a los miembros más vulnerables de la sociedad.

Lo opuesto a lo que propone el partido demócrata, que ha excluido a los votantes provida. Por eso Trump dio un histórico discurso desde Bennedict College, una universidad con alumnado mayormente negro desde su fundación, anunciando que las políticas demócratas han decepcionado a los afroamericanos y afirmó que parte de su agenda es levantar a los estadounidenses olvidados.

«Mi objetivo ha sido dar voz a los que no tienen voz», dijo Trump.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento