Plantones y robos en G20: Argentina sigue sin poder mostrar su mejor cara

Anoche llegó el presidente francés, pero no había nadie para recibirlo.

383

 

Un empleado de pista le da la bienvenida en nombre de Argentina al presidente Francés. (Twitter)

El temor de que Argentina no pueda con la organización del G20 le quitó el sueño al presidente Mauricio Macri y a sus funcionarios desde hace varios meses. Los hechos de violencia recientes y la final imposible entre Boca y River no hicieron otra cosa que incrementar las dudas. «Lo único que nos falta es que le pase algo a un líder mundial acá», repitieron en los últimos días varios funcionarios a sus círculos más íntimos.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

En la previa de la cumbre, el presidente Macri grabó un mensaje informal para compartir en las redes sociales. Se le vio cansado, pero optimista respecto a la organización del evento, y reconoció que espera dejar una buena imagen del país, una de sus principales obsesiones que hasta el momento no se puede plasmar en la realidad.

El plantón al líder francés

Emmanuel Macron y Mauricio Macri han tenido dificultades recientemente. El presidente argentino estaba confiado que podría cerrar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, y sus socios Paraguay y Brasil confiaron en las negociaciones del líder de Cambiemos. Aunque Alemania y otros países dieron el visto bueno para firmar el tratado, el presidente francés congeló todo, cediendo al lobby de los productores locales de alimentos. Aunque el presidente argentino confía en poder destrabar el inconveniente, anoche se sumó un nuevo desencuentro con su par francés.

Cuando Macron salió del avión en su arribo a Buenos Aires, grande fue su sorpresa al ver que no lo esperaba nadie. Desorientado, se conformó con saludar al personal del aeropuerto de Ezeiza. La vicepresidente argentina, Gabriela Michetti, llegó tarde y se disculpó por el «error protocolar».

Inseguridad

Aunque el Gobierno estaba preocupado por la posibilidad de un ataque de dimensiones importantes, cosa que no ha ocurrido hasta el momento, la inseguridad callejera ya afectó a uno de los visitantes que se encuentran en Buenos Aires.

El diplomático candadiense John Kirton sufrió un asalto en pleno centro porteño. En el incidente se lastimó una pierna y le robaron algunas de las pertenencias que traía consigo. Desde su cuenta de Twitter, el funcionario comentó que por primera vez, luego de muchas cumbres internacionales, su «suerte» esquivando estos desagradables eventos terminó. Pidió que no lloren por él, sino que lo hagan por Argentina, como dice la canción del musical Evita.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento