Argentina: vergüenza mundial dentro y fuera de la cancha

Luego de varios escándalos con hinchas que terminaron expulsados, el equipo cayó por goleada frente a Croacia y está al borde de la eliminación.

1.464
Un país paralizado por un partido de fútbol que deja sin transporte y bancos a los usuarios. Como si esto fuera poco, la selección puede volver en primera ronda (Twitter).

Miles de argentinos pagando cientos de cuotas para viajar a Rusia. Un país absolutamente paralizado, cuya mayor actividad reciente fue la venta de televisores gigantes de alta definición. Trabajos y centros educativos detenidos para el evento deportivo que más une a los habitantes de uno de los países más futboleros del planeta. Sin embargo, por ahora el mundial 2018 no trajo más que escándalos y desilusiones.

El equipo, eterno candidato de cada contienda internacional, cayó derrotado por tres a cero ante Croacia, luego de empatar con la humilde Islandia. Ahora, su clasificación depende de un milagro y lo más probable es que el seleccionado albiceleste, uno de los más “caros” del mundo, se vuelva en primera ronda.

Los pésimos resultados deportivos están complementando otros bochornos que exceden al campo de juego. Ya hace varios meses que diversas noticias, desde la previa del mundial, nos dejan a los argentinos en un triste lugar.

El DT impresentable

Además de las cuestiones técnicas que se le puedan cuestionar a Jorge Sampaoli, probablemente el único “profesional” que haya reconocido que “odia planificar” y que si lee “dos páginas de un libro” se aburre, lo cierto es que el personaje, en lo personal, es bastante repudiable. En un operativo policial, al ser abordado por un oficial, el técnico argentino lo insultó y se burló de sus ingresos: “Boludo, cobrás 100 pesos por mes.”, le dijo. El episodio fue poco antes del inicio del campeonato de Rusia, y aunque varios periodistas deportivos pidieron su renuncia, Sampaoli permaneció en el cargo.

El papelón con Israel: un aporte a la “paz mundial”

Antes del inicio del campeonato, el último compromiso que tenía la selección argentina era un amistoso contra Israel, que iba jugarse en Jerusalén. A pesar de tener el contrato firmado, y aunque ya la AFA había cobrado el millonario caché, el presidente de la Asociación de Fútbol Argentina suspendió el encuentro, atemorizado por unas manifestaciones políticas. Una decena de personas en el entrenamiento de la selección en España con camisetas albicelestes manchadas de sangre y unas manifestaciones de la izquierda en Buenos Aires, fueron suficiente para que Argentina cancele su compromiso asumido. Lo delirante de todo esto es que el presidente de la AFA dijo que lo hacía como aporte a la “paz mundial”.

Hinchas expulsados

Con el inicio de la competencia, los episodios no terminaron. El periodista Gonzalo Bonadeo fue agredido por un manifestante kirchnerista que viajó a ver el mundial. Acreditándole al cronista una supuesta afinidad con el Gobierno de Mauricio Macri, el personaje en cuestión, al que se le retiró el ingreso a los estadios, le arrojó una botella por la espalda, cuestionándole el valor del dólar desde el comienzo de su viaje.

Pero la vergüenza más grande llegó en la previa de la derrota de hoy frente a Croacia. Un estúpido de 47 años se aprovechó de la buena voluntad de una chica rusa, claramente menor de edad, a la que le hizo decir una grosería. La “gran idea” fue  grabarla y luego compartirla en las redes sociales. Un grupo de argentinos indignados viralizó el video que llegó a las autoridades de ambos países.

La embajada rusa en Buenos Aires repudió el hecho y la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, comunicó que al personaje en cuestión ya se le había retirado también el ingreso para cualquier partido de la competición. Ante la bochornosa situación, el “hincha” argentino ya se fue de Rusia y pediría unas disculpas públicas por televisión.

En Buenos Aires, usuarios perjudicados por el fanatismo

Durante los dos partidos jugados, donde Argentina no cosechó victorias y convirtió solamente un gol, diversos usuarios de varios servicios se vieron perjudicados por entidades cerradas y transportes interrumpidos. Parece que el hecho de que juegue la selección es suficiente motivo para que el metro no funcione o para que los bancos cierren antes de horario, complicándole la vida a la gente.

Comentarios