A 112 años del nacimiento de Ayn Rand: «una luchadora contra toda forma de autoritarismo»

164

 

ayn-rand66
«El fundamento de los derechos del hombre no es la ley de Dios ni la ley de congreso alguno, sino la ley de identidad… » Ayn Rand (You Tube)

Nacida bajo el nombre de Alisa Rosenbaum, en San Petesburgo en la víspera de la revolución bolchevique,  Ayn Rand jamás sospechó al momento de su arribo a los Estados Unidos en 1926 que allí daría la batalla más importante de su vida.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

El país que la acogió de a poco dejó de ser la referencia de la libertad y Rand batalló contra el estatismo y el colectivismo que habían ganado la batalla cultural en Norteamérica. Escribió filosofía, novelas y debatió en todos los ámbitos que pudo ante rivales que por momentos parecían tener más afinidad con los principios de la revolución de octubre en su patria natal, que a las ideas de los padres fundadores estadounidenses.

El jurista y escritor Ricardo Manuel Rojas es uno de los mayores especialistas de habla hispana sobre el pensamiento de Rand. En una entrevista para PanAm Post nos cuenta cómo llegó a su obra y cuales considera que son sus aportes más destacados.

¿Ya eras liberal cuando conociste a Ayn Rand?

Sí, de hecho especialmente cuando comencé a estudiar derecho tenía una fuerte inclinación por buscarle fundamentos al liberalismo y la defensa de los derechos individuales. Pero nada de lo que leía me cerraba demasiado. Ni los argumentos iusnaturalistas, que tenían una base religiosa, ni los positivistas, porque hacían descansar el reconocimiento de los derechos en la ley del parlamento.  Fue entonces cuando murió Ayn Rand en 1983, y se publicó un artículo en una revista.  Cuando lo leí me di cuenta que ella estaba respondiendo a lo que yo buscaba.  Una frase de “La Virtud del Egoísmo” que estaba resaltada en esa nota decía: «El fundamento de los derechos del hombre no es la ley de Dios ni la ley de congreso alguno, sino la ley de identidad… A es A, el hombre es el hombre, y por eso tiene derechos».

¿Por qué creés que algo no te cerraba dentro del marco del liberalismo y del derecho tradicional? ¿Donde radicaba esa inquietud?

Es que la base contractualista desde la que se desarrolla el liberalismo clásico es una ficción. Y es difícil poder construir razonablemente desde eso. Yo no firmé ningún pacto, no acepto que mis derechos emanen de una ley. La lectura de los economistas austríacos, especialmente Ludwig von Mises, me llevaba un poco más allá en los fundamentos de la libertad, pero Mises sólo se circunscribía a la economía. Sus fundamentos praxeológicos no estaban extendidos al derecho o a la política, y por eso siempre me parecía que estaba faltando algo más.

¿Existe una visión del derecho en los principios libertarios o hay que desarrollarla?

Hay un desarrollo muy embrionario. Precisamente en estos momentos estoy trabajando en un libro que espero presentar en la feria del libro este año, sobre los Fundamentos Praxeológicos del Derecho. Creo que ese desarrollo desde el individualismo metodológico que tuvo la economía, debe replicarse en el derecho, y que hay mucha teoría que escribir en ese sentido. Aún los abogados más liberales en algún punto de su relato se remiten al colectivismo metodológico (es decir, a un estudio del derecho desde la comunidad y no desde el individuo). Para revertir eso hace falta mucha teoría, cambiar varios paradigmas

 

¿Cuál fue el aporte de Rand en el cambio de eso paradigmas?

Creo que el ámbito donde las ideas de Rand ofrecen mayor originalidad y utilidad es en el terreno de la ética. Ahí donde muchos pensadores, incluso liberales, consideran que la moral es una cuestión social, que son reglas que guían la sociedad, Rand desarrolló una visión de la moral individualista, sólo los seres humanos sostienen valores y se guían por ellos, y los cambian cuando quieren. Esta visión individualista de la moral creo que ayuda mucho a entender varios otros temas, incluyendo el derecho. Por ejemplo, esta visión individualista de la moral permite entender que cuando los individuos intercambian valores y comparten valoraciones, están sentando las bases para establecer costumbres que luego son fuente de normas. Y todo ello, a partir de decisiones humanas individuales. Este es uno de los temas en los que se debe trabajar mucho desde la teoría.

A los que tienen una lectura más superficial de Rand ¿que textos menos conocidos les recomendás y cuáles son los aspectos donde tendrían que prestar mayor atención?

Creo que desde el punto de vista de sus ideas filosóficas, el mejor libro para entender sus ideas es “La Virtud del Egoísmo”, y en especial su primer capítulo: “La Etica Objetivista”. También “Filosofía, Quien la necesita”, el primer capítulo. Son textos muy claros donde se pueden comprender con facilidad sus ideas filosóficas.

El problema con Rand es que sus escritos filosóficos fueron en general ensayos, luego agrupados en libros. No hay un «manual» escrito por Rand. Yo escribí un libro que intenta hacer ese trabajo, mostrando de manera sencilla las ideas de Rand y sus conceptos esenciales en cada una de las ramas de la filosofía. Ese libro es «Realidad, Razón y Egoísmo: el Pensamiento de Ayn Rand». Esos tres conceptos, realidad, razón y egoísmo, eran los conceptos clave de las tres primeras ramas de la filosofía para ella: Metafísica, Epistemología y Ética.

¿Tenés algún libro preferido de ella?

Me gustan mucho sus novelas, porque además fue una gran novelista. Mi preferida es “El Manantial”, aunque su obra cumbre haya sido “La Rebelión de Atlas”, que ha tenido una influencia muy grande entre los jóvenes universitarios norteamericanos en su época. Curiosamente el Club del Libro y la Biblioteca del Congreso hicieron una encuesta en los años 90 sobre cuál era el libro que mayor influencia había tenido en la vida de los lectores frecuentes: los dos más votados fueron La Biblia y La Rebelión de Atlas. Pero desde el punto de vista literario, prefiero El Manantial. De sus libros filosóficos, mis preferidos son “La Virtud del Egoísmo” y “El manifiesto romántico”.

 

 

Lea Más: Nathaniel Branden (1930-2014), el psicólogo que popularizó el objetivismo

Lea Más: La rebelión de Atlas en Venezuela: La realidad supera a la ficción de Rand

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento