Viróloga china: Partido Comunista liberó COVID-19 “intencionalmente”

Mediante un informe de 26 páginas, la viróloga Li-Meng Yan y su equipo buscan demostrar que la COVID-19 ha sido manipulada genéticamente para infectar a seres humanos

Según el informe, el SARS-CoV-2 es «un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla». (YouTube)

El coronavirus nació en China y se esparció por el mundo entero. Según la viróloga Li-Meng Yan y su equipo, fue no solo fabricado en un laboratorio, sino liberado intencionalmente.

Mediante un informe de 26 páginas buscan demostrar que la COVID-19 ha sido manipulada genéticamente para infectar a seres humanos. El estudio fue publicado en el sitio zenod.org, pero actualmente aparece en pantalla «experimentando problemas inesperados», de forma que no se puede ver.

Previo a ser retirado el acceso de redes, el lunes 14 de septiembre, el documento se titulaba: Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una sofisticada modificación en laboratorio en lugar de una evolución natural.

En él, Yan sostiene que la censura ha cumplido un rol fundamental en la prevalencia de la teoría del origen animal del virus y el ocultamiento de las hipótesis que fue creado en un laboratorio.

«La teoría alternativa de que el virus puede provenir de un laboratorio de investigación está estrictamente censurada en revistas científicas revisadas por pares. No obstante, el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico natural. La evidencias genómica, estructural, médica y la propia literatura contradicen fuertemente la teoría del origen natural», afirma. Por ello la investigación resalta «la necesidad de una investigación independiente sobre los laboratorios de investigación relevantes».

Según el informe, el SARS-CoV-2 es «un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla». «La proteína S habría sido manipulada artificialmente, después de lo cual el virus adquirió la capacidad de unirse a ACE2 e infectar a los seres humanos», señala y añade que «estas transformaciones han llevado a que el virus del SARS-CoV-2 se convierta eventualmente en un patógeno altamente transmisible, de aparición oculta, letal, sin secuelas claras y masivamente disruptivo».

Para dar rigor a su planteamiento, la doctora Yan dijo en entrevista con Tucker Carlson de Fox News, que trabajó en el laboratorio de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es el laboratorio de coronavirus más importante del mundo, en la Universidad de Hong Kong.

El régimen chino fabricó y liberó intencionalmente el virus COVID-19 que provocó cierres masivos y muertes en todo el mundo, agregó Yan el martes 15 de septiembre.

Cuando el entrevistador le preguntó específicamente a la Dra. Li-Meng Yan si creía que el Partido Comunista chino había liberado el virus «a propósito», ella respondió: «Sí, por supuesto, es intencional». «Entonces, junto con mi experiencia, les puedo decir, esto se crea en el laboratorio… y también, se extiende al mundo para causar tanto daño», agregó.

La doctora Yan lleva meses denunciando los supuestos intentos de China de suprimir información sobre el manejo que el régimen chino le ha dado al virus. Por ello ha desarrollado una amplia red de contactos en instalaciones médicas chinas para recopilar más información sobre el virus, ya que China impidió que los expertos extranjeros realizaran investigaciones en el país sobre este tema. Denuncia que el Gobierno chino ignoró las investigaciones que podrían haber salvado vidas. 

Sin embargo, no ha sido respaldada por su exempleador, la Universidad de Hong Kong. Por medio de un comunicado de prensa, la institución señaló que «El contenido de dicho informe de noticias no concuerda con los hechos clave tal como los entendemos», y afirma que Yan no realizó investigaciones relacionadas con el virus en diciembre de 2019 y enero de 2020.

No es un dato menor que Hong Kong está perdiendo paulatinamente su autonomía, pese a las masivas protestas, y está quedando a merced del Partido Comunista Chino. Desde la isla han surgido denuncias contra la OMS, subsidiaria de la ONU, por ignorar los destacados resultados de Taiwán en el combate al coronavirus y el aviso temprano de la propagación del mismo.

Pero la influencia de China ha prevalecido y sus reclamos han sido ignorados. Como China no reconoce la soberanía de ninguna de las dos naciones, estas tampoco son reconocidas por la ONU.

Pese al hecho de que Taiwán no tiene ni diez muertos en toda la pandemia, su fórmula de éxito no ha sido replicada. La región ya vivió un brote de coronavirus años atrás, también iniciado en China, por lo cual estaban preparados y fueron transparentes en su abordaje. Lo opuesto a China que censuró a sus médicos.

Respecto al brote de virus creado en un laboratorio, el Departamento de Estado de EE. UU. ya lo había advertido en el 2018, luego que la embajada de EE. UU. en Pekín envió a un equipo de científicos al Instituto de Virología de Wuhan (WIV), donde observaron fallas en la seguridad y alto riesgo de exposición de los empleados que experimentaban con murciélagos.

Hasta el momento el planteamiento era que la filtración sería accidental. Pero el reclamo de la Dra. Yan sugiere que fue a propósito y anunció la publicación de un segundo informe donde lo demuestra.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento