Virales

Newsletter

Manifiesto estudiantil de Venezuela: Libertad o nada

Por: María Gabriela Díaz - Mar 18, 2014, 4:16 pm

English“No tiene retorno” asegura la Junta Patriótica Estudiantil y Popular tras 41 días de protestas en Venezuela. Hannah Arendt se refería al socialismo y al comunismo como ideologías que habían perdido el contacto con las realidades del mundo; y consideraba que en medio de las revoluciones y guerras que se vivían en el siglo XX, se había olvidado la causa más antigua de todas: la libertad contra la tiranía.

Las recientes protestas en Venezuela han sido criticadas por no tener “un fin concreto”, “sin organización”, en un medio que “desgastará” a la población opositora, entre un sinfín de explicaciones que pretender argumentar cuál no es la salida, pero sin identificar cuál sí es. Los estudiantes, la población más joven de nuestra generación política, quienes han crecido prácticamente con el mismo régimen, no necesitan vivir bajo un gobierno distinto para saber que hay algo mejor.

No tener un fin concreto es que los venezolanos sobrevivan día a día cual muertos vivientes, sin tener la más mínima seguridad de lo que le depara en el futuro, y peor aún, sin tener el más mínimo control sobre su libertad individual. En Venezuela, vivimos sin ninguna organización, donde una simple rutina se convierte en un constante caos, producto de la ausencia de instituciones y el deterioro de nuestras normas de convivencia.

¿Desgastados? Si los últimos quince años de declive económico y social no nos han desgastado, protestar al respecto y ser brutalmente reprimidos definitivamente no lo terminará de lograr. Al contrario, despertará una sed de lucha de todos los venezolanos, quienes no han podido acostumbrarse a ser sumisos bajo un gobierno autoritario. El venezolano no es comunista, nunca lo ha sido, y jamás lo será.

https://twitter.com/esosiquetetengo/status/445959583937204224/

A través de un manifiesto, los estudiantes de Venezuela dejan muy en claro de qué se trata esta lucha:

Luego de 41 días de nuestra justa y legítima lucha en las calles, ha habido 1500 detenidos, 44 torturados y 30 venezolanos muertos. Las instituciones del Estado no han respondido a las exigencias de Justicia y Libertad. Siguen masacrando a nuestros compañeros, ignorando las exigencias que la Junta Patriótica Estudiantil y Popular ha presentado al país y desplegando sus estructuras paramilitares como herramienta de represión contra el pueblo.

Es por ello que nuestra lucha sigue más vigente que nunca, no vamos a ceder ante la irresponsabilidad cómplice y asesina del régimen. Nos estamos jugando la vida en esto, nuestra victoria significa la conquista de la Libertad y la Soberanía de Venezuela. Hoy le corresponde al Táchira, donde al calor de su gallardo y combativo pueblo, sin miedo y siendo ejemplo de resistencia, ratificamos al mundo que nuestra lucha en la calle no tiene retorno, la respalda nuestros principios de entrega total y el apoyo popular. Rendirnos ahora, sería traicionar a Venezuela.

El régimen no ha creado las condiciones para un diálogo. Ellos llaman Conferencias de Paz a un teatro mentiroso, hipócrita y burlesco que en las calles se concreta en represión, balas, torturas, asesinatos, tratos denigrantes, radicalismo verbal y mentiras. El ataque a la autonomía universitaria es la mayor prueba de su falta de voluntad para crear dichas condiciones. No han logrado ni lograrán dividirnos, nuestra organización y nuestros principios no son debatibles, discutibles ni negociables.

El pueblo tachirense despertó un sentimiento de valentía y resistencia feroz; hemos defendido nuestros espacios, nuestras calles, nuestras propiedades y nuestras vidas con el mayor coraje. El eco de nuestra valentía ha retumbado en todos los rincones de Venezuela, hemos declarado la desobediencia a los amantes confesos de la descalificación y la corrupción, pues jamás podrán borrar de la memoria del pueblo a las víctimas, la verdad de los hechos y sus responsables.

Los grupos paramilitares, en conjunto y colaboración con la Guardia Nacional, siguen disparando sin clemencia contra el pueblo venezolano. En Táchira, por órdenes de José Vielma Mora, asesinaron a nuestro compañero Daniel Tinoco, un venezolano que protestaba pacíficamente por una Venezuela Libre y Soberana. Entendemos la renuncia del gobernador como un primer paso para la búsqueda de justicia por la memoria de los caídos en suelo tachirense.

La Constitución es la hoja de ruta de todas nuestras acciones. Las zonas liberadas en Mérida, Carabobo, Táchira, Zulia, Lara, Bolívar, Caracas, Miranda, Anzoátegui y Barinas, la liberación de nuestros compañeros, la incorporación de diversos sectores populares a la lucha y la creciente preocupación internacional por la dictadura en nuestro país son victorias que se deben a la resistencia en las calles.

Siendo así, rechazamos la postura no democrática del régimen, poniéndose al margen de la Constitución, los derechos humanos y las organizaciones internacionales, utilizando el Plan de la Patria como instrumento para violar la CRBV. Llamamos a todos los oficiales de nuestra Fuerza Armada a apegarse a los verdaderos principios que rigen su institución.

Finalmente, el pueblo venezolano debe asumir el debate sobre las salidas consagradas en nuestra Constitución. Desde la renuncia de los poderes públicos, la Asamblea Nacional Constituyente (art. 347), la restitución de la vigencia de la norma suprema (art. 333) y el desconocimiento de la autoridad que menoscaba los derechos humanos (art. 350). El camino que escoja el pueblo, producto del debate nacional de estas posibilidades, será el que esta Junta Patriótica impulsará para construir una Venezuela libre.

Hoy, nosotros somos jóvenes y ustedes gobernantes. Hoy, somos el futuro, y mañana seremos el presente. Ustedes están cada día más cerca del pasado

Libertad o Nada

Junta Patriótica Estudiantil


María Gabriela Díaz María Gabriela Díaz

María Gabriela Díaz era reportera para el PanAm Post desde Caracas y coordinaba el programa de pasantías. Es Licenciada en Ciencias Políticas con mención en Relaciones Internacionales.