Un Macri desorientado recibe cada vez más críticas de los liberales

En medio del colapso del peso argentino, Macri dio una entrevista a Jorge Lanata prometiendo cambios. Los economistas liberales ya perdieron la paciencia.

289
El presidente argentino eligió al popular periodista Lanata para hablar. Dijo que el mundo no cree las buenas intenciones de reducir el gasto, por lo que hay que ir más rápido. EFE/David Fernández

La crisis argentina no da respiro y el dólar no tiene techo. Las devaluaciones son diarias y la moneda norteamericana ya está cercana a los 29 pesos por unidad. Luego de un fin de semana movido, tras la salida del Gobierno de Federico Sturzenegger (Banco Central), Francisco Cabrera (Producción) y Juan José Aranguren (Energía), el presidente argentino rompió el silencio.

En el programa de Jorge Lanata, el presidente argentino reconoció que el gradualismo que se había planteado, al menos en la velocidad que pensó en diciembre de 2015, fracasó.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

“Ahora vamos por menos gradualismo. Porque justamente deterioramos la confianza del mundo para acompañarnos en este proceso”, advirtió el líder de Cambiemos.

Para Macri, el mundo (léase los prestamistas privados que dejaron de dar crédito al Gobierno, por lo que se acudió al FMI) sospecha que no habrán reformas sustanciales, por lo que hay que mostrar resultados más concretos.

Con relación a los funcionarios salientes, el presidente argentino manifestó que no necesariamente tienen que ver con mal desempeño, sino que existen “factores de desgaste”. Sobre el caso del exministro Aranguren, Macri dijo que le tocó “lo peor”, ya que fue el funcionario que debió reducir los subsidios a la energía y recomponer, medianamente, el sistema de precios de mercado. “Estoy infinitamente agradecido, pero hay un desgaste”, resaltó.

Los economistas liberales perdieron la paciencia

Durante el agitado fin de semana destacados economistas utilizaron las redes sociales para manifestarse sobre los cambios en la plana mayor del Gobierno de Cambiemos. Entre los liberales se percibió fastidio, pérdida de paciencia y pocas expectativas con el nuevo escenario. Exigen la renuncia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el anuncio de un plan concreto. Nada de esto parece ser parte del plan de Macri por ahora.

José Luis Espert: para el autor del bestseller La Argentina devorada, el país mantendrá el modelo “populista de proteccionismo industrial”, sobre todo con la llegada de Dante Sica a Producción. “Nos seguimos repitiendo como en El día de la marmota, lloro”, dijo Espert, haciendo referencia a la película de Bill Murray que vivía el mismo día, una y otra vez.

Agustín Etchebarne: el director de la Fundación Libertad y Progreso se dirigió directamente al presidente desde su cuenta de Facebook, al que reclamó por ignorar las únicas propuestas que anticiparon la crisis:

“Estimado Mauricio Macri, hace más de un año te enviamos una carta explicando que lo que está ocurriendo en Argentina podía pasar y te pedimos una reunión para conversar sobre una alternativa superadora. Ni siquiera respondiste. Hace una semana te enviamos una segunda carta pidiéndote una reunión y tampoco respondiste. ¿Cuál es la idea? ¿Te reúnes con todos, excepto con los que vienen explicando que iba ocurrir lo que está ocurriendo?”.

Gustavo Lázzari: para el empresario y economista, el Gobierno hasta ahora solo ha mostrado “creatividad para no hacer reformas al Estado”. En referencia a los próximos anuncios que hará el Poder Ejecutivo, Lázzari anticipa que serán “una batería de medidas para calmar la fiebre”, pero nada concreto para curar “la enfermedad”.

Iván Carrino: “El único ministro que logró reducir el gasto público fue Aranguren y quedó afuera. Peña sigue. Va acercándose a la realidad aquella famosa advertencia atribuida a Melconian (sobre cuando el economista dijo sin rodeos, “ojo, que se puede ir todo a la mierda”).

Javier Milei: antes que Macri reconociera el domingo por la noche que los cambios fueron impulsados por él, Milei ya había salido por los medios a decir que a Sturzenegger lo habían echado. “Sacan a un técnico de fuste y quiénes quedan, Dujovne, Caputo y Peña. Son burros”, criticó.

Adrián Ravier: “Después de llamar tribuneros a los liberales por reclamar mayor celeridad en las reformas y las correcciones necesarias, resulta curioso que finalmente decidan abandonar el gradualismo. Se han perdido dos años y medio y ahora el timing político para avanzar en las reformas implica arriesgar una de las pocas oportunidades que tuvo un Gobierno de cambiar el rumbo del país”, manifestó en diálogo con PanAm Post.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento