Coronavirus: al hombre más rico de España no le permiten ayudar

Podemos propone un sistema político, económico y sanitario donde rige la fuerza y la imposición, así sea a expensas de los más vulnerables: los enfermos.

10.136
Las calles de Madrid desoladas ante el coronavirus (EFE)

España es el segundo país más afectado en Europa por el coronavirus, luego de Italia, y el cuarto en el mundo, después de China e Irán. En lugar de permitir distribuir el esfuerzo para salvar a las víctimas, el gobierno de coalición socialista ha monopolizado el servicio de sanidad e incluso ha impedido ayuda externa.

El caso más destacado es el de Amancio Ortega, el hombre más rico de España.  El fundador de la cadena de ropa Zara y sus imperio textil pretendía donar 10 000 mascarillas protectoras, y a finales de esta semana estaba previsto el envío de otras 300 000 mascarillas quirúrgicas protectoras.

Ortega puso a disposición del Gobierno para atender las necesidades de urgencia, tanto de material sanitario como textil. Ofreció equipos para combatir el cáncer y así permitir al gobierno priorizar el cuidado de los pacientes con coronavirus. Pero Podemos, el partido de extrema izquierda que tiene a su líder a cargo de la vicepresidencia del país, no se lo permite.

Podemos alega que se trata de limosna. Quieren que los españoles dependan del Estado, no de la solidaridad.

Proponen un sistema político, económico y sanitario donde rige la fuerza y la imposición, así sea a expensas de los más vulnerables: los enfermos.

El carácter autoritario de las exigencias de Podemos queda al descubierto en las declaraciones del secretario de comunición de Podemos, Juan de Olmo, quien a su vez hizo eco del vicepresidente Pablo Iglesias.

Cabe señalar que la esposa de Iglesias, Irene Montero, ministra de igualdad que paradójicamente ha excluido a los hombres de su gabinete, padece coronavirus y estando enferma protagonizó la marcha del 8 de marzo, «día de la mujer trabajadora», donde expuso a cientos de mujeres a la pandemia.

Siguiendo la línea de la coalición entre el Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos hasta el momento, «El Coronavirus está absolutamente controlado en España», según dijo el portavoz parlamentario de Podemos Pablo Echenique.

No obstante, la voz de la extrema izquierda no es la de los españoles en su totalidad. De hecho, en las últimas elecciones perdieron 300 mil votos frente a Vox.

Así quedó al descubierto cuando la actriz feminista Leticia Dolera arremetió contra el empresario y lo hizo nada menos que en «lenguaje inclusivo», anulando el sexo de los trabajadores mediante una «x». Llegaron multitudes a criticarla y refutar sus acusaciones.

Para comenzar, ella despidió a una actriz embarazada. Es decir no solo atentó contra la supuesta «sororidad» que el feminismo promueve entre mujeres, sino que además contradijo lo que ella critica a Amancio Ortega: el supuesto maltrato a sus trabajadores.

Además, recalcaron los usuarios de redes sociales que ella no solo no ha aportado a los más necesitados, sino que además «parasita» de los recursos del Estado que son sustraídos mediante impuestos a los ciudadanos, pues ella recibe subvenciones. Y no solo eso, tiene una relación sentimental con un parlamentario de Podemos, Jaume Asens. Por ende, no es la simple opinión de una actriz, sino de alguien vinculada a la política y que forma parte de un sistema que promueve la dependencia estatal.

Pero el caso de la restricción y crítica hacia la ayuda de Amancio Ortega no ha sido el único impedimento por parte del gobierno socialista y sus acólitos en España. Incluso donantes chinos han reprochado que la burocracia española dificulta el acceso de mascarillas, que han sido un factor clave para la detención de la propagación del virus.

También retuvo el gobierno español 7 000 mascarillas enviadas desde Ecuador. De modo que el gobierno socialista lo que ha mostrado es un afán de monopolizar toda ayuda, incluso a expensas de negársela a quienes más lo necesitan.

Tanto que decretó la «nacionalización» del sistema de salud privado.  En lugar de alivianar la carga del Estado y permitir la descongestión del sistema sanitario público, la coalición socialista aprovechó la crisis actual para expandir el Estado y consigo el control.

Ahora queda estar atentos a los avances del gobierno sobre otros sectores de la vida de los españoles mientras dure esta situación. Porque hasta el momento han dejado en claro su ímpetu autoritario, aún en tiempos donde más solidaridad se necesita.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento