Virales

Newsletter

Honduras: Campesinos reniegan de acuerdo por sangrienta disputa de tierras

Por: María Gabriela Díaz - Jun 11, 2014, 8:57 am

English El lunes, miembros del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), de Bajo Aguán, en el noreste de Honduras, exigieron un reajuste de su deuda con el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (BANHPROVI). Puede que el préstamo de más de 500 millones de lempiras (US$24 millones) hubiese parecido una solución viable para un conflicto armado hace dos años, pero se ha convertido en un dolor de cabeza para la actual administración.

El conflicto por las tierras en Honduras

Con casi 9.000 hectáreas en el Valle del Aguán, Miguel Facussé, propietario del consorcio agroindustrial llamado Quimical Dinant, se ha convertido en uno de los hombres más ricos de América Central, según la revista Forbes América Latina. Sin embargo, en diciembre de 2009, miembros del MUCA invadieron 27 ranchos y plantaciones de palma africana de Facussé, argumentando que el magnate compró ilegalmente las tierras a los antiguos dirigentes campesinos. Y así comenzó un conflicto mortal de dos años en el Bajo Aguán.

Honduras conflict
En 2009, campesinos frustrados con una reforma agraria que nunca llegó decidieron invadir cientos de hectáreas de propiedad privada. Fuente: Honduras Tierra Libre.

Honduras atravesó un periodo de invasiones prácticamente constantes por los campesinos y de desalojos realizados por el ejército y la seguridad privada de Facussé. Esta disputa por la tierra cobró la vida de más de 60 personas, entre campesinos, policías, guardias de seguridad, empleados de Dinant, militares, abogados y jueces involucrados en el conflicto.

En 2012, Reporteros Sin Fronteras acusó a Facussé de financiar un ejército privado de guardias de seguridad que amenazaba y asesinaba a campesinos y periodistas. Estos actos le otorgaron un lugar en la lista de Depredadores de la Libertad de Prensa de la organización, junto a figuras como Raúl Castro y Vladimir Putin. Ese mismo año, Wikileaks también reveló que la embajada de Estados Unidos en Honduras sabía desde 2004 que Miguel Facussé tenía un segundo trabajo: Traficante de cocaína.

Ni siquiera un decreto de 2009 del Congreso Nacional que ordenó un desarme a nivel nacional de la población pudo detener la violencia asociada a este conflicto de tierras. Los campesinos rechazaron el decreto argumentando que el desarme solo se aplicaba a ellos, y no a los guardias de seguridad privada de Facussé.

Campesinos mourn in a funeral. Source: Conexihon.
Campesinos se lamentan en un funeral. Fuente: Conexihon.

El conflicto pareció intensificarse después que el expresidente Manuel Zelaya fue derrocado. Los presidentes subsiguientes, Roberto Micheletti (interino) y Porfirio Lobo, pusieron fin a la reforma agraria prometida por Zelaya, que implicaba la distribución de tierras para los campesinos.

Eventualmente, en 2012, el gobierno de Honduras llegó a un acuerdo con ambas partes. El gobierno central, a través del banco de propiedad estatal BANHPROVI, prestaría a los campesinos 534.7 millones de lempiras (US$27 millones) para comprar la propiedad que habían invadido (casi 4.000 hectáreas). Por su parte, el MUCA se comprometió a pagar el préstamo en 15 años, con un período de gracia inicial de tres años, y una tasa de interés anual del 6%.

Campesinos endeudados ruegan por un ajuste de condiciones

Ahora, dos años más tarde, el movimiento campesino MUCA, que representa a más de 3.500 familias, está exigiendo un cambio en las reglas que acordaron. Se les ha hecho imposible pagar el préstamo y han pedido al Congreso Nacional que les extienda el plazo de 15 a 25 años. También han pedido que la tasa de interés se reduzca de 6% a 3%.

Los campesinos también están exigiendo que el presidente Juan Orlando Hernández cumpla las promesas del expresidente Porfirio Lobo. Lobo prometió a los campesinos que les daría 7.000 hectáreas además de las tierras acordadas cuando el conflicto se resolvió (Acta de Compromiso).

Según el Secretario General del MUCA, Johny Rivas, el grupo debe pagar 20 millones de lempiras (US$1 millón) al año sólo en intereses, dejando a las familias en los terrenos ocupados sin recursos para su sustento. El secretario general del MUCA aseguró que en los siete ranchos, los campesinos están produciendo 30.000 toneladas de palma africana, pero que no es suficiente para ganarse la vida; todo el dinero que ganan se destina a pagar el préstamo.

Rivas ha señalado que cree que ciertos grupos están interesados ​​en “estrangularlos económicamente” mediante el control del mercado. Sostiene, sin embargo, que no van a lograrlo.

Elena Toledo, directora y fundadora del instituto de política Honduras Investiga , analizó el conflicto campesino hondureño para el PanAm Post.

“En primer lugar, MUCA no representa a los campesinos a nivel nacional. Es un grupo que ha sido patrocinado por los movimientos de izquierda. Incluso las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia] han participado en la formación de estos grupos paramilitares, que durante años han desestabilizado el país y que han causado la muerte de más de 115 personas durante las disputas de las tierras”.

Sin embargo, Toledo no desacredita por completo el conflicto. Ella dice que la importancia de esa tierra en particular hace el conflicto MUCA-Dinant “altamente sensible” para Honduras. “Dado que se trata de personas que se levantaron en armas para obtener la mayor tierra de aceite de palma africana en América Latina, ellos son responsables de convertir a Honduras en el tercer mayor exportador y productor de aceite de palma.”

Toledo reconoce la necesidad de políticas que impulsen la producción agrícola en Honduras, ya que el país produce actualmente el 30% de lo que consume. No obstante, ella sostiene que hay otras motivaciones detrás de las acciones del MUCA que están “claramente influidas por movimientos ideológicos que quieren crear inestabilidad en el país a cualquier precio”.

María Gabriela Díaz María Gabriela Díaz

María Gabriela Díaz era reportera para el PanAm Post desde Caracas y coordinaba el programa de pasantías. Es Licenciada en Ciencias Políticas con mención en Relaciones Internacionales.