A 17 años del peor error en la historia argentina

Un día como hoy de 2003 tenían lugar las elecciones que llevaron al kirchnerismo a lo más alto

692

 

La moneda giró en el aire y cayó del lado del populismo. En 2003 Argentina comenzó a escribir una página negra que todavía no puede superar. (Twitter)

La llegada del kirchnerismo no fue la única página negra de la historia argentina. Pero, a diferencia de otros procesos históricos como el golpe de 1930, el desembarco del peronismo o el proceso militar de 1976, lo ocurrido en 2003 podía haberse evitado tranquilamente. Los otros capítulos oscuros de la historia nacional tuvieron que ver más con procesos que fueron decantando en finales casi inevitables. Hace 17 años la moneda giró en el aire y cayó del lado equivocado.

El panorama para las elecciones de 2003 era el siguiente: la crisis que se llevó puesto al Gobierno de Fernando de la Rúa y terminó con la gestión de Eduardo Duhalde generó una gran devaluación que acabó con la convertibilidad de una década con el dólar norteamericano y dejó el camino libre para peligrosas políticas expansivas. El mundo que se venía con precios de los productos agropecuarios record garantizaría el escenario perfecto para hacer las cosas bien o para financiar el peor de los populismos de corto plazo.

La carta electoral presentaba un menú peronista de tres pasos: el expresidente Carlos Menem, el puntano Adolfo Rodríguez Saa y el poco conocido Néstor Kirchner, gobernador de Santa Cruz. El principal candidato no justicialista, Ricardo López Murphy, se dedicó a desenmascarar al postulante del Sur, que discutía mano a mano la elección con él y con Menem. La desaparición de los fondos provinciales de la provincia de la privatización de YPF, el autoritarismo ejercido en el Sur y el desmanejo del matrimonio Kirchner fue planteado en campaña por el economista liberal. Pero no alcanzó.

Cuando se abrieron las urnas, el expresidente Menem había conseguido el 24 % de los votos y Kirchner el 22 %. López Murphy quedó fuera de un eventual balotaje 6 puntos abajo. La imagen cuestionada de Menem hizo que el riojano desista de presentarse a la segunda vuelta, consagrando a Kirchner como presidente por abandono.

Una semana antes, Murphy se encontraba disputando mano a mano la elección, pero del bunker del bulldog reconocieron un optimismo anticipado. El director de la Fundación Libertad y Progreso, Agustín Etchebarne, suele manifestar que el país se arruinó porque un par de empresarios decidieron no poner un par de millones de dólares en los últimos días de campaña del candidato que pudo haber torcido el rumbo del país para siempre.

Pero a veces la suerte juega a favor y a la Argentina en esa oportunidad le jugó en contra. Néstor y Cristina Kirchner encontraron los planetas alineados para poner en marcha el proceso político conocido por todos, que no viene al caso aquí comentar. El presidente actual y exjefe de Gabinete del primer kirchnerismo, recordó hoy aquel momento y aseguró que ese proceso puso al país «de pie». Mentira. El kirchnerismo no fue más que la dilapidación de recursos más absurda del mejor contexto internacional de la historia. Lamentablemente Mauricio Macri no tuvo el coraje de revertir el rumbo. Hoy, Alberto Fernández no tiene más que retórica para explicar el desastre total de la economía nacional. ¿La culpa? De los de siempre: Macri, el neoliberalismo… ah, y la pandemia del coronavirus, claro.

 

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.