El mundial y el aborto: los socios de Macri

En medio del momento más difícil del Gobierno de Cambiemos, la Copa del Mundo y el debate sobre el aborto monopolizan los medios argentinos y le dan aire al macrismo.

190
En Argentina no se habla de otra cosa que no sea el aborto y la selección. Macri, agradecido. (Fotomontaje PanAm Post)

El Gobierno argentino se estaba ahogando. El “gradualismo” elegido para salir del Estado fallido del kirchnerismo no dio los resultados esperados y hubo que acudir al endeudamiento externo para “sacar las papas del fuego”. En el momento en que Cambiemos se la veía más difícil y se alejaba el sueño de la reelección de Mauricio Macri, dos temas aparecieron para ganar el debate público y para relegar las preocupaciones del oficialismo a lugares secundario.

Uno, es algo que excede por completo al macrismo: la Copa del Mundo Rusia 2018. La competición cayó como “maná del cielo” para ocupar el puesto prioritario en la preocupación de los argentinos y durante este mundial, el presidente será el fanático número uno. Mientras más permanezca la selección de Messi en el torneo, más tiempo tendrá el Gobierno para resolver temas complejos. Si Argentina llega a ganar la copa, en Casa Rosada se festejará más que en el vestuario albiceleste.

En el otro tema, puede que el oficialismo no sea tan inocente: el debate parlamentario sobre la despenalización del aborto, que mañana se trata en diputados. Varios analistas coinciden que el visto bueno para este debate tuvo mucho que ver con la necesidad de distraer la atención de la sociedad de los temas económicos. La aprobación o rechazo del proyecto no premiará ni castigará políticamente a Macri, ya que su espacio legislativo está dividido. Tanto la afirmativa como la negativa tendrán votos de Cambiemos (y de todos los partidos que conforman la alianza). Para recordar esta situación, el mismo Macri dijo hoy que “ningún diputado llamó para preguntar como votar”. El presidente argentino nuevamente reiteró la “libertad de consciencia” de diputados y senadores oficialistas. Pero aunque el resultado de las votaciones no le otorguen una derrota o victoria al presidente argentino, Macri sin dudas gana aquí también tiempo, en un momento donde lo necesita.

PanAm Post repasa aquí algunos de los temas que por ahora, perdieron lugar en el debate diario a manos del mundial y del aborto:

  • Acuerdo con el FMI: Las encuestas le demostraron tanto al oficialismo como a la oposición que el pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional generó impacto negativo en la imagen presidencial. Ante esta circunstancia el kirchnerismo arremetió con el recuerdo de Néstor pagando la deuda ante el organismo y el oficialismo se defendió aclarando que el peronismo fue el espacio político que más veces salió a pedirle ayuda al Fondo. Pero en medio de este debate, la cara de Christine Lagarde fue perdiendo espacio en el debate público a mano de Messi y Sampaoli. Pero este tanque de oxígeno tiene sus riegos. Ante un fracaso del seleccionado argentino, los fantasmas podrían volver recargados.
  • Dólar e inflación: Ante un breve intento de no intervención del Banco Central, que nuevamente tuvo que salir a ofrecer divisas estadounidenses ante una demanda inquieta, el dólar tuvo su pico más alto: 26,50 pesos por unidad. El tema que sin dudas hubiese sido excluyente a la hora del debate mediático, quedó opacado por las escuelas públicas tomadas por militantes feministas que se manifestaron en favor de la despenalización del aborto.
  • Conflictos sindicales: La amenaza de un nuevo paro nacional de la Confederación General del Trabajo también quedó relegada ante el mundial y la discusión del aborto. Mientras el kirchnerismo insistía en la confirmación de una fecha para la movilización con cese de actividades, el inicio del mundial y la votación en diputados puede, no solo jugar en favor del Gobierno a la hora de desviar la discusión, sino complicar a los sindicatos en su medida de fuerza. Las organizaciones gremiales tienen muy en claro que un paro en la misma semana que juegue la selección, vería considerablemente reducido el impacto en la opinión pública.
Comentarios