Autoritarismo, desinformación y fake news: una peste peor que el COVID-19

En Argentina se mezclan las pretensiones autoritarias de un Gobierno que cuenta con aliados en los medios para nefastas campañas de comunicación.

1.004
La propaganda del Gobierno fue contra Javier Milei. ¿Vienen por los que piensan distinto? (Twitter)

Las usinas oficialistas están preocupadas. Cada vez son más las voces que advierten sobre los riesgos autoritarios del modelo que pretende abrazar el Gobierno y el discurso único cada vez tiene mas voces disidentes. En las últimas horas ya vimos la estrategia de los medios afines al kirchnerismo, que se dedican a visibilizar a personajes bizarros, conspiranoicos y no representativos, con el fin de manchar al que se anime a cuestionar la cuarentena en los términos de Alberto Fernández.

A pesar de la radicalización del proceso desinformativo del Gobierno y sus voceros, cabe destacar que la mentira y la descontextualización estuvo presente desde el primer día de la cuarentena. Mientras que Argentina testeaba muy poco, las autoridades justificaban el encierro total con unos números supuestamente exitosos que no representaban la realidad. Las medias verdades y las dobles intenciones estuvieron presentes desde el día uno.

En la jornada de ayer, el popular economista liberal Javier Milei, fue la nueva víctima de la mentirosa picadora de carne del canal C5N. Aunque en las redes sociales quedó todo muy claro en poco tiempo, los voceros oficiales echaron a rodar una burda operación para desacreditar al referente libertario. La teoría del conductor Pablo Duggan, principal vocero de la tesis del suicidio de Alberto Nisman, indicaba una supuesta contradicción ideológica de Milei, ya que fue beneficiado con un ingreso estatal como parte de su salario de empleado en relación de dependencia.

Desde la pantalla del canal oficialista se mostraron documentos donde se confirmaba el aporte público al sueldo de Milei y los panelistas se mofaron del «economista contradictorio» que cuestiona al Estado, pero sale en búsqueda de su ayuda cuando la situación es adversa. Pero mientras se sugería desde la pantalla que el economista salió a pedir un subsidio, lo cierto es que la realidad es diferente. Los empleadores han negociado con el Estado un aporte para cubrir los salarios durante la cuarentena, arreglo que tuvo al margen a los empleados. Algunos de los trabajadores de todos los sectores siguen cobrando la totalidad del salario y otros un ingreso reducido, pero el acuerdo fue siempre entre empresa y Estado. Los empleados no han sido consultados al respecto. Muchos se enteraron incluso tiempo después que su último salario había sido mitad público mitad privado.

La operación fue tan burda, que el mismo Agustín D´Attellis, economista afin al kirchnerismo que en más de una oportunidad se cruzó con Milei por las posiciones antagónicas de ambos, tuvo que salir a aclarar que todo se trataba de «pescado podrido».  Desde su cuenta de Twitter pidió debatir ideas y no desvirtuar el debate. Su actitud generó el reconocimiento y saludo de varios referentes liberales como Gustavo Lázzari, que le reconoció ser un «hombre de bien» a pesar de las diferencias.

Esta mañana, con el asunto caliente en las redes sociales, Milei tuvo dos Trending Topic simultáneos en Twitter. Bajo #MileiPlanero los repetidores del oficialismo siguieron atacando con memes alusivos, pero los seguidores del economista no se quedaron atrás y ubicaron al #YoBancoAMilei, que terminó superando ampliamente al hashtag kirchnerista.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.